El pla­gia­dor de Em­ma Pedreira, to­do un pro­fe­sio­nal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

fir­ma­ron que la per­so­na que se apro­pió de su obra es un tal Car­los Al­ber­to Ca­chay Flo­res, un pe­ruano que de­bió en­con­trar el tex­to ori­gi­nal bu­cean­do en In­ter­net. Él, ni cor­to ni pe­re­zo­so, se apre­su­ró a re­cla­mar el pre­mio do­ta­do con 100 eu­ros. Y ade­más lo hi­zo con exi­gen­cias. Se­gún re­la­ta Ma­rián Pé­rez Gon­zá­lez, bi­blio­te­ca­ria y or­ga­ni­za­do­ra del cer­ta­men, «él lla­mó pi­dien­do que se le pa­ga­ra el pre­mio en dó­la­res, pe­ro al sa­ber que so­lo lo co­bra­ría si ve­nía a Gui­jue­lo, me qui­so au­to­ri­zar a mí pa­ra re­ti­rar el di­ne­ro, ha­cer el cam­bio de di­vi­sas y re­mi­tír­se­lo a tra­vés de una com­pa­ñía in­ter­na­cio­nal». Ade­más, se­gún re­la­ta, el tal Car­los Al­ber­to so­li­ci­ta­ba pre­mu­ra y jus­ti­fi­ca­ba la ur­gen­cia in­di­can­do que el di- ne­ro iba a des­ti­nar­lo a la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer que, su­pues­ta­men­te, pa­de­cía su ma­dre.

En ese trá­mi­te es­ta­ban cuan­do los usua­rios de la bi­blio­te­ca aler­ta­ron de que esa obra ga­na­do­ra era un pla­gio de un tex­to de Em­ma Pedreira y que, de he­cho, ya ha­bía si­do ga­lar­do­na­do ha­cía cua­tro años en la con­vo­ca­to­ria Ca­fe­tín Cro­ché. «Cuan­do sal­tó la po­lé­mi­ca por el pla­gio in­for­mé a Car­los Al­ber­to Ca­chay de la si­tua­ción y de que en nin­gún ca­so se le iba a en­viar di­ne­ro al­guno. En­ton­ces de­sa­pa­re­ció. No se vol­vió a po­ner en con­tac­to con no­so­tros», ex­pli­ca Ma­rián Pé­rez.

Em­ma Pedreira di­ce que en reali­dad no fue un pla­gio, sino «una apro­pia­ción in­de­bi­da», «un ro­bo en to­da re­gla», por­que el hom­bre co­pió su tex­to in­clui­das las erra­tas. «Es­ta es la cons­ta­ta­ción que hay pro­fe­sio­na­les del pla­gio; es­to es el top man­ta de la poe­sía, de la es­cri­tu­ra, aunque no es fá­cil de­mos­trar­lo si no in­clu­yes tu obra en el re­gis­tro de pro­pie­dad in­te­lec­tual». Di­ce que no lo va a de­nun­ciar, que hay un océano (fí­si­co y le­gal) en­tre am­bos y que se sien­te re­sar­ci­da al po­der des­ta­par a un im­pos­tor.

Pe­ro es que el im­pos­tor de­be ser un pla­gia­dor pro­fe­sio­nal por­que al mis­mo cer­ta­men pre­sen­tó otro tex­to sos­pe­cho­so ba­jo otro nom­bre. «Creo que no era mío. Te­nía cier­tas co­sas que po­drían coin­ci­dir, pe­ro no es­toy se­gu­ra. Eso sí, apues­to lo que sea a que no es la pri­me­ra vez que en­ga­ña», de­cía ayer Em­ma Pedreira. Y des­pués del ego in­fla­do del fi­li­pino Lav Diaz y sus 8 ho­ras lar­gas de tor­tu­ra, lle­gó ayer De­par­dieu. El re­ver­so de la ego­ma­nía. Ha­ce años que pa­sea por los es­ce­na­rios ese as­pec­to fí­si­co de des­me­su­ra al ni­vel de sus arran­ques de ira o sus amis­ta­des cons­pi­cuas. Con­ser­va esa co­sa lla­ma­da ca­ris­ma. Lo re­cuer­do el año pa­sa­do, en Can­nes, en un mal fil­me, Va­lley of Lo­ve, jun­to a Isa­be­lle Hup­pert, am­bos per­di­dos en el de­sier­to, pe­ro del cual él sa­lía ai­ro­so, mon­tán­do­se su pe­lí­cu­la apar­te. El mis­mo di­rec­tor, Gui­llau­me Ni­cloux, se po­ne a su ser­vi­cio aho­ra en The End, tra­ba­jo so­lis­ta de en­tre­ga y de­vo­ción a la fi­si­ci­dad sal­va­je de es­te ti­po tan ad­mi­ra­ble en lo ar­tís­ti­co como hi­rien­te en sus ex­pre­sio­nes vi­ta­les.

Pe­ro ha­bía De­par­dieu por par­ti­da do­ble. La Ber­li­na­le dio otro tum­bo al pa­sar de po­ner­se es­tu­pen­da con la se­sión sa­do de Diaz pa­ra ren­dir­se a una co­me­dia de hu­mor country a la fran­ce­sa, Saint Amour. En ella par­ti­ci­pa Be­noît De­lé­pi­ne, al­go así como un Da­ni Ro­vi­ra belga des­pués de ha­ber con­du­ci­do diez ga­las de los Go­ya. Y hay ca­meos de lu­jo de Chia­ra Mas­troian­ni, An­drea Fe­rreol y (el me­jor) Mi­chel Houe­lle­becq, que re­gen­ta un mo­tel bed and

y pa­re­ce ho­me­na­jear al Nor­man Ba­tes de Psi­co­sis. A me­di­da que es­te hu­mor gran­je­ro iba su­bien­do de tono bas­to, la sa­la se ve­nía más arri­ba. Se­rá ver­dad que te­ne­mos el pú­bli­co que nos me­re­ce­mos.

La sec­ción ofi­cial ce­rró su desas­tre con un par de go­les del ho­nor. Vi­mos una cin­ta po­la­ca es­ti­ma­ble, Uni­ted Sta­tes of Lo­ve, y una ra­re­za de Irán, A Dra­gon Arri­ves, la sor­pre­sa, el slee­per ilu­sio­nan­te de es­te fes­ti­val. To­masz Wa­si­lews­ki en­ca­de­na cua­tro his­to­rias de mu­je­res que su­fren ma­chis­mo, au­sen­cia de li­ber­tad, fal­ta de au­to­es­ti­ma, to­do en la Po­lo­nia de 1990, sa­cu­di­da por la eje­cu­ción de Ceau­ces­cu, los pri­me­ros por­nos VHS y los bi­go­tes de Walesa. Po­see co­rrec­ción for­mal, una reivin­di­ca­ción del cuer­po fe­me­nino no es­tan­da­ri­za­do y un cua­dro de ac­tri­ces que pue­den su­po­ner pre­mio. Ma­ni Hag­hig­hi de­mues­tra no ser otro ci­neas­ta más del Irán pla­ñi­de­ro. Su fil­me com­po­ne una tra­ma de com­plot, en­tre la se­rie ne­gra y el ci­ne po­lí­ti­co, ca­paz de sor­pren­der­te a ca­da pa­so. Si en el 2015 ga­nó el ro­mo Ta­xi de Pa­nahi, se­ría muy jus­to que es­te dra­gón per­sa co­rrie­se igual suer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.