Mue­re Har­per Lee, au­to­ra de «Ma­tar a un rui­se­ñor», que hu­yó de su leyenda

Su no­ve­la, que des­per­tó la con­cien­cia an­ti­rra­cis­ta, ven­dió ca­si 40 mi­llo­nes de ejem­pla­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - M. L.

Har­per Lee falleció ayer en su Ala­ba­ma na­tal, con 89 años, so­lo sie­te me­ses des­pués de su re­su­rrec­ción li­te­ra­ria con Ve y pon un cen­ti­ne­la, su pri­me­ra no­ve­la, ¿ol­vi­da­da? por Lee du­ran­te más de me­dio si­glo y ger­men de Ma­tar a un rui­se­ñor. Es­te le­gen­da­rio re­la­to de Lee es un ale­ga­to an­ti­rra­cis­ta que con­mo­vió la con­cien­cia ci­vil de EE.UU. Con él ga­nó el Pu­lit­zer y dio pie a una de las pe­lí­cu­las más me­mo­ra­bles del si­glo XX. Cuan­do Lee le mos­tró la no­ve­la a su edi­to­ra Tay Hohoff en el ve­rano de 1957, es­ta que­dó fas­ci­na­da por los re­cuer­dos de in­fan­cia de uno de los per­so­na­jes, una mu­jer lla­ma­da Jean Loui­se Finch, a la que de ni­ña todos lla­ma­ban Scout. Pro­pu­so Hohoff a la jo­ven Lee, en­ton­ces con 30 años, re­es­cri­bir la his­to­ria so­bre el in­jus­to jui­cio a un ne­gro acu­sa­do de vio­la­ción en un pue­bli­to del sur pro­fun­do, ba­sán­do­se en el per­so­na­je de Scout y si­tuán­do­la 20 años an­tes. Así sur­gía To Kill a Moc­king­bird, un clá­si­co con­tem­po­rá­neo que ven­dió ca­si 40 mi­llo­nes de ejem­pla­res y es lec­tu­ra obli­ga­to­ria en la es­cue­las es­ta­dou­ni­den­ses. Am­bien­ta­da en el ima­gi­na­rio May­comb, se ins­pi­ra en una ex­pe­rien­cia di­rec­ta de la es­cri­to­ra, cuan­do su pa­dre, abo­ga­do, de­fen­dió a dos hom­bres ne­gros acu­sa­dos de ase­si­nar a un ten­de­ro blan­co. Otro motor de la his­to­ria fue la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo que prohi­bió en 1954 la se­gre­ga­ción ra­cial en las es­cue­las. Ma­tar a un rui­se­ñor se pu­bli­có en 1960 y se con­vir­tió en un best se­ller. Ga­nó el Pu­lit­zer en 1961 y un año des­pués se adap­tó al ci­ne. Di­ri­gi­da por Ro­bert Mu­lli­gan y pro­ta­go­ni­za­da por Gre­gory Peck y Mary Bad­ham, ga­nó tres Óscar, in­clui­do el de Peck.

Na­ci­da en Mon­roe­vi­lle, Ala­ba­ma, el 28 de abril de 1926, Ne­lle Har­per Lee fue la me­nor de los cua­tro hi­jos de Fran­ces Lee Finch, edi­tor y ac­ti­vo abo­ga­do muy com­pro­me­ti­do con los de­re­chos ci­vi­les des­cen­dien­te del ge­ne­ral con­fe­de­ra­do Ro­bert E. Lee. Como Scout, Lee cre­ció como un chi­ca­rrón. Es­tu­dió De­re­cho, pe­ro aban­do­nó en el úl­ti­mo se­mes­tre. Se tras­la­dó a Nue­va York per­si­guien­do el sue­ño de con­ver­tir­se en es­cri­to­ra mien­tras tra­ba­ja­ba como em­plea­da en una com­pa­ñía aérea. Se re­en­con­tró con Tru­man Ca­po­te, su me­jor ami­go des­de la in­fan­cia, inspirador del per­so­na­je de Dill, el pi­llo de Ma­tar a un rui­se­ñor, y a quien en 1959 acom- pa­ñó a Hol­com­be, Kan­sas, pa­ra ayu­dar­lo en la in­ves­ti­ga­ción so­bre el ase­si­na­to que na­rra A san­gre fría, la obra más am­bi­cio­sa Ca­po­te, otro clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra mo­der­na es­ta­dou­ni­den­se y que no exis­ti­ría sin Lee.

Vi­vió des­pués en­tre Mon­roe­vi­lle y Nue­va York y nun­ca se ca­só. Cuan­do su her­ma­na Ali­ce, tam­bién abo­ga­da, ca­yó en­fer­ma, re­gre­só de­fi­ni­ti­va­men­te a su lo­ca­li­dad na­tal. No vol­vió a pu­bli­car y no con­ce­día en­tre­vis­tas. El re­ve­ren­do Tho­mas Butts, ami­go de la fa­mi­lia, ase­gu­ró que Lee le con­fió que no so­por­ta­ba la pre­sión editorial y las crí­ti­cas y que ha­bía di­cho to­do cuan­to te­nía que de­cir.

La es­cri­to­ra vi­vía ac­tual­men­te en la re­si­den­cia de an­cia­nos en la que in­gre­só tras su­frir en el 2007 un ic­tus. Pro­li­fe­ra­ron así las du­das so­bre su lu­ci­dez y ca­pa­ci­dad a la ho­ra de con­ce­der la au­to­ri­za­ción pa­ra la pu­bli­ca­ción de Go set a watch­man y rom­per un si­len­cio li­te­ra­rio de 55 años. Tam­bién por­que se afir­mó que el ma­nus­cri­to lo ha­bía ha­lla­do en sep­tiem­bre del 2014 Ton­ja Car­ter, abo­ga­da y per­so­na de con­fian­za de la es­cri­to­ra, y acu­sa­da de ma­ni­pu­lar­la. Una in­ves­ti­ga­ción es­ta­tal con­fir­mó que no hu­bo coac­ción pa­ra con­se­guir el per­mi­so.

Lee es­cri­bió con 30 años el li­bro que su­frió una de­ce­na de re­cha­zos de otros tan­tos edi­to­res y que se pa­só más de diez lus­tros co­gien­do pol­vo. «No era cons­cien­te de que hu­bie­ra so­bre­vi­vi­do, así que me que­dé tan sor­pren­di­da como fe­liz cuan­do mi que­ri­da ami­ga Ton­ja Car­ter lo des­cu­brió», con­fe­só la es­cri­to­ra, se­gún un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do por la editorial.

break­fast

UNI­VER­SAL PIC­TU­RES/ PHOTOFEST

El ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Gre­gory Peck y la es­cri­to­ra Har­per Lee, en una ima­gen to­ma­da en 1962 du­ran­te la «pre­miè­re» del fil­me «To Kill a Moc­king­bird», exi­to­sa adap­ta­ción al ci­ne de la no­ve­la de Lee que fue rea­li­za­da por el di­rec­tor Ro­bert Mu­lli­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.