La Guar­dia Ci­vil im­pli­ca en la Pú­ni­ca a un diputado cla­ve pa­ra Ci­fuen­tes

Es­tá acu­sa­do de me­diar en un con­cur­so de 75 mi­llo­nes cuan­do era al­cal­de de Mós­to­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MA­TEO BA­LÍN

Los ten­tácu­los de la tra­ma Pú­ni­ca lle­gan has­ta el Gru­po Par­la­men­ta­rio Po­pu­lar en la Asam­blea de Ma­drid y a la pre­si­den­ta au­to­nó­mi­ca, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, quien gra­cias a un acuer­do con Ciu­da­da­nos gobierna gra­cias a que su­man so­lo un diputado más que la opo­si­ción de so­cia­lis­tas y Po­de­mos. Un in­for­me de la Guar­dia Ci­vil in­clui­do en el su­ma­rio de la cau­sa apun­ta al diputado au­to­nó­mi­co del PP Da­niel Or­tiz, exal­cal­de de Mós­to­les y ac­tual por­ta­voz mu­ni­ci­pal del par­ti­do en el se­gun­do mu­ni­ci­pio más gran­de de la Co­mu­ni­dad Ma­drid.

La Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil acu­sa a Or­tiz de cohe­cho y frau­de por su me­dia­ción a fa­vor de la mul­ti­na­cio­nal ener­gé­ti­ca Co­fely pa­ra lle­var­se un con­cur­so pú­bli­co en esa ciu­dad por 75 mi­llo­nes de eu­ros, ad­ju­di­ca­do en ma­yo del 2014, cuan­do Or­tiz aún era re­gi­dor. Las sos­pe­chas so­bre el diputado del PP, al que en el in­for­me le co­no­cen como «el je­fe», se plas­man en su pa­pel pa­ra que Co­fely ga­na­ra el me­ga­con­tra­to mu­ni­ci­pal por de­lan­te de otras dos com­pa­ñías, Ful­ton y Dal­kia, «in­de­pen­dien­te­men­te de cuál fue­se la ofer­ta eco­nó­mi­ca más ven­ta­jo­sa a cam­bio del pa­go de no­to­rias co­mi­sio­nes a car­gos pú­bli­cos vin­cu­la­dos al con­sis­to­rio».

Los in­ves­ti­ga­do­res des­cri­ben «el con­cier­to ur­di­do» en­tre Or­tiz, el ex­con­ce­jal de Me­dio Am- bien­te de la lo­ca­li­dad, Ale­jan­dro Utri­lla, her­mano del tam­bién in­ves­ti­ga­do Ma­rio Utri­lla, ex­dipu­tado au­to­nó­mi­co y exal­cal­de de Se­vi­lla La Nue­va (Ma­drid), y los di­rec­ti­vos de Co­fely Pe­dro Gar­cía, Cons­tan­tino Al­va­rez y Di­dier Mau­ri­ce pa­ra in­fluir en el con­cur­so pú­bli­co so­bre el su­mi­nis­tro, ser­vi­cios ener­gé­ti­cos y man­te­ni­mien­to de los edi­fi­cios mu­ni­ci­pa­les y cen­tros edu­ca­ti­vos de Mós­to­les. Es­te plan co­men­zó a ges­tar­se en fe­bre­ro del 2013, y tam­bién es­ta­ba al co­rrien­te el «lí­der» de la Pú­ni­ca, el em­pre­sa­rio Ale­jan­dro Mar­ja­li­za.

El que fue­ra mano de­re­cha de Francisco Gra­na­dos, ex­con­se­je­ro del Go­bierno de Es­pe­ran­za Agui­rre y ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP de Ma­drid, ase­gu­ra en unas es­cu­chas in­ter­ve­ni­das que se­ría ne­ce­sa­ria una ci­ta con el al­cal­de Or­tiz pa­ra «dar el si­guien­te pa­so» con Co­fely.

La ex­tra­ñe­za de un con­ce­jal

Las re­fe­ren­cias so­bre la im­pli­ca­ción de Or­tiz apa­re­cen en la de­cla­ra­ción an­te el juez Eloy Velasco como tes­ti­go del en­ton­ces con­ce­jal de In­fra­es­truc­tu­ras y Man­te­ni­mien­to de la lo­ca­li­dad, Da­vid Sán­chez, quien tam­bién asis­tió a las reunio­nes. Sán­chez ha­bló de la pre­sen­cia del al­cal­de, de su ex­tra­ñe­za por al­gu­nas de­ci­sio­nes en la me­sa de con­tra­ta­ción so­bre las otras dos ofer­tas. Tam­bién que no sa­bía qué ha­cía allí su com­pa­ñe­ro Utri­lla si no te­nía com­pe­ten­cia al­gu­na. La Guar­dia Ci­vil pien­sa que pu­do re­ci­bir una co­mi­sión de Co­fely por su me­dia­ción. El pre­cio de li­ci­ta­ción fue de 75.018.518,42 eu­ros y, de acuer­do con las pes­qui­sas de la Guar­dia Ci­vil, Or­tiz y Utri­lla ha­bían ad­qui­ri­do un com­pro­mi­so con Co­fely in­clu­so an­tes de la pu­bli­ca­ción del con­tra­to.

Un Go­bierno que se tam­ba­lea

En un co­mu­ni­ca­do del PP de Mós­to­les, el diputado ta­chó de «fal­sas» las acu­sa­cio­nes, mos­tró su in­dig­na­ción con la corrupción y se re­ser­vó su de­re­cho a em­pren­der ac­cio­nes le­ga­les en de­fen­sa de su ho­nor. En cual­quier ca­so, su im­pli­ca­ción por pre­sun­to cohe­cho y frau­de por par­te de la Guar­dia Ci­vil po­dría de­ri­var en una impu­tación, y al es­tar afo­ra­do su ca­so pa­sa­ría al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ma­drid, que po­dría ha­cer tam­ba­lear el Go­bierno de Ci­fuen­tes, cu­ya es­ta­bi­li­dad pen­de de un so­lo diputado. La pre­si­den­ta se ha mos­tra­do muy du­ra con­tra la corrupción has­ta el pun­to de obli­gar a los 48 par­la­men­ta­rios del PP a fir­mar un có­di­go por el cual di­mi­ti­rán si son impu­tados. La semana pa­sa­da, el lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, ad­vir­tió que se re­plan­tea­ría su apo­yo de in­ves­ti­du­ra si hay un acu­sa­do por corrupción en el gru­po po­pu­lar. Pe­ro el problema pa­ra Ci­fuen­tes con Pú­ni­ca no aca­ba aquí, ya que las re­ve­la­cio­nes del arre­pen­ti­do Mar­ja­li­za, de­cla­ra­das se­cre­tas en el su­ma­rio, apun­tan tam­bién a otros dos dipu­tados del PP.

Agui­rre fe­li­ci­ta a Or­tiz en la to­ma de po­se­sión del al­cal­de en el 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.