Amo­res de pu­ño y le­tra

Pro­ta­go­nis­tas Las ado­les­cen­tes reivin­di­can el va­lor emo­cio­nal del men­sa­je en pa­pel, pe­ro des­ta­can la ra­pi­dez y economía del in­ter­cam­bio di­gi­tal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - MAR GIL

Los amo­res de una chan­cla ve­ra­nie­ga y de una bo­ta in­ver­nal se im­pu­sie­ron al romanticismo del enamo­ra­mien­to ado­les­cen­te y a la pro­fun­di­dad del amor des­pués de la muer­te en la pri­me­ra edi­ción del cer­ta­men li­te­ra­rio de car­tas de amor con­vo­ca­do por el Concello de Ou­ren­se.

Tres alum­nas de se­cun­da­ria —dos del Blan­co Amor y una de Car­me­li­tas— re­ci­bie­ron ayer en la Es­co­la Mu­ni­ci­pal das Ar­tes Es­cé­ni­cas los pre­mios de un con­cur­so que pre­ten­de ani­mar la reflexión so­bre el amor pe­ro, so­bre to­do, «re­cu­pe­rar la es­cri­tu­ra».

La reivin­di­có an­te un gru­po de ado­les­cen­tes, com­pa­ñe­ros de las ga­na­do­ras, la con­ce­ja­la de Edu­ca­ción, Be­lén Igle­sias, que in­sis­tió en la con­ve­nien­cia de preo­cu­par­se por la le­tra y por la or­to­gra­fía en un tiem­po ab­so­lu­ta­men­te do­mi­na­do por la pan­ta­lla di­gi­tal.

Alum­nos de la Es­co­la das Ar­tes Es­cé­ni­cas es­ce­ni­fi­ca­ron dos pie­zas tea­tra­les.

Noelia Ve­lo Ou­to­mu­ro, An­drea Ce­rre­da Gó­mez y Lu­cía Her­mo­si­lla Ta­ma­yo son las ga­na­do­ras de un con­cur­so que, apun­tan, les ha da­do la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir que exis­te vi­da más allá del what­sapp y de las re­des so­cia­les.

Lu­cía, del Blan­co Amor, se atre­vió con una his­to­ria que di­fí­cil­men­te po­dría te­ner como so­por­te a in­ter­net: una carta fe­cha­da en 1952 en la que un ma­ri­do le es­cri­be a su esposa fa­lle­ci­da, agra­de­cién­do­le el amor vi­vi­do, los hi­jos y el tiem­po com­par­ti­do. «Sin ti no ha­bría si­do fe­liz», con­clu­ye el men­sa­je fic­ti­cio del es­po­so.

Noelia, que re­ci­bió el pri­mer pre­mio, ex­hi­bió ori­gi­na­li­dad en una carta en la que una bo­ta ma­rrón le can­ta sus amo­res de ar­ma­rio a una chan­cla con es- tam­pa­do de ma­ri­po­sas li­las y ti­ra ama­ri­lla: «Pen­sé que to­da la gen­te iba a ha­cer lo mis­mo, con per­so­nas, y de­ci­dí es­co­ger ob­je­tos pa­ra pro­ta­go­ni­zar la carta».

Lu­cía, de Car­me­li­tas, pre­fe­rió des­car­gar su yo en el cer­ta­men. Es­cri­bió una carta, con sus pro­pios sen­ti­mien­tos, a un ami­go: «Se la di­ri­gí a Ma­nuel, un ni­ño que me gus­ta. Cuan­do lo co­no­cí ex­pe­ri­men­té mu­chos sen­ti­mien­tos y son los que pu­se en la carta».

El pu­dor no fue un obs­tácu­lo, re­co­no­ce: «Me pro­vo­ca­ba ner- vios pen­sar que ten­dría que leer­la en pú­bli­co, pe­ro no me cos­tó es­cri­bir­la y pre­sen­tar­la».

Pe­se a sus dis­tin­tos es­ti­los li­te­ra­rios y al muy di­fe­ren­te en­fo­que de sus tra­ba­jos, las tres coin­ci­den en sen­tir­se aje­nas a la co­rres­pon­den­cia pos­tal. En un ca­so, la­te, con cier­ta di­fi­cul­tad, el re­cuer­do de la úni­ca carta es­cri­ta en su vi­da: «Una de Navidad, pa­ra mi fa­mi­lia, cuan­do era pe­que­ña. Aho­ra uso el co­rreo elec­tró­ni­co».

En otro, es una pri­ma en Se­vi­lla la pro­ta­go­nis­ta, des­de ha­ce un año, de un afán epis­to­la­rio que no aca­ba de con­so­li­dar­se por las fre­cuen­tes fal­tas de res­pues­ta. Pa­ra la ter­ce­ra pre­mia­da es una tía re­si­den­te en Lo­gro­ño la úni­ca des­ti­na­ta­ria de «al­gu­na carta cuan­do era pe­que­ña».

El pa­sa­do, tam­bién en­tre ado- les­cen­tes, es el pun­to de en­cuen­tro con las car­tas de pu­ño y le­tra. Pa­ra Noelia, An­drea y Lu­cía, el con­cur­so ha su­pues­to, de un mo­do u otro, un cier­to acer­ca­mien­to.

Noelia Ve­lo ha des­cu­bier­to que «es me­jor que los men­sa­jes de tex­to por­que la carta es más bo­ni­ta, lle­va tu le­tra y ex­pre­sas me­jor tus sen­ti­mien­tos». Lu­cía va­lo­ra el he­cho de que se pue­da con­ser­var: «Si cam­bias de mó­vil y pier­des el men­sa­je, pa­re­ce que pier­des los sen­ti­mien­tos». Y An­drea ad­mi­te que, al es­cri­bir la carta del con­cur­so, re­vi­vió los sen­ti­mien­tos ha­cia su Romeo.

Pe­se a to­do, nin­gu­na tie­ne du­da en ru­bri­car las pa­la­bras de Noelia: «La carta es más bo­ni­ta pe­ro, en el día a día, me­jor di­gi­tal; es más rá­pi­do y más eco­nó­mi­co».

SANTI M. AMIL

Las tres ga­na­do­ras, tras el ac­to de en­tre­ga de pre­mios, que con­tó con una ac­tua­ción tea­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.