La go­mi­na del se­ñor al­cal­de

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Es­ta­ba la Guar­dia Ci­vil con­tan­do los fa­jos de bi­lle­tes del al­ti­llo de ca­sa de los sue­gros de Gra­na­dos: ca­si un mi­llón de eu­ros con­tan­tes y po­co so­nan­tes. Es­ta­ban los pe­rió­di­cos ha­cien­do números del efec­ti­vo re­ci­bi­do por el Par­ti­do Po­pu­lar de Ma­drid como ayu­da ge­ne­ro­sa pa­ra las elec­cio­nes del 2004: unos cuan­tos cen­te­na­res de mi­les de eu­ros. Es­ta­ba la Fis­ca­lía tra­tan­do de en­con­trar la re­la­ción en­tre esa ge­ne­ro­si­dad y la con­ce­sión de obras pú­bli­cas. Es­ta­ban tem­blan­do los des­pa­chos de la ca­lle Gé­no­va, acon­go­ja­dos an­te los in­di­cios de fi­nan­cia­ción ile­gal del par­ti­do. Y de pron­to, sur­gió el gran es­cán­da­lo que ha­ce las de­li­cias de bue­na par­te de los cro­nis­tas: ¡el al­cal­de de Za­ra­go­za, Pe­dro San­tis­te­ve, ha car­ga­do a su ayun­ta­mien­to 15,90 eu­ros de un fras­co de go­mi­na! De pa­so, le cen­su­ran que ha­ya car­ga­do tam­bién sus gas­tos de des­pla­za­mien­to y alo­ja­mien­to en A Co­ru­ña pa­ra asis­tir a la reunión de Al­cal­des por el Cam­bio, por­que el se­ñor San­tis­te­ve mi­li­ta en Za­ra­go­za en Co­mún-Po­de­mos.

Es­tá cla­ro que, si hay al­go de en­sa­ña­mien­to con el re­gi­dor, se de­be en par­te a su mi­li­tan­cia. Los miem­bros de la «nue­va po­lí­ti­ca» se pre­sen­ta­ron tan pu­ros en su bio­gra­fía e in­ten­cio­nes, tan cen­so­res de quie­nes gas­ta­ban un cén­ti­mo del era­rio pú­bli­co, tan ri­gu­ro­sos con el di­ne­ro del ciu­da­dano, que aho­ra tie­nen que pa­sar el cal­va­rio de un exa­men me­ticu­loso de lo que co­men, de lo que vis­ten y de có­mo se aci­ca­lan. El ri­gor in­for­ma­ti­vo lle­gó a es­te ni­vel: un dia­rio de Ma­drid de­jó caer que, mien­tras se ha­ce el via­je co­ru­ñés y se com­pra la go­mi­na, el Ayun­ta­mien­to de Za­ra­go­za «es­tá pi­dien­do res­ca­te de los fon­dos es­ta­ta­les». Los 15,90 eu­ros agra­van el en­deu­da­mien­to mu­ni­ci­pal.

Así se cons­tru­ye la opi­nión pú­bli­ca y la pu­bli­ca­da. Pe­ro ¿qué ten­drá la go­mi­na pa­ra los al­cal­des? A un an­ti­guo al­cal­de de León, Ma­rio Ami­li­via, tam­bién se le ocu­rrió car­gar el ayun­ta­mien­to un tu­bo de fi­ja­dor y pa­só a la his­to­ria como «el al­cal­de de la bri­llan­ti­na». El de Za­ra­go­za lo jus­ti­fi­ca así: «Ten­go que es­tar pre­sen­ta­ble y de­cen­te por­que lo exi­ge la ciu­da­da­nía». Por esa razón, cuan­do va a al­gún ac­to se du­cha, se aci­ca­la, se sa­cu­de los olo­res, se pei­na bien pei­na­do y sa­le del des­pa­cho como un pin­cel, no como su com­pa­ñe­ro el de las ras­tas. Y en cuan­to al pa­go de los pro­duc­tos, Pe­dro San­tis­te­ve ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que él es la ca­be­za vi­si­ble de Za­ra­go­za. Por tan­to, su crá­neo no es en­te­ra­men­te su­yo, sino un bien mu­ni­ci­pal que el ayun­ta­mien­to de­be cui­dar como cui­da los jar­di­nes. Pe­ro es la go­mi­na, me­ca­chis. Es otra vez la bri­llan­ti­na. Es, so­bre to­do, el ser mi­li­tan­te de Po­de­mos. Y qui­zá sea que he­mos he­cho un país don­de re­sul­ta más nor­mal car­gar al pre­su­pues­to mil eu­ros de una cu­chi­pan­da que 15 eu­ros de un fi­ja­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.