La im­por­tan­cia de per­der a Lu­cas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - PE­DRO BA­RREI­ROS

Hay al­go inex­pli­ca­ble en el genio de Lu­cas, una jo­ya úni­ca a la que cui­dar, prác­ti­ca­men­te irre­pe­ti­ble por sus pro­pias con­di­cio­nes y las cir­cuns­tan­cias que le ro­dean en A Co­ru­ña y el De­por­ti­vo. Si un dato ha­bla de su de­ci­si­va im­por­tan­cia en es­te Dé­por, es el que de­fi­ne al fút­bol, los go­les. El co­ru­ñés ha mar­ca­do ca­tor­ce de los 30 de su equi­po, ca­si la mi­tad, y ha brin­da­do seis asis­ten­cias, por lo que so­lo los tri­den­tes ofen­si­vos del Ba­rça y del Ma­drid pre­su­men de su­mar más pun­tos que el de­por­ti­vis­ta. El Dé­por pierde a su me­jor go­lea­dor des­de la Bo­ta de Oro de Ma­kaay, jus­to des­pués del tem­po­ral de dis­pa­ros del pa­sa­do sá­ba­do en Ria­zor (el co­ru­ñés chu­tó más que nun­ca, sie­te de los vein­ti­cin­co de su equi­po) y cuan­do vi­si­ta al Es­pan­yol, uno de los ad­ver­sa­rios que más re­ma­tes con­ce­de (el pa­sa­do fin de semana el Va­len­cia le chu­tó en die­ci­sie­te oca­sio­nes).

Pe­ro el ba­ga­je de es­te fut­bo­lis­ta no se pue­de ex­pli­car úni­ca­men­te des­de las es­ta­dís­ti­cas. En reali­dad, los in­tan­gi­bles se re­ve­lan como aque­llo que ha­ce ver­da­de­ra­men­te ca­pi­tal su ren­di­mien­to con la ca­mi­se­ta blan­quia­zul. Lu­cas asu­me la im­por­tan­cia que tie­ne en el ves­tua­rio, pe­ro no la con­vier­te en un pe­so que las­tre su ren­di­mien­to, sino que aún lo mul­ti­pli­ca gra­cias al ca­ris­ma con que con­ta­gia a com­pa­ñe­ros y afi­cio­na­dos. Es­te ca­rác­ter, uni­do a una al­ta ca­pa­ci­dad go­lea­do­ra y la con­fian­za, dan como re­sul­ta­do un ju­ga­dor que aún no co­no­ce su te­cho y que se vuel­ve le­tal pa­ra sus ad­ver­sa­rios, in­ca­pa­ces de des­pe­gar­lo de sus con­di­cio­nes.

Por eso, pe­se a que ya ha­bía ju­ga­do otros par­ti­dos con mo­les­tias, es­pe­cial­men­te en los to­bi­llos, y aunque la ro­tu­ra mus- cu­lar en la pier­na iz­quier­da pa­re­ce des­car­ta­da, Víc­tor pre­fi­rió no ex­pri­mir­lo más y dar­le un pe­que­ño des­can­so pa­ra que vuel­va con las pi­las car­ga­das la pró­xi­ma semana con­tra el Gra­na­da. En el ges­to hay una mez­cla de ar­gu­men­tos: mu­cho de re­co­no­ci­mien­to a su vi­tal im­por­tan­cia, al­go de de­sa­fío a sus re­cam- bios, Rie­ra y Jo­nat­han, pa­ra que por fin mues­tren sus vir­tu­des, y otro tan­to de su­pers­ti­ción. No hay que ol­vi­dar que en el es­ta­dio del Es­pan­yol Lu­cas se le­sio­nó la pa­sa­da tem­po­ra­da pa­ra no vol­ver a ju­gar un so­lo mi­nu­to más des­de oc­tu­bre has­ta enero. El go­lea­dor ca­lle­je­ro, el que se que­da a chu­tar a puer­ta al fi­nal del ca­len- ta­mien­to pre­vio a los par­ti­dos y no re­gre­sa al ves­tua­rio has­ta que mar­ca, no quie­re tro­pe­zar en la mis­ma pie­dra.

Al­ter­na­ti­vas per­fec­tas

Los re­sul­ta­dos del De­por­ti­vo cuan­do Lu­cas ha fal­ta­do no in­vi­tan al op­ti­mis­mo. Ape­nas se le vio el pelo en la Co­pa más que en el par­ti­do de­ci­si­vo con­tra el Mi­ran­dés, pe­ro so­lo dis­pu­tó la me­dia ho­ra fi­nal, un brin­dis al sol que de­jó to­do como es­ta­ba (0-3). En la Li­ga, en cam­bio, na­da más que se per­dió un pu­ña­do de mi­nu­tos. La úni­ca vez que su nom­bre fal­tó de la ali­nea­ción, el cho­que de la pri­me­ra vuel­ta con­tra el Be­tis, apa­re­ció al ca­bo de una ho­ra y Fa­yçal mar­có el gol de la vic­to­ria. Como ti­tu­lar so­lo fue sus­ti­tui­do pre­ci­sa­men­te con­tra el Es­pan­yol (3-0), des­pués de mar­car dos y des­ta­car­se como el me­jor en el par­ti­do de la pri­me­ra vuel­ta, así como a seis mi­nu­tos del fi­nal fren­te al Ei­bar (2-0), al que ha­bía en­do­sa­do otro gol.

Tan­to Víc­tor como Sid­nei des­ta­ca­ron ayer su im­por­tan­cia del mis­mo mo­do, mien­tras ape­la­ban a la for­ta­le­za del co­lec­ti­vo. «Es un ju­ga­dor muy im­por­tan­te, pe­ro nues­tro gru­po es fuer­te y todos estamos pre­pa­ra­dos pa­ra su­plir­le», di­jo el cen­tral, mien­tras el téc­ni­co le se­cun­dó sin com­pa­rar­lo con nin­gún otro, tam­po­co con su so­cio Luis Al­ber­to: «Cuan­do es ba­ja un hom­bre im­por­tan­te del on­ce siem­pre es un con­di­cio­nan­te, pe­ro pa­ra eso tra­ba­ja­mos y pa­ra eso es­tán los com­pa­ñe­ros en­tre­nan­do to­do el tiem­po, pa­ra man­te­ner la for­ma, y te­ne­mos al­ter­na­ti­vas per­fec­tas pa­ra se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vos». Si na­die dis­cu­te la im­por­tan­cia de Lu­cas en el Dé­por, qui­zá hoy se di­ri­ma cuál es la de sus com­pa­ñe­ros en es­ta Li­ga.

GON­ZA­LO BARRAL

Lu­cas se pierde con­tra el Es­pan­yol su pri­mer par­ti­do de Li­ga.

SUS DA­TOS EN EL DÉ­POR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.