La in­ves­ti­du­ra

Jai­me Mi­quel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Se en­tien­de que Ma­riano Ra­joy qui­sie­ra evi­tar la vo­ta­ción de su in­ves­ti­du­ra, pe­ro qui­zá me­jor que el rey qui­sie­ra pro­te­ger el 70 % de apro­ba­ción con el que en­tró en la pri­me­ra ron­da de con­tac­tos con los po­lí­ti­cos. Aque­llo se pu­so di­fí­cil, por­que el pre­si­den­te en fun­cio­nes de­cli­nó su ofre­ci­mien­to; Igle­sias le de­jó ex­pli­can­do a Sán­chez lo que él a los pe­rio­dis­tas; Joan Bal­do­ví, el lí­der de Com­pro­mís, nos an­ti­ci­pó que Ra­joy de­cli­na­ría; Garzón le lla­mó ciu­da­dano Fe­li­pe de Bor­bón, y otros pa­sa­ron de vi­si­tar­lo.

Ini­cia­da la se­gun­da ron­da de con­tac­tos sin un can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra, Ra­joy de­cía se­guir bus­can­do unos apo­yos que no exis­ten, pe­ro no en­re­dó al rey. El pre­si­den­te en fun­cio­nes de­bió su­po­ner que si el rey le en­car­ga­ba la in­ves­ti­du­ra a Sán­chez, es­te ten­dría que bus­car los apo­yos en Po­de­mos, que ha­bía reuni­do 5,2 mi­llo­nes de vo­tos plan­tean­do un re­fren­do en Ca­ta­lu­ña. El rey no pue­de en­car­gar­le es­to, de­bió pen­sar, lue­go se­gui­ré en fun­cio­nes y sin can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra. Sin em­bar­go, la idea ya era otra: con­se­guir la in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez con los vo­tos de Ciu­da­da­nos y la abs­ten­ción del PP. Ni apo­yos, ni cálcu­los, ni his­to­rias, me traes tu se­gun­da co­se­cha de ca­la­ba­zas y te lo agra­dez­co, pe­ro le en­car­ga­ré la in­ves­ti­du­ra a Pe­dro Sán­chez. Fi­nal­men­te, el rey sor­pren­dió y pro­te­gió sus números.

Lo que nos ex­pli­ca que Ma­riano Ra­joy, que se en­te­ra po­co, por­que ya ha anun­cia­do que re­pe­ti­rá como can­di­da­to del PP si hay que an­ti­ci­par elec­cio­nes, es­tá si­tua­do a la con­tra de la ma­yo­ría so­cial, que quie­re acuer­dos, y a la con­tra del pro­pio sis­te­ma, que ne­ce­si­ta un pre­si­den­te de ver­dad en Es­pa­ña. Lo con­tra­rio que Pe­dro Sán­chez, por­que tie­ne el en­car­go y tra­ba­ja por el acuer­do que quie­re la ma­yo­ría. Tam­po­co era un sal­to en el va­cío el sí de Ciu­da­da­nos, por­que aten­día el man­da­to de la in­ves­ti­du­ra. La le­gis­la­tu­ra es otro can­tar, don­de no se ha­ce na­da sin con­tar con el PP, lue­go po­co se po­drá ha­cer y po­co du­ra­rá.

Pe­dro Sán­chez lle­gó a te­ner 143 vo­tos a fa­vor y to­da la pre­sión so­bre Po­de­mos. Si se abs­te­nía, Sán­chez se­ría pre­si­den­te. Pe­ro Al­ber­to Garzón y la opor­tu­nis­ta Mó­ni­ca Ol­tra, la vi­ce­pre­si­den­ta de Xi­mo Puig que ha anu­la­do al na­cio­na­lis­ta va­len­ciano Joan Bal­do­ví, le des­tro­za­ron es­ta arit­mé­ti­ca. Am­bos sub­ma­ri­nos de Po­de­mos se de­cla­ra­ron in­com­pa­ti­bles con Ciu­da­da­nos; o ha­ces lo que te di­ce Igle­sias o te de­ja­re­mos caer, le di­je­ron a Pe­dro Sán­chez los ami­gos de Po­de­mos que quie­ren ser mi­nis­tros. Pa­ra esa in­ves­ti­du­ra, los de Ri­ve­ra vo­tan en con­tra, y como Es­pa­ña es plu­ri­na­cio­nal y el PSOE no, los de­más tam­bién.

En la po­lí­ti­ca real que no en­tien­de la va­len­cia­na, si fra­ca­sa Sán­chez na­die con­si­gue la in­ves­ti­du­ra y nos vamos a elec­cio­nes, lo que sig­ni­fi­ca que los pal­me­ros de Pa­blo Igle­sias nos de­jan a Ra­joy don­de él que­ría, que es en el po­der y en la in­te­ri­ni­dad du­ran­te seis me­ses más, y lue­go ya ve­re­mos. Al­ter­na­ti­va­men­te, apa­re­cen otros in­ter­lo­cu­to­res en el PSOE y en el PP pa­ra pac­tar la gran coa­li­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.