In­ves­ti­gan si la muer­te de una pa­re­ja en O Son es un ca­so de vio­len­cia ma­chis­ta

Se sos­pe­cha que ella mu­rió tras caer por una ven­ta­na, y él, al in­ge­rir pas­ti­llas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - MAR­TA GÓ­MEZ

«Al­go pa­sou ne­sa ca­sa, fo­se como fo­se, al­go pa­sou», re­pe­tía in­cré­du­la ayer por la tar­de una ve­ci­na de la pa­rro­quia de Xu­ño, en el mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Por­to do Son (9.436 ha­bi­tan­tes) des­pués de que se pro­ce­die­ra al le­van­ta­mien­to de los ca­dá­ve­res de una pa­re­ja que re­si­día en el pe­que­ño nú­cleo de Tras­doa­nes. Al fi­lo de las sie­te de la tar­de, dos co­ches fú­ne­bres se lle­va­ban ca­mino de San­tia­go los cuer­pos de Rosa Re­go Rodríguez, de 57 años, y Pe­dro P.P. Ha­brá que es­pe­rar al re­sul­ta­do de las au­top­sias pa­ra es­cla­re­cer lo ocu­rri­do, aunque las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a que pue­da tra­tar­se de un ca­so de un ca­so de vio­len­cia ma­chis­ta.

La voz de alar­ma la dio el her­mano de la mu­jer, que re­si­de en León y que ayer a me­dia tar­de lle­gó a la ca­sa en la que apa­re­cie­ron ho­ras an­tes los cuer­pos. Ha­bla­ban con fre­cuen­cia y, al pa­re­cer, la úl­ti­ma vez que con­tac­tó con ella fue el vier­nes de la semana pa­sa­da. Por lo vis­to, el mar­tes vol­vió a in­ten­tar­lo y ya no lo con­si­guió. Por eso, trans­cu­rri­dos tan­tos días sin sa­ber na­da ni de Rosa ni de su pa­re­ja, pu­so en aler­ta a la Guar­dia Ci­vil. Cuan­do una pa­tru­lla acu­dió a la vi­vien­da en­con­tró el ca­dá­ver de la mu­jer en el ex­te­rior del in­mue­ble.

La ven­ta­na abier­ta

El cuer­po de la mu­jer es­ta­ba en la par­te tra­se­ra de la ca­sa, en el sue­lo, bo­ca aba­jo y jun­to a una ven­ta­na abier­ta a unos tres o cua­tro me­tros de al­tu­ra del sue­lo. Se­gún in­di­ca­ron fuen­tes ofi­cia­les, no pre­sen­ta­ba más he­ri­das que va­rios gol­pes que es­tá por de­ter­mi­nar si res­pon­den a la caí­da des­de la ven­ta­na o a una agre­sión pre­via.

Cuan­do lle­gó la Guar­dia Ci­vil, la vi­vien­da te­nía la puer­ta ce­rra­da y fue ne­ce­sa­rio rom­per una ven­ta­na de la fa­cha­da de­lan­te­ra pa­ra po­der ac­ce­der al in­te­rior. En una de las ha­bi­ta­cio­nes en­con­tra­ron el ca­dá­ver de Pe­dro P.P., con el que la mu­jer, que era viu­da, con­vi­vía des­de ha­ce años. Apa­ren­te­men­te, el hom­bre ha­bía in­ge­ri­do una can­ti­dad ex­ce­si­va de al­gún ti­po de me­di­ca­men­to y se apun­ta a un sui­ci­dio, aun- que ha­brá que es­pe­rar a la au­top­sia pa­ra de­ter­mi­nar las cau­sas de la muer­te.

Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción no se aven­tu­ra­ron ayer a dar una hi­pó­te­sis so­bre las ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias en las que apa­re­cie­ron los cuer­pos y des­de el Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nú­me­ro 1 de Noia, que lle­va la in­ves­ti­ga­ción, in­ci­dían en que es pre­ci­so es­pe­rar al re­sul­ta­do de las au­top­sias pa­ra con­cre­tar si se tra­ta de un ca­so de vio­len­cia ma­chis­ta en el que el hom­bre ma­tó a la mu­jer y lue­go se sui­ci­dó. Tam­po­co se des­car­ta de mo­men­to que Rosa Re­go pu­die­ra caer­se des­de la ven­ta­na de for­ma for­tui­ta.

No ha­bía de­nun­cias

Lo que sí se ha con­fir­ma­do es que no exis­ten de­nun­cias pre­vias de malos tra­tos y en el ve­cin­da­rio en el que re­si­día la pa­re­ja, un pe­que­ño nú­cleo for­ma­do por ape­nas me­dia do­ce­na de vi­vien­das, na­die te­nía cons­tan­cia de que tu­vie­ran pro­ble­mas en­tre ellos y, mu­cho me­nos, que ella fue­ra víc­ti­ma de malos tra­tos.

La mu­jer era de Xu­ño y con­vi­vía con su pa­re­ja, na­tu­ral de la zo­na de San­tia­go, des­de ha­ce años en la vi­vien­da que cons­tru­yó su pa­dre en el lu­gar de Tras­doa­nes, y que aho­ra per­ma­ne­ce pre­cin­ta­da mien­tras con­ti­núan las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra es­cla­re­cer el su­ce­so.

CARMELA QUEI­JEI­RO

Los in­ves­ti­ga­do­res es­tu­vie­ron va­rias ho­ras en la ca­sa, de la que sa­ca­ron al­gu­nos ob­je­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.