EE.UU. bom­bar­dea al EI en Li­bia pa­ra fre­nar su expansión

El ata­que de­ja 41 muer­tos, en­tre los que po­dría es­tar un lí­der

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - ROSA PAÍNO

En mo­men­tos en que los es­tra­te­gas oc­ci­den­ta­les de­ba­ten una po­si­ble in­ter­ven­ción con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en Li­bia, ca­zas es­ta­dou­ni­den­ses bom­bar­dea­ron ayer al amanecer una de sus ba­ses en el ex­tra­rra­dio de Sa­bra­ta, ciu­dad cos­te­ra si­tua­da a 70 ki­ló­me­tros de Trí­po­li y a 100 de la fron­te­ra con Tú­nez, que ma­tó 41 com­ba­tien­tes ex­tran­je­ros, la ma­yo­ría tu­ne­ci­nos y ar­ge­li­nos.

El ob­je­ti­vo del ata­que era el tu­ne­cino Nour­di­ne Chou­cha­ne, vin­cu­la­do a los dos aten­ta­dos con­tra tu­ris­tas en Tú­nez: el de mar­zo con­tra el Mu­seo del Bar­do —que de­jó un sal­do de 21 muer­tos, en­tre ellos un ma­tri­mo­nio es­pa­ñol— y el de ju­lio con­tra un ho­tel de la ca­de­na Riu en Su­sa. Lon­dres ca­li­fi­có es­te úl­ti­mo como el ma­yor ata­que con­tra bri­tá­ni­cos, ya que 30 de los 38 muer­tos eran de esa na­cio­na­li­dad. La in­vo­lu­cra­ción del Rei- Nour­di­ne Chou­cha­ne es­tá vin­cu­la­do a los aten­ta­dos con­tra tu­ris­tas en Tú­nez

no Uni­do en la ope­ra­ción que­dó pa­ten­te tras con­fir­mar su mi­nis­tro de De­fen­sa, Mi­chael Fa­llon, que él per­so­nal­men­te ha­bía au­to­ri­za­do el uso de ba­ses bri­tá­ni­cas pa­ra el ata­que.

El ata­que es un aviso a na­ve­gan­tes. Un men­sa­je de Was­hing­ton al EI de que no es­tá dis­pues­to a que Li­bia se con­vier­ta en la nue­va Si­ria. El por­ta­voz del Pen­tá­gono, Pe­ter Cook, jus­ti­fi­có el ata­que ba­jo la pre­mi­sa de que los yiha­dis­tas aba­ti­dos «es­ta­ban pla­nean­do ata­ques con­tra in­tere­ses oc­ci­den­ta­les y es­ta­dou­ni­den­ses». Cook in­ten­to re­sal­tar la im­por­tan­cia del ata­que, di­cien­do que su­pon­drá un du­ro gol­pe pa­ra la ra­ma del ca­li­fa­to en Li­bia.

El Pen­tá­gono in­ten­ta­ba ayer con­fir­mar si Chou­cha­ne es­tá en- tre los muer­tos, aunque fuen­tes li­bias y es­ta­dou­ni­den­ses coin­ci­den en que era muy pro­ba­ble. Lo des­cri­be como un «fa­ci­li­ta­dor con ex­pe­rien­cia», des­pués de años com­ba­tien­do en Si­ria e Irak, en­car­ga­do del re­clu­ta­mien­to y en­tre­na­mien­to. Del cam­pa­men­to de Sa­bra­ta sa­lie­ron los yiha­dis­tas que aten­ta­ron en Tú­nez.

La ca­sa de dos plan­tas bom­bar­dea­da en Sa­bra­ta que­dó des­trui­da por com­ple­to, con­tó a AFP el res­pon­sa­ble lo­cal Hu­seín al Da­wa­di. «El ata­que cau­só 41 muer­tos y seis he­ri­dos; to­das las víc­ti­mas se ha­lla­ban en el in­te­rior», aña­dió. En el mo­men­to del ata­que los yiha­dis­tas par­ti­ci­pa­ban en una reunión con un lí­der re­li­gio­so, se­gún The New York Ti­mes. En­tre los es­com­bros se re­co­gie­ron nu­me­ro­sas ar­mas.

Se­gun­do bom­bar­deo

Es­te es el se­gun­do bom­bar­deo es­ta­dou­ni­den­se con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co en Li­bia. El pa­sa­do no­viem­bre sus ca­zas aca­ba­ron con la vi­da del ira­quí Abu Na­bil, en Der­na. En los úl­ti­mos me­ses, EE.UU. y Eu­ro­pa han ido ele­van­do su alar­ma an­te la pre­sen­cia ca­da vez ma­yor de los hom­bre del ca­li­fa en Li­bia, lo que po­dría abrir­le nue­vas fuen­tes de fi­nan­cia­ción en las re­ser­vas pe­tro­le­ras del país y fa­ci­li­tar­le la en­tra­da a Eu­ro­pa a tra­vés de las ru­tas mi­gra­to­rias.

Ha­ce tres días, Ba­rack Oba­ma ase­gu­ró que es­tá tra­ba­jan­do con sus so­cios de la coa­li­ción pa­ra im­pe­dir que el EI arrai­gue en Li­bia, cu­yo prin­ci­pal feu­do es Sir­te, ciu­dad na­tal de Ga­da­fi. El Pen­tá- gono es­ti­ma que hay unos 5.000 yiha­dis­tas ex­tran­je­ros en Li­bia, mu­chos de los cua­les pro­ce­den de Tú­nez. Mi­li­ta­res de EE.UU., Fran­cia y el Reino Uni­do han rea­li­zan­do via­jes fre­cuen­tes a Li­bia pa­ra iden­ti­fi­car blan­cos po­ten­cia­les y eva­luar qué mi­li­cias lo­ca­les pue­den ga­nar­se a su cau­sa de ex­pul­sar al ca­li­fa­to.

Sa­bra­ta es­tá con­tro­la­da por las mi­li­cias Fajr Lib­ya, que apo­ya el Go­bierno ins­ta­la­do en Trí­po­li y que man­do al Eje­cu­ti­vo re­co­no­ci­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a exi­liar­se a To­bruk.

REUTERS

El ata­que de­jó seis he­ri­dos, ade­más de los 41 muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.