¿Teniente de al­cal­de­sa?

Francisco Ríos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Teniente es, ade­más de un ofi­cial de las Fuer­zas Ar­ma­das, la per­so­na que ejer­ce el car­go o fun­cio­nes de otra. Qui­zá el más ca­rac­te­rís­ti­co es el teniente de al­cal­de, un con­ce­jal que tie­ne atri­bui­das cier­tas fun­cio­nes de la al­cal­día. La de­no­mi­na­ción no pre­sen­ta di­fi­cul­tad cuan­do el al­cal­de y el con­ce­jal en cues­tión son va­ro­nes. Pe­ro ¿cuál es el nom­bre cuan­do pre­si­de el ayun­ta­mien­to una mu­jer?

A quien desem­pe­ña una te­nen­cia de al­cal­día en ayun­ta­mien­tos con al­cal­de­sa lo lla­man en al­gu­nos lu­ga­res teniente de al­cal­de­sa. Sin em­bar­go, más pa­re­ce que el sin­tag­ma teniente de al­cal­de ha­ce re­fe­ren­cia en de al­cal­de al car­go de al­cal­de, al mar­gen de la per­so­na con­cre­ta que lo ocu­pe. Si se qui­sie­ra po­ner de re­lie­ve que es el sus­ti­tu­to de una per­so­na de­ter­mi­na­da, una mu­jer, ha­bría de ha­blar, en to­do ca­so, de teniente de la al­cal­de­sa. Por tan­to, el nú­me­ro dos de la cor­po­ra­ción de Ubri­que, por men­cio­nar una de las mu­chas en­ca­be­za­das por una mu­jer, es el pri­mer teniente de al­cal­de.

Pa­ra la elec­ción de las for­mas teniente de al­cal­de o teniente de al­cal­de­sa cuan­do pre­si­de la cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal una mu­jer pue­den ser úti­les las ana­lo­gías con cons­truc­cio­nes equi­pa­ra­bles, como ayu­dan­te de ca­ma­re­ro, ayu­dan­te de soldador o cui­da­dor de ni­ños. Al­gu­nas fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas, por ejem­plo, tie­nen re­gu­la­da la fun­ción y el tí­tu­lo de ayu­dan­te de en­tre­na­dor. ¿De­be­ría cam­biar la ca­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal de es­te cuan­do es­tá a las ór­de­nes de una en­tre­na­do­ra? No, se­gui­rá sien­do ayu­dan­te de en­tre­na­dor, aunque en ese ca­so se­rá el ayu­dan­te de la en­tre­na­do­ra X. Un cui­da­dor de an­cia­nos se­gui­rá sién­do­lo, y no un cui­da­dor de an­cia­na, aunque atien­da so­lo a una vie­je­ci­ta y sea por ello el cui­da­dor de una an­cia­na.

A ve­ces es una mu­jer quien desem­pe­ña una te­nen­cia de al­cal­día. En es­te ca­so, pue­de lla­már­se­le teniente de al­cal­de o te­nien­ta de al­cal­de. Por­que tan­to pa­ra la acep­ción de ‘per­so­na que ejer­ce el car­go o mi­nis­te­rio de otra’ como pa­ra la de ‘ofi­cial de gra­dua­ción in­fe­rior al ca­pi­tán’ exis­te el fe­me­nino te­nien­ta, aunque se usa mu­cho más el mas­cu­lino pa­ra de­sig­nar a mu­je­res: la se­gun­da teniente de al­cal­de de Ubri­que, la teniente O’Neil.

De­cía­mos que no son po­cos los ayun­ta­mien­tos pre­si­di­dos por una mu­jer cu­yos te­nien­tes de al­cal­de son de­sig­na­dos, den­tro o fue­ra del con­ce­jo, con el sin­tag­ma teniente de al­cal­de­sa. Ocu­rre con los de Chi­pio­na, Je­rez, Me­li­de, Bar­ce­lo­na, Cá­diz, Moa­ña, Elo­rrio... Cu­rio­sa­men­te, en­tre aque­llos don­de desem­pe­ña el car­go una mu­jer son muy po­cos los que em­plean el fe­me­nino te­nien­ta. Sí lo uti­li­zan, en­tre otros, los de Lu­go, Bar­ce­lo­na, Or­tue­lla, Po­zue­lo o Vi­la­de­cans. Aunque el ayun­ta­mien­to es­pa­ñol con la al­cal­de­sa con más pre­sen­cia en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el de Ma­drid, in­di­ca que tie­ne un teniente de al­cal­de y una teniente de al­cal­de.

Nin­guén po­de­ría ima­xi­nar en 1977 o ac­tual ma­pa au­to­nó­mi­co de Es­pa­ña. Ha­bía pré­sa por aten­der as de­man­das de vas­cos e ca­ta­láns sen agra­viar ás ou­tras co­mu­ni­da­des, e o ré­xi­me preau­to­nó­mi­co foi un­ha so­lu­ción de ur­xen­cia e pro­vi­sio­na­li­da­de, pre­vio ao de­ba­te cons­ti­tu­cio­nal. A fór­mu­la «ca­fé pa­ra todos» creou preau­to­no­mías nos te­rri­to­rios que as so­li­ci­ta­ron, por­que, se vas­cos, ca­ta­láns e ga­le­gos re­cla­ma­ban go­ber­nos au­to­nó­mi­cos, os de­mais non que­rían ser me­nos.

O Go­berno che­gou a sen­tir­se su­pe­ra­do e ten­tou de­mo­rar o pro­ce­so, pe­ro non pui­do. En fe­brei­ro do 78 o mi­nis­tro pa­ra las Re­gio­nes, Ma­nuel Cla­ve­ro Aré­va­lo, di­xo aos so­cia­lis­tas ga­le­gos que non era po­si­ble fi­xar un­ha da­ta de apro­ba­ción da preau­to­no­mía pa­ra Ga­li­cia por­que o seu mi­nis­te­rio de­bía «su­pe­rar di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas que per­sis­ten en torno al te­ma». Ta­mén Abril Mar­to­rell, vi­ce­pre­si­den­te pa­ra Asun­tos Po­lí­ti­cos, de­cla­rou que o ur­xen­te era ela­bo­rar a Cons­ti­tu­ción. Sen em­bar­go, a pre­sión dos gru­pos par­la­men­ta­rios fi­xo que o Con­se­llo de Mi­nis­tros apro­ba­se os días 10 e 11 de mar­zo as preau­to­no­mías de Ga­li­cia, Ca­na­rias, Ara­gón e País Va­len­cián, que en­tra­ron en vi­gor o 18, ao ser pu­bli­ca­dos no Bo­le­tín Ofi­cial do Es­ta­do os de­cre­tos lei da Xe­fa­tu­ra do Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.