Los clien­tes de las pros­ti­tu­tas no se plan­tean que ellas es­tén coac­cio­na­das

El 20 % de los va­ro­nes es­pa­ño­les re­co­no­cen ha­ber pa­ga­do por ser­vi­cios se­xua­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - BOR­JA RO­BERT

Uno de ca­da cin­co va­ro­nes es­pa­ño­les ha pa­ga­do por ser­vi­cios se­xua­les al me­nos una vez en su vi­da y ni se plan­tean que ella ejer­za la pros­ti­tu­ción obli­ga­da. Con el nom­bre Apo­yan­do a las víc­ti­mas de tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual, la Uni­ver­si­dad de Co­mi­llas (ICAI-Icade) reali­zó es­te in­for­me en­car­ga­do por la De­le­ga­ción del Go­bierno pa­ra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, y lo hi­zo a tra­vés de 1.600 en­cues­tas a hom­bres es­pa­ño­les, en­tre­vis­tas a 17 clien­tes de pros­ti­tu­ción, 52 cues­tio­na­rios a oe­ne­gés que tra­ba­jan con mu­je­res pros­ti­tui­das y 48 char­las abier­tas a in­for­man­tes cla­ve de diez pro­vin­cias es­pa­ño­las, en­tre ellas A Co­ru­ña.

«Rea­li­za­mos una en­cues­ta te­le­fó­ni­ca alea­to­ria y otra a pie de ca­lle», ase­gu­ró Carmen Me­ne­ses, coor­di­na­do­ra del es­tu­dio. Se­gún sus da­tos, al­go más del 20 % de los con­sul­ta­dos por te­lé­fono re­co­no­cie­ron que ha­bía pa­ga­do por ser­vi­cios se­xua­les, una pro­por­ción que se re­du­jo al 17 % en­tre los en­cues­ta­dos en la vía pú­bli­ca.

El es­tu­dio di­ce que los hom­bres que se van con una pros­ti­tu­ta ni se plan­tean que ella es­té coac­cio­na­da —aunque el 90 % re­co­no­cen ha­ber oí­do ha­blar de la tra­ta de per­so­nas pa­ra fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual—, como tam­po­co se pa­ran a pen­sar si es o no me­nor de edad. Cu­rio­sa­men­te, un 10 % de­tec­ta­ron que, efec­ti­va­men­te, po­dría ha­ber al­gu­na chi­ca me­nor de 18 años, aunque no lo de­nun­cia­ron en nin­gu­na ins­tan­cia pa­ra no com­pli­car­se la vi­da.

Por eso, la pri­me­ra con­clu­sión del in­for­me es que de­be in­ver­tir­se en la sen­si­bi­li­za­ción en las au­las, y la se­gun­da, que ha­ya cam­pa­ñas es­pe­cí­fi­cas pa­ra hom­bres.

Re­cur­sos y coor­di­na­ción

Jun­to a la edu­ca­ción, los in­ves­ti­ga­do­res apues­tan por una ma­yor do­ta­ción de re­cur­sos que per­mi­ta acor­tar los pro­ce­sos ju­di- cia­les por tra­ta y más coor­di­na­ción en­tre las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Se tra­ta ade­más de «le­van­tar el ve­lo» como se ha he­cho con la vio­len­cia de gé­ne­ro, en­se­ñan­do tam­bién a las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y al per­so­nal de los juz­ga­dos, por­que en mu­chas oca­sio­nes de­mues­tran una gran fal­ta de em­pa­tía y sen­si­bi­li­dad.

Los in­ves­ti­ga­do­res de Co­mi­llas hablaron con oe­ne­gés y per­so­nal que tra­ba­ja de cer­ca con las mu­je­res pros­ti­tui­das, y todos asu­men que es di­fí­cil que ellas co­la­bo­ren por­que, igual que las mal­tra­ta- das, mu­chas no sa­ben si­quie­ra que son víc­ti­mas, en par­te por­que en sus paí­ses no hay de­li­to en la ex­plo­ta­ción se­xual o por­que su pro­xe­ne­ta pue­de ser al­guien de su fa­mi­lia.

Sue­len ve­nir de Ru­ma­nía, Ni­ge­ria, Bra­sil y Pa­ra­guay. Tam­bién es­tá au­men­tan­do el co­lec­ti­vo de mu­je­res asiá­ti­cas, del que ape­nas hay in­for­ma­ción: «Es una po­bla­ción muy ocul­ta, y una pros­ti­tu­ción des­ti­na­da so­bre to­do a su mis­mo co­lec­ti­vo de ori­gen», se­ña­ló Me­ne­ses. «Aun así, nos cons­ta que es­tá cre­cien­do».

ALERY HA­CHE AFP

Mu­chas ve­ces las pros­ti­tu­tas no sa­ben que son víc­ti­mas de la tra­ta de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.