Ha­cien­da cree que Ra­to uti­li­zó a su fa­mi­lia pa­ra ocul­tar in­gre­sos irre­gu­la­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

Ca­ja Ma­drid). So­bre ello tam­bién se to­mó de­cla­ra­ción a otras cin­co per­so­nas: tres en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­das por de­li­tos de blan­queo y frau­de fis­cal y otras dos como tes­ti­gos.

En los 10 me­ses que du­ran ya las pes­qui­sas ju­di­cia­les, la Ofi­ci­na Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción del Frau­de (ONIF) ha des­cu­bier­to dis­tin­tos in­di­cios de có­mo el ex­po­lí­ti­co usa­ba a su fa­mi­lia como po­si­bles tes­ta­fe­rros, tan­to pro­pia (hi­jos y her­ma­nos) como po­lí­ti­ca (de su exes­po­sa Án­ge­les Alar­có), ade­más de a sus co­la­bo­ra­do­res de más con­fian­za (se­cre­ta­ria per­so­nal, abo­ga­do, ase­sor fis­cal, ges­tor...), pa­ra ocul­tar tan­to sus in­gre­sos reales, como su pro­ce­den­cia y su des­tino fi­nal. Un ejem­plo es la com­pa­ñía Na­vie­ra del Pi­lar, don­de Ra­to —que in­sis­te en que sus ope­ra­cio­nes fue­ron «li­ci­tas» y «le­gí­ti­mas»— es so­cio de su her­ma­na Ma­ría de los Án­ge­les y de su cu­ña­da Fe­li­ci­dad Sa­la­zar-Simpson.

Se tra­ta, se­gún Ha­cien­da, de una so­cie­dad «opa­ca­da» —tras ella apa­re­cen fir­mas con se­de en el pa­raí­so fis­cal de las An­ti­llas ho­lan­de­sas— prác­ti­ca­men­te inac­ti­va des­de el 2004 y sin ne­go­cio real apa­ren­te. Pe­se a ello, ha rea­li­za­do «in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras tem­po­ra­les» de bas­tan­te im­por­tan­cia —por ejem­plo, 1,3 mi­llo­nes en el 2007 de

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

A su lle­ga­da a los juz­ga­dos, don­de de­cla­ró du­ran­te sie­te ho­ras so­bre el ori­gen de su for­tu­na, Ro­dri­go Ra­to fue in­cre­pa­do por un gru­po de pre­fe­ren­tis­tas, que le re­cor­da­ron su irre­gu­lar ges­tión al fren­te de Ban­kia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.