La ab­so­lu­ción de Áu­rea So­to por la li­cen­cia de la pla­za de San An­to­nio la re­vi­sa­rá la Au­dien­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

por la acu­sa­ción po­pu­lar.

Fren­te al plan­tea­mien­to de la fis­ca­lía, las de­fen­sa de Áu­rea So­to y Car­los Hernández mantienen que la sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal se ajus­ta a la le­ga­li­dad. La acu­sa­ción po­pu­lar, por su par­te, se ad­hi­rió a la pe­ti­ción del fis­cal pa­ra que se re­pi­ta la prue­ba en la vis­ta que se ce­le­bre en la Au­dien­cia Pro­vin­cial en el mo­men­to de la ape­la­ción.

La sen­ten­cia que ex­cul­pó en pri­me­ra ins­tan­cia a Áu­rea So­to y a Car­los Hernández se dic­tó con fe­cha del pa­sa­do 7 de enero. Se abría en­ton­ces un pla­zo de diez días, con­ta­dos a par­tir del si­guien­te a de su no­ti­fi­ca­ción, pa­ra la in­ter­po­si­ción del re­cur­so de ape­la­ción. Ese pe­río­do se vio in­te­rrum­pi­do al ha­ber pe­di­do el fis­cal copia de la gra­ba­ción de la vis­ta oral, en la que ex­pre­sa­men­te so­li­ci­ta­ba la sus­pen­sión del pla­zo. Una diligencia de or­de­na­ción de la se­cre­ta­ria del Juz­ga­do de lo Pe­nal 2 con­si­de­ra­ba reanu­da­da el cómpu­to del pla­zo el día 15 de enero, tras la en­tre­ga de la copia so­li­ci­ta­da por el mi­nis­te­rio pú­bli­co, que le fue fa­ci­li­ta­da a su car­go.

Mantienen fis­cal y acu­sa­ción po­pu­lar que el go­bierno lo­cal no de­be­ría ha­ber le­ga­li­za­do los ga­ra­jes de la pla­za de San An­to­nio, par­ti­cu­lar­men­te la ex­plo­ta­ción con ca­rác­ter pri­va­do, cuan­do ocu­pan sue­lo que con­si­de­ran pú­bli­co. El per­mi­so se otor­gó, se­gún los acu­sa­dos, al am­pa­ro de la le­gis­la­ción del sue­lo, los dic­ta­dos del PXOM en­ton­ces vi­gen­te y la in­ter­pre­ta­ción de otra sen­ten­cia del TSXG so­bre es­ta ur­ba­ni­za­ción ame­na­za­da de de­rri­bo.

Otro as­pec­to que se dis­cu­te en es­te ca­so es el pa­go de 358.000 eu­ros como in­dem­ni­za­ción a la par­ti­cu­lar que man­te­nía vi­vos dos plei­tos, en el TSXG y en el Su­pre­mo. El ori­gen de su re­cla­ma­ción es­ta­ba en la pér­di­da de lu­ces tra­se­ras de una vi­vien­da y esa can­ti­dad la con­si­de­ran ex­ce­si­va tan­to el fis­cal como la acu­sa­ción po­pu­lar. Una disputa en­tre dos per­so­nas en un pub de O Car­ba­lli­ño, que aca­bó con uno de ellos con una pier­na no­ta, ten­drá pa­ra Ig­na­cio V. C. un cos­te de más de 33.000 eu­ros. Apar­te de la pe­na de pri­sión de seis me­ses, una sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal 1 de Ou­ren­se le im­po­ne el abono al Ser­gas de los gas­tos de aten­ción mé­di­ca y hos­pi­ta­la­ria, apar­te de la in­dem­ni­za­ción al hi­jo del le­sio­na­do, que falleció en ma­yo del 2014.

Tie­ne el ca­so su ori­gen en un in­ci­den­te so­bre las sie­te de la ma­dru­ga­da del 30 de sep­tiem­bre del 2012. El hoy fa­lle­ci­do Vi­cen­te D. M. se en­con­tra­ba en el in­te­rior del es­ta­ble­ci­mien­to to­man­do una cer­ve­za. El acu­sa­do se acer­có a él y lo abra­zó, por lo que Vi­cen­te lo apar­tó de un em­pu­jón, tras pe­dir­le, se­gún ha­bía de­cla­ra­do du­ran­te la ins­truc­ción, que de­ja­ra de dar­le be­sos en la me­ji­lla. Reac­cio­nó de for­ma vio­len­ta el acu­sa­do, que pro­pi­nó una pa­ta­da al otro clien­te, que ca­yó al sue­lo y no pu­do le­van­tar­se, da­do que te­nía ro­ta la ti­bia y el pe­ro­né de su pier­na de­re­cha, se­gún pu­die­ron com­pro­bar en el ser­vi­cio de ur­gen­cias del CHUO. Los dos pro­ta­go­nis­tas del su­ce­so es­ta­ban bo­rra­chos, se­gún afir­mó el acu­sa­do du­ran­te la vis­ta.

El in­for­me del mé­di­co fo­ren­se pre­ci­só que el le­sio­na­do ha­bía es­ta­do 136 días de ba­ja, con 32 de hos­pi­ta­li­za­ción. El le­sio­na­do falleció en ma­yo del 2014 por cau­sas aje­nas a es­te su­ce­so.

La ti­tu­lar del juz­ga­do va­lo­ra como ate­nuan­te la em­bria­guez de los im­pli­ca­dos, dan­do por bue­na la ver­sión ofre­ci­da en el jui­cio por un tes­ti­go, que afir­mó que el acu­sa­do y el agre­di­do es­ta­ban bo­rra­chos.

De­ja cla­ro la sen­ten­cia que en un de­li­to de le­sio­nes como es­te, el vi­gen­te Có­di­go Pe­nal per­mi­te im­po­ner pe­nas de pri­sión o mul­ta, aunque la jue­za op­ta por la pri­sión «en aten­ción a la for­ma en que ocu­rrie­ron los he­chos —Vi­cen­te fue gol­pea­do por Ig­na­cio sin que tu­vie­ra ni si­quie­ra una mí­ni­ma opor­tu­ni­dad de de­fen­der­se— y la gra­ve­dad de las le­sio­nes su­fri­das».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.