Can­di­da­to Fei­joo

Ra­món Per­nas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Son las diez de la no­che del do­min­go 26 de ju­nio. Las pri­me­ras en­cues­tas a pie de ur­na son es­pe­ran­za­do­ras, aca­so al­go con­tra­dic­to­rias. Los mues­treos de las te­le­vi­sio­nes no con­fir­man el avan­ce de Po­de­mos, y los da­tos pro­pios del par­ti­do pa­re­cen con­fir­mar que la pla­ta­for­ma elec­to­ral de Pa­blo Igle­sias pierde vo­tos y dipu­tados. Al PSOE le ocu­rre lo mis­mo. El can­di­da­to po­pu­lar es­tá reuni­do en Gé­no­va con sus ase­so­res elec­to­ra­les y re­pa­sa su pri­me­ra in­ter­ven­ción, que ten­drá lu­gar an­tes de me­dia ho­ra. Es­tá tran­qui­lo, la cam­pa­ña ha si­do un ma­ra­tón, ha te­ni­do que dar vuel­ta a los vie­jos dis­cur­sos, pi­dió per­dón en ca­da mi­tin por la corrupción en­dé­mi­ca de un vie­jo par­ti­do que fue más pa­tri­mo­nia­lis­ta que pa­trió­ti­co. El men­sa­je pa­re­ce ha­ber ca­la­do en la so­cie­dad. Estamos cre­cien­do, pre­si­den­te, y los da­tos pa­re­cen ava­lar los re­sul­ta­dos. El can­di­da­to re­vi­sa men­tal­men­te es­tos úl­ti­mos me­ses, siem­pre ha si­do un so­cial­de­mó­cra­ta que no qui­so re­co­no­cer que lo era. Re­cuer­da sus ini­cios po­lí­ti­cos, su for­ma­ción in­te­lec­tual, la alar­ga­da som­bra de Ro­may Bec­ca­ría di­se­ñan­do un país po­si­ble pe­ro im­pro­ba­ble, la obs­ti­na­ción por im­pul­sar una nue­va lec­tu­ra de la so­cie­dad ga­lle­ga con­tro­la­da por una vie­ja guar­da ca­ci­quil y ru­ral lle­na de com­ple­jos y de mie­dos. Vuel­ve a los vie­jos tiem­pos, cuan­do era ni­ño en la ra­ya de dos pro­vin­cias, en la Ga­li­cia pro­fun­da, en Os Pea­res, con un pan­tano como me­tá­fo­ra. Re­cuer­da a sus pa­dres y sus con­se­jos, las du­das pa­ra dar es­te pa­so, y pien­sa si no se ha­brá equi­vo­ca­do.

To­da­vía no lo ha lla­ma­do Ra­joy. Le in­quie­ta su si­len­cio. Cuan­do lo con­ven­cie­ron pa­ra pre­sen­tar­se a can­di­da­to por el Par­ti­do Po­pu­lar a la pre­si­den­cia del Go­bierno de Es­pa­ña, tras el fra­ca­so de la al­ter­na­ti­va Sán­chez y la no abs­ten­ción del PP, des­pués de anun­ciar Ra­joy que no se­ría el can­di­da­to, la du­da ra­zo­na­ble, el vie­jo prin­ci­pio je­suí­ti­co, co­lo­ni­zó su ce­re­bro. Lla­mó a Rue­da y tras una ho­ra de con­ver­sa­ción, to­mó la de­ci­sión más di­fí­cil de su vi­da po­lí­ti­ca. Cons­cien­te de que de­ja­ba Ga­li­cia en bue­nas ma­nos, y que al vi­ce­pre­si­den­te de la Xun­ta le que­da­ban to­da­vía unos me­ses pa­ra con­so­li­dar la cam­pa­ña de oto­ño, con un nue­vo lenguaje po­si­bi­lis­ta que dis­ta­ba mu­cho del de la otra can­di­da­ta que apo­ya­ban par­te de los po­pu­la­res ga­lle­gos, Ana Pas­tor, se ani­mó a ser el can­di­da­to.

An­tes es­cu­chó po­cas vo­ces, la ma­yo­ría acrí­ti­cas, ade­lan­te pre­si­den­te, las me­nos, re­fle­xi­vas. Y así fue. Asu­mió un tiem­po de si­len­cio y re­for­ma­teó el pro­gra­ma, que in­te­gró, sin ci­tar pro­ce­den­cia, al­gu­na de las pro­pues­tas de la nue­va de­re­cha de Ciu­da­da­nos, con es­pe­cial acen­to en el com­ba­te con­tra la corrupción de mil ca­be­zas.

Son las on­ce de la no­che, los da­tos más re­cien­tes lo ani­man. Por aho­ra, ya se han su­pe­ra­do los 123 es­ca­ños. Le co­mu­ni­can al can­di­da­to que ro­zan los 140. La no­che va a ser lar­ga. Le acon­se­jan que pos­pon­ga la in­ter­ven­ción has­ta las do­ce, y que no co­mien­ce como Ra­joy, anun­cian­do que su par­ti­do ha vuel­to a ga­nar las elec­cio­nes.

PS. Cual­quier pa­re­ci­do con la reali­dad no tie­ne por qué ser pu­ra coin­ci­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.