Pa­sión en el qui­ró­fano de «Ur­xen­cia ce­ro»

Un es­tu­dio con­fir­ma que la ci­ru­gía es una de las pro­fe­sio­nes con más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar pa­re­ja en el tra­ba­jo, como les su­ce­de a los per­so­na­jes de la se­rie de TVG

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - L. MOR­GA­DE

La pro­fe­sión de ci­ru­jano fi­gu­ra en­tre las más pro­pen­sas a que sus tra­ba­ja­do­res en­cuen­tren pa­re­ja en el tra­ba­jo. Un es­tu­dio de la agen­cia de da­tos Pri­ceo­no­mics, re­co­gi­do en di­ciem­bre por Eu­ro­pa Press y rea­li­za­do so­bre el cen­so de Nor­tea­mé­ri­ca, sos­tie­ne que un 25 % de quie­nes tra­ba­jan al man­do de un bis­tu­rí aca­ban mez­clan­do pla­cer y tra­ba­jo, so­lo su­pe­ra­dos en en­do­ga­mia por el gre­mio de los agri­cul­to­res (un 27 %). Los per­so­na­jes de Ur­xen

se­rie de Voz Au­dio­vi­sual que emi­te los do­min­gos Te­le­vi­sión de Ga­li­cia (22.05 ho­ras), co­rro­bo­ran es­ta teo­ría tro­pe­zan­do va­rias ve­ces con esa pie­dra en jor­na­das de tra­ba­jo tan in­ten­sas como pro­lon­ga­das.

El doc­tor Da­niel Lo­sa­da es el me­jor ejem­plo de ello. To­da una es­tre­lla de la ci­ru­gía, vi­vía es­tre­sa­do, aunque muy fe­liz, tra­ba­jan­do en el hospital Francisco Bal­mis y sal­van­do vi­das con su ex­tre­ma ha­bi­li­dad pa­ra los tras­plan­tes, has­ta que cru­zó la puer­ta la doc­to­ra Eva Mui­ños, que es su ex­pa­re­ja. Ella lo aban­do­nó cuan­do iban a ca­sar­se. Aho­ra, 19 años más tar­de, es­tán con­de­na­dos a tra­ba­jar jun­tos y a en­ten­der­se. Ade­más, la sor­pre­sa pa­ra Da­niel vie­ne con un ele­men­to aún más ines­pe­ra­do: Eva tie­ne una hi­ja de 19 años de edad pre­ci­sa­men­te.

An­tes de la irrup­ción de la doc­to­ra Muí­ños, Lo­sa­da ya ha­bía en­con­tra­do otra pa­re­ja y tam­bién tra­ba­ja en el Francisco Bal­mis. Se tra­ta de la doc­to­ra Lau­ra Mon­tes. La lle­ga­da de Eva des­per­ta­rá en ella una in­se­gu­ri­dad des­co­no­ci­da, por­que es la ex­no­via de su pa­re­ja, la ma­dre de su po­si­ble hi­ja y, ade­más, su je­fa de ser­vi­cio y una repu­tadí­si­ma ci­ru­ja­na, mien­tras ella lu­cha con te­són por de­jar de ser una ad­jun­ta y pa­sar a for­mar par­te del equi­po de tras­plan­tes.

Con tan­ta pre­sión en su en­torno, la doc­to­ra Mon­tes no pue­de de­jar de pre­gun­tar­se por qué Da­niel si­gue em­pe­ña­do en no ha­cer pú­bli­ca su re­la­ción y tie­ne que se­guir con­for­mán­do­se con sus en­cuen­tros clan­des­ti­nos por los des­pa­chos del hospital.

El doc­tor Lois Fe­rrei­ro es el pro­to­ti­po de don­juán, pe­ro su in­ten­so tra­ba­jo no le de­ja tiem­po pa­ra sa­lir mu­cho del hospital, así que ha es­ta­ble­ci­do allí den­tro su co­to de ca­za. Su úl­ti­mo tro­feo es la in­ge­nua Ca­tu­xa, en­fer­me­ra en la uni­dad de tras­plan­tes. Ade­más de mu­je­rie­go, Lois es tam­bién un crac de la me­di­ci­na con gran­des do­sis de va­ni­dad y no lle­va na­da bien que se co­noz­ca que el ce­la­dor Vi­tu es su pa­dre. Pe­ro es­te es

Pun­to de en­cuen­tro en @Ur­xen­ciaCe­ro

La web www.ur­xen­ciace­ro.com es el de pun­to de en­cuen­tro pa­ra los se­gui­do­res de la se­rie de Voz Au­dio­vi­sual, que tam­bién pue­den en­con­trar to­da la in­for­ma­ción so­bre la fic­ción a tra­vés de la pá­gi­na www.fa­ce­book.com/Ur­xen­ciaCe­ro y de la cuen­ta de Twit­ter @Ur­xen­ciaCe­ro.

to­da una ins­ti­tu­ción den­tro del tro y to­do el mundo re­cu­rre a él cuan­do ne­ce­si­ta al­go.

El víncu­lo fa­mi­liar es tam­bién un las­tre pa­ra las her­ma­nas Souto, que son hi­jas de un as de la ci­ru­gía. La pe­que­ña, Sa­ra, es una pro­me­te­do­ra ci­ru­ja­na ad­jun­ta que tra­ba­ja du­ro por ha­cer­se un hue­co en el equi­po de tras­plan­tes. La ma­yor, Án­xe­la, es la ge­ren­te del hospital. La re­la­ción en­tre ellas es dis­tan­te, pe­ro no por fal­ta de bue­nos sen­ti­mien­tos. A Án­xe­la le en­can­ta­ría ver triun­far a su her­ma­na pe­que­ña, pe­ro no se­rá ella quien la ayu­de a con­se­guir­lo. Po­co se sa­be de sus asun­tos sen­ti­men­ta­les, por­que am­bas tie­nen una co­ra­za di­fí­cil de tras­pa­sar, pe­ro que de­ja in­tuir sen­ti­mien­tos pu­ros y una gran pa­sión que ame­na­za con ex­plo­tar de for­ma atro­na­do­ra.

To­do lo con­tra­rio que el ca­rác­ter del doc­tor Xurxo Prie­to, un ci­ru­jano de gran vo­ca­ción y co- ra­je, que es ca­paz de re­nun­ciar a to­do por el amor que sien­te ha­cia Ma­ría, una jo­ven pa­cien­te a la que tra­ta des­de ha­ce tiem­po y que es­pe­ra un tras­plan­te re­nal.

Coor­di­nan­do al equi­po de tras­plan­tes se en­cuen­tra el doc­tor Adolfo Serantes, cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad es con­se­guir la au­to­ri­za­ción de las fa­mi­lias pa­ra las do­na­cio­nes. Con Pi­li Ga­rri­do, coor­di­na­do­ra de en­fer­me­ría, com­par­te el con­tac­to más es­tre­cho con los en­fer­mos y sus pa­rien­tes, lo que ha­ce que com­par­tan una com­pli­ci­dad.

De quien no se sa­be mu­cho es de Re­me, la je­fa de lim­pie­za, aunque ella sí co­no­ce las in­ti­mi­da­des de los de­más y siem­pre da con­se­jos muy sa­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.