Vio­len­cia en Bo­li­via, en vís­pe­ras del re­fe­ren­do so­bre el fu­tu­ro de Evo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

te el gran nú­me­ro de in­de­ci­sos, pa­ra que ma­ña­na acu­dan a vo­tar si aprue­ban o re­cha­zan una en­mien­da del ar­tícu­lo 168 de la Cons­ti­tu­ción —sus­ti­tuir la ex­pre­sión «una so­la vez» por «dos ve­ces»— que el per­mi­ti­ría op­tar a un nue­vo man­da­to, que se­ría el cuar­to. Mo­ra­les lle­gó al po­der en el 2006 y en el 2009 re­for­mó la Cons­ti­tu­ción pa­ra po­der ser re­ele­gi­do, como así ocu­rrió. Ese año y cin­co más tar­de, ya que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal sen­ten­ció que su pri­mer man­da­to (20062010) no compu­taba por­que Bo­li­via fue re­fun­da­da en el 2009. El lí­mi­te ac­tual de la Carta Mag­na que le im­pi­de re­edi­tar­se una vez más, sin un cla­ro del­fín que pue­da su­ce­der­le, es al­go que «le quita el sue­ño», se­gún con­fe­só.

Van­da­lis­mo en El Al­to

A prin­ci­pios de fe­bre­ro, en ple­na cam­pa­ña, sal­tó el es­cán­da­lo del ter­cer hi­jo que Mo­ra­les tu­vo con una jo­ven de 19 años que aho­ra es ge­ren­te co­mer­cial de la em­pre­sa chi­na CAMC En­gi­nee­ring, que se ad­ju­di­có sie­te obras pú­bli­cas por 560 mi­llo­nes de dó­la­res. La corrupción sal­pi­có a di­ri­gen­tes de or­ga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e in­dí­ge­nas lea­les. El pre­si­den­te cuan­ti­fi­có en 2,5 mi­llo­nes de dó­la­res el di­ne­ro des­via­do a cuen­tas pri­va­das des­de el Fon­do In­dí­ge­na, si bien una au­di­to­ría lo ci­fró en ca­si 183 mi­llo­nes. La po­pu­la­ri­dad de Mo­ra­les ha ve­ni­do ca­yen­do con­for­me em­pe­za­ron a sal­tar los ca­sos de corrupción.

La tra­ge­dia de El Al­to, ciu­dad go­ber­na­da por la opo­si­to­ra So­le­dad Cha­pe­tón, tras una mar­cha con­vo­ca­da por pa­dres de fa­mi­lia pa­ra re­cla­mar más aten­ción pa­ra las es­cue­las al­te­ñas que de­ri­vó en los ac­tos van­dá­li­cos, se sal­dó con seis fa­lle­ci­dos por as­fi­xia y unos 20 he­ri­dos. El je­fe de la po­li­cía fue des­ti­tui­do, tras las que­jas por la len­ti­tud pa­ra con­te­ner a los ván­da­los, y hay sie­te de­te­ni­dos. En­tre ellos, dos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les y po­lí­ti­cos, cer­ca­nos al exal­cal­de ofi­cia­lis­ta Ed­gar Pa­ta­na, hoy en la cár­cel, e in­ves­ti­ga­dos por corrupción. La al­cal­de­sa ase­gu­ró que su prin­ci­pal ob­je­ti­vo era que­mar do­cu­men­tos que im­pli­ca­ban a ex­fun­cio­na­rios. El mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Fer­nan­do Cris­to, ex­pre­só ayer la in­dig­na­ción que cau­só en el Go­bierno co­lom­biano que dos de los lí­de­res de las FARC que ne­go­cian en Cu­ba se de­ja­ran ver en una al­dea de La Gua­ji­ra ro­dea­dos de hom­bres ar­ma­dos. Por es­te mo­ti­vo, Juan Ma­nuel Santos prohi­bió los pró­xi­mos via­jes pre­vis­tos de los gue­rri­lle­ros pa­ra ex­pli­car en los cam­pa­men­tos los acuer­dos al­can­za­dos, que ha­bía au­to­ri­za­do ba­jo con­di­ción de que no en­tra­ran en las po­bla­cio­nes y no fue­ran ar­ma­dos.

El je­fe gue­rri­lle­ro Joa­quín Gó­mez jus­ti­fi­có: «Sim­ple­men­te, los mu­cha­chos que nos es­ta­ban acom­pa­ñan­do son mu­cha­chos nues­tros que ha­cen par­te de nues­tra se­gu­ri­dad».

La Fis­ca­lía pi­dió al Go­bierno que acla­re si or­de­nó la re­ti­ra­da del Ejér­ci­to, pues «la pre­sen­cia ar­ma­da ile­gal du­ró va­rias ho­ras an­te la pa­si­vi­dad to­tal de la Fuer­za Pú­bli­ca».

EFE

Res­ca­te de uno de los he­ri­dos en el Ayun­ta­mien­to de El Al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.