El re­fe­ren­do par­te en dos a la so­cie­dad bri­tá­ni­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Se aca­ba­ron las pues­tas en es­ce­na trá­gi­cas, las ten­sio­nes y los ór­da­gos. La UE y el Reino Uni­do se­lla­ron ayer un acuer­do pa­ra tra­tar de con­ven­cer a los bri­tá­ni­cos de se­guir for­man­do par­te del club de los 28.

Las his­tó­ri­cas ne­go­cia­cio­nes en­tre el pri­mer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron y sus so­cios europeos se alar­ga­ron du­ran­te dos jor­na­das. Se hi­cie­ron eternas. A pe­sar de la do­sis de dra­ma­tis­mo que an­ti­ci­pó des­de el ini­cio de las con­ver­sa­cio­nes la pri­me­ra mi­nis­tra li­tua­na, Da­lia Gry­baus­kait, lo cier­to es que el fon­do del acuer­do no es de­ma­sia­do am­bi­cio­so. ¿Qué con­ce­sio­nes ha he­cho la UE a Ca­me­ron pa­ra que vuel­va a Lon­dres a pe­dir el sí en el re­fe­ren­do de per­ma­nen­cia?

La gran vic­to­ria del Reino Uni­do es­tá im­pre­sa en el ca­pí­tu­lo mi­gra­to­rio. El pre­mier con­si­guió de­rri­bar el in­fran­quea­ble mu­ro eri­gi­do por Po­lo­nia, la Re­pú­bli­ca Che­ca, Es­lo­va­quia y Hun­gría en torno al «freno de emer­gen­cia». Lon­dres po­drá ac­ti­var­lo en si­tua­cio­nes de pre­sión ex­cep­cio­nal, como la ac­tual, pa­ra sus­pen­der de for­ma au­to­má­ti­ca las pres­ta­cio­nes so­cia­les a los tra­ba­ja­do­res europeos. Su ac­ti­va­ción no se po­drá apli­car con re­tro­ac­ti­vi­dad y es tem­po­ral. Po­drá im­po­ner las res­tric­cio­nes por un má­xi­mo de sie­te años.

Me­nos éxi­to ha te­ni­do con la in­de­xa­ción de las ayu­das con­ce­di­das por ca­da ni­ño re­si­dien­do fue­ra de la is­la. Se­gún el acuer­do, los be­ne­fi­cios se ajus­ta­rán a las con­di­cio­nes de vi­da del país don­de vi­ven y se apli­ca­rá una mo­ra­to­ria de cua­tro años. La me­di­da po­drá ser blan­di­da por otros miem­bros de la UE. Ale­ma­nia ya anun­ció su in­te­rés en su­mar­se a es­ta di­rec­ti­va.

En el ca­pí­tu­lo de la so­be­ra­nía, El Reino Uni­do fue el pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble de ca­ra a la ga­le­ría de la cum­bre ce­le­bra­da ayer en Bru­se­las. Pe­ro de­trás del bre­xit se es­con­dió otra ba­ta­lla so­te­rra­da que si­gue des­ga­rran­do a la UE: la cri­sis mi­gra­to­ria.

Lo avan­zó la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel cuan­do ate­rri­zó en la ca­pi­tal belga. Su prio­ri­dad era ne­go­ciar el fin de las hos­ti­li­da­des y las de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les en los Bal­ca­nes pa­ra evi­tar el co­lap­so del es­pa­cio Schen­gen, de li­bre cir­cu­la­ción. Pe­ro se en­con­tró con el des­dén de los paí­ses del Es­te y Aus­tria. Or­ques­ta­dos des­de Vie­na, los so­cios de Vi­se- Ca­me­ron se que­da en ta­blas. Con­si­gue que se re­co­noz­ca que el país «no es­tá com­pro­me­ti­do con una ma­yor po­lí­ti­ca de in­te­gra­ción en la UE» y que se de­je por es­cri­to que el pro­yec­to de una Unión más es­tre­cha no se apli­ca al Reino Uni­do, pe­ro no po­drá re­cu­pe­rar so­be­ra­nías ya ce­di­das a Bru­se­las.

¿Qué ha pa­sa­do con la in­quie­tud del pre­si­den­te fran­cés, François Ho­llan­de, en torno a las ven­ta­jas de la City lon­di­nen­se so­bre los ban­cos ga­los? El te­mor fun­da­do de Fran­cia se apa­gó con una píl­do­ra amar­ga que Ca­me­ron tu­vo que tra­gar. No po­drá ve­tar de­ci­sio­nes den­tro de la zo­na eu­ro.

Sí se con­tem­pla que un país, con apo­yo de una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da, pue­da ele­var de for­ma ra­zo­na­da sus preo­cu­pa­cio­nes en torno a una de­ci­sión que le pue­da dis­cri­mi­nar como miem­bro que no for­ma par­te del club del eu­ro. En ese ca­so, el Con­se­jo «ha- gra­do de­ci­die­ron echar un pul­so ayer a Ber­lín y Bru­se­las al anun­ciar que echa­rán el cie­rre en sus fron­te­ras pro­vo­can­do un efec­to do­mi­nó has­ta Gre­cia, don­de in­ten­tan con­cen­trar a todos los re­fu­gia­dos que al­can­zan el con­ti­nen­te des­de Tur­quía.

Aus­tria em­pe­zó a apli­car ayer res­tric­cio­nes al de­re­cho de asi­lo y su mi­nis­tra del In­te­rior, Johanna Mikl-Leit­ner, anun­ció nue­vos re­cor­tes de cuo­tas en el fu­tu­ro. El país al­pino em­pe­zó ayer a apli­car el lí­mi­te de 80 so­li­ci­tu­des dia­rias. Las au­to­ri­da­des tan so­lo per­mi­ten el pa­so dia­rio por la fron­te­ra a 3.200 des­pla­za­dos. Bru­se­las rá to­do lo po­si­ble pa­ra al­can­zar una so­lu­ción sa­tis­fac­to­ria pa­ra abor­dar las preo­cu­pa­cio­nes ele­va­das por un Es­ta­do miem­bro o va­rios». Es­ta era una de las lí­neas ro­jas que in­clu­so paí­ses sim­pa­ti­zan­tes de Ca­me­ron, como Ale­ma­nia, no es­ta­ban dis­pues­tos a tras­pa­sar.

¿Qué pa­sa si Ca­me­ron fra­ca­sa y los bri­tá­ni­cos di­cen que no a la UE? ¿Pue­de ne­go­ciar otro acuer­do? De­fi­ni­ti­va­men­te, no. Bél­gi­ca se ha ase­gu­ra­do que eso no ocu­rra. Se tra­ta de un «o lo to­mas o lo de­jas». Se­gún el tex­to acor­da­do, si el bre­xit se con­su­ma en las ur­nas, «de­ja­rá de exis­tir».

A pe­sar del re­gus­to áci­do del acuer­do, Ca­me­ron ase­gu­ró ayer que de­fen­de­rá «con to­da mi al­ma y mi co­ra­zón» la per­ma­nen­cia del país en la UE. Eso sí, acla­ró que nun­ca for­ma­rán par­te de un su­per-Es­ta­do eu­ro­peo. Ho­llan­de la­men­tó esa fal­ta de uni­dad: «De al­gún mo­do, ya no quie­ren for­mar par­te de un pro­yec- lo con­si­de­ra una «pro­vo­ca­ción» por­que so­lo un día an­tes le ha­bía ad­ver­ti­do so­bre la obli­ga­ción de aten­der a todos los mi­gran­tes que so­li­ci­ta­sen pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal. Se pre­vé que mu­chos de ellos aca­ben pi­dien­do ayu­da en Ale­ma­nia. El mi­nis­tro del In­te­rior ger­mano, Tho­mas de Mai­ziè­re, exi­gió a Vie­na res­pe­tar las nor­mas: «No se pue­de car­gar to­do el pe­so so­bre Ale­ma­nia. Se­ría inacep­ta­ble», se que­jó. Pe­ro el Go­bierno aus­tría­co se de­fien­de de las crí­ti­cas y tra­ta de jus­ti­fi­car­se al ase­gu­rar que la pre­sión mi­gra­to­ria en el país se ha vuel­to in­sos­te­ni­ble. So­lo el año pa­sa- to po­lí­ti­co», in­di­có. Su ho­mó­lo­ga po­la­ca, Bea­ta Szyd­lo, va­lo­ró el re­sul­ta­do de for­ma mo­des­ta: «He­mos con­se­gui­do lo que que­ría­mos. Un acuer­do, pe­ro no a cual­quier pre­cio». El pre­si­den­te del Con­se­jo, Do­nald Tusk, tra­tó de ha­cer­le más di­ge­ri­ble el ca­mino al bri­tá­ni­co y ase­gu­ró que la UE «ha for­ta­le­ci­do el es­ta­tus es­pe­cial del país res­pe­tan­do nues­tros va­lo­res fun­da­men­ta­les». La de­ci­sión fi­nal, como di­jo el po­la­co, «es­tá en ma­nos de los bri­tá­ni­cos» ... o del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE.

Ame­na­za de ve­to

Ate­nas hi­zo tem­blar a sus so­cios ayer cuan­do el pri­mer mi­nis­tro he­leno, Ale­xis Tsi­pras ame­na­zó con ve­tar el acuer­do si no se ga­ran­ti­za­ba que los paí­ses de los Bal­ca­nes no ais­la­rían a Gre­cia en Schen­gen pa­ra fre­nar el flu­jo de mi­gran­tes. Al me­nos has­ta que se ce­le­bre la cum­bre en­tre la UE y Tur­quía a prin­ci­pios de mar­zo. do re­ci­bie­ron a más de 800.000 mi­gran­tes. Al me­nos 90.000 de ellos so­li­ci­ta­ron el es­ta­tus de re­fu­gia­do.

El lí­der es­lo­va­co, Ro­bert Fi­co, tam­bién desafió ayer a sus so­cios al anun­ciar que el país «ja­más res­pe­ta­rá las cuo­tas de re­fu­gia­dos. Nun­ca». Es­lo­va­quia se su­ma a la ac­ción coor­di­na­da de los paí­ses afec­ta­dos por el flu­jo irre­gu­lar de mi­gran­tes a lo lar­go de la ru­ta de los Bal­ca­nes. Si­guien­do el mo­de­lo hún­ga­ro, blin­da­rán to­das las fron­te­ras y re­for­za­rán el flan­co sur de Ma­ce­do­nia, pro­vo­can­do un gi­gan­tes­co ta­pón en la fron­te­ra nor­te de Gre­cia. ¿Qué es­tá pa­san­do al otro la­do del ca­nal de la Man­cha? Los bri­tá­ni­cos es­pe­ra­ban el re­sul­ta­do de las ne­go­cia­cio­nes en Bru­se­las con los ojos pues­tos en el re­fe­ren­do que Ca­me­ron con­vo­ca­rá pro­ba­ble­men­te pa­ra el pró­xi­mo 23 de ju­nio. Con el tex­to ce­rra­do, la cam­pa­ña a fa­vor y en con­tra de se­guir en el club eu­ro­peo se vol­ve­rá más fe­roz que nun­ca. Los áni­mos es­tán muy di­vi­di­dos. Se­gún las en­cues­tas más re­cien­tes, el 36 % de los ciu­da­da­nos res­pal­da­rían el bre­xit, un 34 % se­gui­rían fie­les a la UE y un 23 to­da­vía es­tán in­de­ci­sos, un por­cen­ta­je que se­rá cru­cial pa­ra in­cli­nar ha­cia un la­do u otro la ba­lan­za.

Aunque ofi­cial­men­te no ha co­men­za­do la cuen­ta atrás, los eu­ró­fo­bos calientan mo­to­res. Ayer lo­gra­ron con­gre­gar a mil per­so­nas en Lon­dres pa­ra de­fen­der la sa­li­da de la Unión. El diputado con­ser­va­dor Da­vid Ban­ner­man se su­mó a la ci­ta, en la que pu­do ad­ver­tir a los asis­ten­tes de que un sí su­pon­dría la lle­ga­da de «mi­llo­nes de in­mi­gran­tes des­de Al­ba­nia, Bos­nia y Tur­quía cuan­do es­tos se su­men a la UE».

La in­cóg­ni­ta tam­bién es­tá en sa­ber cuán­tos de los dipu­tados del par­ti­do de Ca­me­ron res­pal­da­rán la per­ma­nen­cia y cuán­tos abo­ga­rán por la sa­li­da. La di­vi­sión ha lle­ga­do al Go­bierno. En­tre los mi­nis­tros, el de Economía, Geor­ge Os­bor­ne, y el de Ex­te­rio­res, Phi­lip Ham­mond, apo­ya­rán el sí. Sin em­bar­go, el de Jus­ti­cia, Mi­chael Go­ve, an­ti­ci­pó ayer que ha­rá cam­pa­ña por el di­vor­cio con la UE.

ANDY RAIN EFE

Par­ti­da­rios de la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE se ma­ni­fies­tan en Lon­dres dis­fra­za­dos con ca­re­tas de Da­vid Ca­me­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.