Vamos a per­der la UE pa­ra ga­nar el mundo

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ca­me­ron y Mer­kel es­tán de acuer­do en que la UE ne­ce­si­ta al Reino Uni­do pa­ra man­te­ner su im­por­tan­cia po­lí­ti­ca y su com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pe­ro es­te acuer­do apa­ren­te no es más que una in­ge­nio­sa ex­pre­sión de un bru­tal desacuer­do que ins­ta­la el chan­ta­je en Bru­se­las y cla­va un re­jón en­ve­ne­na­do en el idea­rio eu­ro­peo. Es­tar de acuer­do en la dis­cre­pan­cia no ayu­da a na­da. Y por eso vie­ne a co­la­ción la res­pues­ta que dio Car­los I a los que le re­pro­cha­ban su pé­si­mo en­ten­di­mien­to con Francisco I de Fran­cia: «Mi pri­mo y yo —di­jo el em­pe­ra­dor— estamos com­ple­ta­men­te de acuer­do: los dos que­re­mos Ná­po­les». El mis­mo acuer­do que lu­cen Mer­kel y Ca­me­ron, dis­pues­tos a pa­gar con el sa­cri­fi­cio de la po­lí­ti­ca un mer­ca­do co­mún mez­quino y en ma­nos de tahú­res.

En la cum­bre de Bru­se­las del pa­sa­do jue­ves, los man­da­ta­rios de Lon­dres y Ber­lín re­pre­sen­ta­ban, en apa­rien­cia, dos po­si­cio­nes en­fren­ta­das. Ca­me­ron ejer­cien­do so- bre Eu­ro­pa un chan­ta­je des­leal e im­pre­sen­ta­ble, con­se­cuen­cia inevi­ta­ble de ha­ber con­tem­po­ri­za­do siem­pre con That­cher. Y Mer­kel pe­lean­do por man­te­ner la UE cohe­sio­na­da y fiel a sus car­tas fun­da­cio­na­les. Pe­ro la du­ra reali­dad es que ese en­fren­ta­mien­to se re­su­me en una con­clu­sión com­par­ti­da: ven­der­le al dia­blo el es­pí­ri­tu de la UE a cam­bio de man­te­ner vi­vo un cuer­po ma­te­rial afec­ta­do de os­teo­po­ro­sis po­lí­ti­ca y ar­tro­sis eco­nó­mi­ca.

La tram­pa en la que ca­yó Mer­kel, y con ella sus alia­dos, fue el creer que no se de­ben aho­rrar es­fuer­zos pa­ra man­te­ner al Reino Uni­do en la UE. Por­que el in­ten­to de ce­der y no ce­der al mis­mo tiem­po es muy infantil, be­ne­fi­cia siem­pre al fu­le­ro, y es­ta­ble­ce la pre­emi­nen­cia del be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co so­bre los va­lo­res po­lí­ti­cos y so­cia­les. Y sig­ni­fi­ca, so­bre to­do, que los prin­ci­pios que ha­cían cre­cer la UE —la so­li­da­ri­dad y la con­fian­za— que per­mi­tían coor­di­nar so­be­ra­nías aja­das e im­po­ten­tes, se in­mo­lan de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble en el al­tar de las com­po­nen­das.

El Reino Uni­do no tie­ne razón. Su ac­ti­tud des­leal, y las con­ti­nuas ce­sio­nes de Bru­se­las, ha­cen im­po­si­ble sol­dar es­ta fi­su­ra abier­ta en el pro­yec­to eu­ro­peo. Por­que so­lo unos man­da­ta­rios ilu­sos pue­den creer que ce­der otra vez su­po­ne, en vez de un rear­me te­me­ra­rio del go­rrón, el fin de una re­la­ción ca­rac­te­ri­za­da por el des­en­cuen­tro y la ame­na­za. Y por eso, por­que es me­jor po­ner­se rojo una vez que un cien­to co­lo­ra­do, es­toy de acuer­do —¡quién lo po­día ima­gi­nar!— con lo di­cho por Igle­sias en la Co­mi­sión de Ex­te­rio­res: «Si quie­ren ir­se, que se va­yan». Por­que el ha­ber acep­ta­do es­te mo­de­lo de ne­go­cia­ción ya de­mues­tra, con in­de­pen­den­cia del re­sul­ta­do, que Eu­ro­pa pa­ga me­jor a los traidores que a los lea­les, que Bru­se­las re­nun­cia a la le­gi­ti­mi­dad de la coope­ra­ción y la cohe­ren­cia, y que el egoís­mo opor­tu­nis­ta de los Es­ta­dos cam­pa otra vez por sus res­pe­tos. Un re­tro­ce­so de cua­tro dé­ca­das —al Tra­ta­do de Pa­rís— que vamos a llo­rar amar­ga­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.