Au­men­tan las prue­bas que re­la­cio­nan zika y mi­cro­ce­fa­lia, se­gún la OMS

La or­ga­ni­za­ción re­co­no­ce que lo que no tie­ne es una ex­pli­ca­ción al­ter­na­ti­va

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - SA­RA CARREIRA

Cuan­do en ju­nio naz­can los cien­tos, mi­les de ni­ños, con­ce­bi­dos en Bra­sil a fi­nal de año, cuan­do la epi­de­mia de zika lle­gó a su pun­to ál­gi­do, la OMS es­pe­ra con­fir­mar lo que ayer ya avan­zó en Ginebra el di­rec­tor ejuc­ti­vo de Bro­tes Epi­dé­mi­cos y Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias, Bru­ce Ayl­ward: «Exis­te una acu­mu­la­ción cre­cien­te de prue­bas y es muy pro­ba­ble que el virus del zika sea res­pon­sa­ble del au­men­to de ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia y de síndrome de Gui­llain-Ba­rré». Y no so­lo por­que se ha­ya en­con­tra­do res­tos del virus en las pla­cen­tas de fe­tos abor­ta­dos con mi­cro­ce­fa­lia, sino por­que no pa­re­ce que ha­ya otra ex­pli­ca­ción pa­ra el bro­te de es­te síndrome in­cu­ra­ble e in­ca­pa­ci­tan­te: «Con­for­me se va ais­lan­do el virus en las per­so­nas in­fec­ta­das, ve­mos la au­sen­cia de otras cau­sas que pue­dan ex­pli­car» ta­les en­fer­me­da­des.

Bru­ce Ayl­ward res­pon­día así en una rue­da de pren­sa en la que los pe­rio­dis­tas que­rían arran­car­le ver­da­des ab­so­lu­tas: el zika cau­sa mi­cro­ce­fa­lia en los fe­tos y el síndrome Gui­llain-Ba­rré en cual­quier per­so­na, aunque en una me­di­da mu­cho más li­mi­ta­da en nú­me­ro. Sin em­bar­go, no fue po­si­ble. Ayl­ward se re­sis­tió a dar una res­pues­ta se­gu­ra y «en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, el zika es con­si­de­ra­do cul­pa­ble has­ta que no se de­mues­tre lo con­tra­rio» fue lo más com­pro­me­ti­do que di­jo. Y ex­pli­có por qué: «To­do lo que tie­ne que ver (...)

Ca­sos con­fir­ma­dos con el zika, los ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia y el síndrome Gui­llain Ba­rré es di­fí­cil», por­que no se en­tien­de el pro­ce­so por el que cau­sa es­tas do­len­cias y «se ca­re­ce de test efi­cien­tes de diag­nós­ti­co». Es de­cir, «no te­ne­mos ma­ne­ra de de­cir­le a la gen­te con exac­ti­tud si es­tu­vie­ron in­fec­ta­dos en el pa­sa­do». In­clu­so, en la OMS no des­car­tan que el zika sea uno de los fac­to­res que con­tri­bu­ya al bum de mi­cro­ce­fa­lias y Gui­llain-Ba­rré, pe­ro no el úni­co.

La cer­te­za, en ve­rano

Tam­po­co hay una cau­sa que ex­pli­que el ni­vel de ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia en Bra­sil fren­te a otros paí­ses del en­torno, en don­de por

12*

2.048 118.208 su par­te so­lo se es­tán dan­do ca­sos del Gui­llain-Ba­rré. Es­te síndrome, que pue­de pa­ra­li­zar com­ple­ta­men­te el cuer­po, se da en per­so­nas de cual­quier edad a las tres se­ma­nas de la pi­ca­du­ra del mos­qui­to.

Por eso es­pe­ran que des­de aho­ra has­ta ju­nio o ju­lio mu­chas du­das se des­pe­jen. Pa­ra en­ton­ces na­ce­rán los ni­ños con­ce­bi­dos a fi­nal de año, em­ba­ra­zos que en mu­chos ca­sos han es­ta­do su­per­vi­sa­dos y con­tro­la­dos ya pen­san­do en el zika. En­ton­ces se po­drá es­ta­ble­cer una evi­den­cia, sino de­fi­ni­ti­va, sí con pe­so su­fi­cien­te como pa­ra que la OMS dé una res­pues­ta «con ma­yor cer­te­za».

A pe­sar de to­das las du­das, lo que Ayl­ward qui­so des­ta­car es que mien­tras tan­to se pue­den ha­cer co­sas y que «la cla­ve es­tá en que las co­mu­ni­da­des se im­pli­quen y con­fíen en las me­di­das que se re­quie­ren pa­ra con­tro­lar la en­fer­me­dad». No lo di­ce sin co­no­ci­mien­to de cau­sa, ya que Ayl­ward fue el re­pre­sen­tan­te es­pe­cial de la di­rec­to­ra ge­ne­ral de la OMS pa­ra la res­pues­ta al ébo­la.

La ta­rea en es­te ca­so es com­ple­ja por­que «ofi­cial­men­te hay 36 paí­ses afec­ta­dos por la epi­de­mia de zika», di­jo el di­rec­ti­vo de la OMS, y apun­tó que son 28 Es­ta­dos ame­ri­ca­nos, cin­co paí­ses en el Pa­cí­fi­co Oc­ci­den­tal, dos en el su­r­es­te asiá­ti­co y uno en Áfri­ca.

Con­trol del mos­qui­to

La idea de Bru­ce Ayl­ward de que «pue­de ha­cer­se mu­cho pa­ra la re­duc­ción de la in­ten­si­dad de la trans­mi­sión del zika» la desa­rro­lló el cien­tí­fi­co es­pa­ñol Pe­dro Alon­so, di­rec­tor del Pro­gra­ma con­tra la Ma­la­ria de la OMS.

Pa­ra con­tro­lar al vec­tor que pro­vo­ca es­ta ame­na­za «opor­tu­nis­ta y te­naz», Alon­so des­cri­bió es­tra­te­gias de con­trol de los mos­qui­tos que es­tán dan­do bue­nos re­sul­ta­dos, como la ne­bu­li­za­ción pa­ra des­ha­cer­se de los adul­tos o el uso de pes­ca­do con un ape­ti­to por las lar­vas. Eso sí, acla­ro que «no es que es­te­mos a la es­pe­ra de una ba­la má­gi­ca» sino que «se pue­de ha­cer mu­cho en tér­mi­nos de con­trol del bro­te y re­du­cir ma­si­va­men­te la car­ga de la en­fer­me­dad con las he­rra­mien­tas y es­tra­te­gias dis­po­ni­bles ac­tual­men­te». La Unión de Con­su­mi­do­res de Ga­li­cia (Uc­gal) lle­va to­da la semana aten­dien­do con­sul­tas de pa­cien­tes ga­lle­gos de las clí­ni­cas Vi­tal­dent so­bre qué ha­cer aho­ra y cuá­les son sus de­re­chos. Des­de la en­ti­dad se han enu­me­ra­do una se­rie de con­se­jos en es­te sen­ti­do, y el pri­me­ro es man­te­ner la cal­ma, ya que «la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial no tie­ne por que afec­tar a los clien­tes», por­que es­ta se re­la­cio­na con la fis­ca­li­dad de la com­pa­ñía.

En cual­quier ca­so, Uc­gal re­cuer­da que el con­su­mi­dor tie­ne de­re­cho a man­te­ner el con­tra­to fir­ma­do con Vi­tal­dent y re­ci­bir exac­ta­men­te lo acor­da­do. En ese sen­ti­do, in­ci­de en lo mis­mo di­cho en los úl­ti­mos días por di­fe­ren­tes en­ti­da­des de con­su­mi­do­res: las clí­ni­cas de­ben rea­li­zar los tra­ta­mien­tos con­tra­ta­dos man­te­nien­do los es­tán­da­res de ca­li­dad y el pre­cio acor­da­do. So­lo en ca­so de que es­to se in­cum­pla el con­su­mi­dor de­be es­tar aler­ta y con­sul­tar­lo con una or­ga­ni­za­ción pa­ra que le orien­te so­bre qué pa­sos se­guir.

Por su­pues­to, Uc­gal re­co­mien­da guar­dar to­da la documentación dis­po­ni­ble, pe­ro es­te pun­to no se li­mi­ta al ca­so de Vi­tal­dent sino que de­be ser una prác­ti­ca ha­bi­tual del con­su­mi­dor pa­ra pro­te­ger­se an­te un problema fu­tu­ro: cuan­do se con­tra­ta un ser­vi­cio de cual­quier ti­po, hay que guar­dar todos los pa­pe­les has­ta que con­clu­ye, e in­clu­so en el tiem­po que du­ra la ga­ran­tía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.