La ou­ren­sa­na Co­pa­sa afron­ta la fa­se fi­nal del AVE a La Me­ca

La ou­ren­sa­na Co­pa­sa y me­dio cen­te­nar de ga­lle­gos en­ca­ran el tra­mo fi­nal del AVE La Me­ca-Me­di­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - RU­BÉN SANTAMARTA TEX­TOS VÍTOR ME­JU­TO FO­TOS

En el año 622 des­pués de Cris­to, el pro­fe­ta Maho­ma sa­lió de La Me­ca en di­rec­ción a Me­di­na. Tar­dó, cal­cu­lan los his­to­ria­do­res, unos tres me­ses en cu­brir los qui­nien­tos ki­ló­me­tros que se­pa­ran es­tas dos ciu­da­des de Ara­bia Sau­dí, en pleno ve­rano, en un lu­gar don­de es fá­cil lle­gar a los 50 gra­dos. Aque­lla hui­da, la hé­gi­ra pa­ra el Is­lam, mar­có el ini­cio a las ma­yo­res pe­re­gri­na­cio­nes del pla­ne­ta. Ca­da año, en­tre dos y tres mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes lle­gan a es­tas ciu­da­des san­tas. Pa­ra ha­cer­se una idea, el Ca­mino de San­tia­go mue­ve a unas 250.000 per­so­nas; una dé­ci­ma par­te.

Esos mi­llo­nes de pe­re­gri­nos se tras­la­dan hoy, bá­si­ca­men­te, en bu­ses, en unas cin­co ho­ras en el me­jor de los ca­sos. Si na­da se tuer­ce —y ha­blan­do de es­ta obra, eso es bien po­si­ble—, en dos o tres años ese re­co­rri­do se po­drá cu­brir en po­co más de 120 mi­nu­tos. A 300 ki­ló­me­tros por ho­ra. Y gra­cias a una do­ce­na de em­pre­sas es­pa­ño­las que es­tán cons­tru­yen­do el lla­ma­do AVE del de­sier­to, ad­mi­tien­do como de­sier­to un ex­ten­sí­si­mo pe­dre­gal en el que es fá­cil cru­zar­se con al­gún be­dui­nos y decenas de dro­me­da­rios.

Esa in­fra­es­truc­tu­ra, que cos­ta­rá más de 12.000 mi­llo­nes de eu­ros cuan­do es­té fi­na­li­za­da —es una de las ma­yo­res obras pú­bli­cas del pla­ne­ta—, se­rá reali­dad, en bue­na me­di­da, por ta­len­to ex­por­ta­do des­de Ga­li­cia. En el con­sor­cio es­pa­ñol par­ti­ci­pa la cons- truc­to­ra ou­ren­sa­na Co­pa­sa, que ha mo­vi­li­za­do a más de 200 em­plea­dos de Es­pa­ña, en­tre ellos me­dio cen­te­nar de ga­lle­gos. Tam­bién ha con­tra­ta­do la co­mi­da del cam­pa­men­to de ex­pa­tria­dos —a cien ki­ló­me­tros de Me­di­na— con un cá­te­ri­ng de A Co­ru­ña lla­ma­do Como. Y se ha traí­do ade­más a una sub­con­tra­ta de Val do Du­bra, Ma­qui­sa­ba, es­pe­cia­lis­ta en tra­ba­jos a pie de vía.

El re­sul­ta­do del tra­ba­jo ini­cia­do ha­ce dos años es ya pal­pa­ble. Hay 324 ki­ló­me­tros por los que se pue­de tran­si­tar, en pre­ca­rio, no aún con los tre­nes que ha­ce Tal­go. La cons­truc­to­ra ga­lle­ga se en­car­ga de mon­tar la ba­se de pie­dra, las tra­vie­sas y la pro­pia vía en una par­te del re­co­rri­do, 239 ki­ló­me­tros; de ellos, ya tie­ne lis­tos 160. Ade­más, se en­car­ga­rá de to­do el man­te­ni­mien­to du­ran­te 12 años. Pa­ra ello ha mon­ta­do tres ba­ses que se que­da­rán al car­go de esa fu­tu­ra ta­rea. A Co­pa­sa es­te con­tra­to le re­por­ta­rá unos 640 mi­llo­nes de eu­ros, de los 6.700 que se lle­va el con­sor­cio es­pa­ñol. En­tre ace­ro ad­qui­ri­do a una fir­ma in­dia, mon­tar la fá­bri­ca de tra­vie­sas y el ta­ller de sol­da­du­ra de vía, ad­qui­rir lo­co­mo­to­ras pa­ra ir asen­tan­do el re­co­rri­do, las ba­ses, el cam­pa­men­to... ya ha in­ver­ti­do unos 70 mi­llo­nes.

Ré­pli­ca del AVE es­pa­ñol

El fe­rro­ca­rril La Me­ca-Me­di­na es, téc­ni­ca­men­te, igual que uno es­pa­ñol. Des­de el ti­po de vía has- ta la dis­tan­cia en­tre tra­vie­sas, las agu­jas, las balizas... Has­ta dis­pon­drá del sis­te­ma es­pe­cial de fre­na­do ERTMS, ese del que ca­re­ce aún la lí­nea ga­lle­ga. Pe­ro to­do ello con ca­rac­te­rís­ti­cas adap­ta­das a un lu­gar con dro­me­da­rios, un in­ten­so ca­lor y unas cos­tum­bres y fi­lo­so­fía de tra­ba­jo muy di­fe­ren­tes a las que se co­no­cen en Eu­ro­pa.

En­tre los pri­me­ros que tu­vie­ron que afron­tar to­do ese cam­bio pa­ra ar­mar lo que vino des­pués es­tá el pontevedrés Da­niel Valenzuela, res­pon­sa­ble del área ad­mi­nis­tra­ti­va de la em­pre­sa en Ara­bia. Lle­gó ha­ce ya cua­tro años y en Es­pa­ña se que­da­ron mu­jer e hi­ja. Su tra­ba­jo en Ye­da y en Riad ha ser­vi­do pa­ra sol­ven­tar mu­chas in­ci­den­cias du­ran­te el lar­go pe­ri­plo que lle­va es­ta obra, com­ple­ja or­ga­ni­za­ti­va­men­te (se han mon­ta­do ta­lle­res pa­ra las pie- zas, en lu­gar de im­por­tar­lo to­do, por ejem­plo) y de­li­ca­da so­cial­men­te, al unir las dos ciu­da­des sa­gra­das del is­lam, ve­ta­das a los no mu­sul­ma­nes. «Aquí to­do es muy di­fe­ren­te, vie­ne por­que era una gran opor­tu­ni­dad», apun­ta.

Lo es. To­do un re­to de in­ge­nie­ría pa­ra im­plan­tar un tren que mo­ve­rá has­ta 160.000 per­so­nas en los días cla­ve del Haj, tras el Ra­ma­dán, cuan­do se pro­du­cen las gran­des aglo­me­ra­cio­nes en La Me­ca que dan la vuel­ta al mundo (aunque pe­re­gri­nos hay sin pa­rar to­do el año). Eso su­pon­drá prác­ti­ca­men­te que sal­ga un AVE ca­da cin­co mi­nu­tos en un te­rri­to­rio que des­co­no­ce es­te me­dio de trans­por­te. La obra es, en cier­to mo­do, como aque­lla que cru­zó Es­ta­dos Uni­dos ha­ce 150 años, el fe­rro­ca­rril del oes­te. Una re­vo­lu­ción con un pu­ña­do de pio­ne­ros lle­ga­dos del an­ti­guo Fi­nis Te­rrae.

Cuan­do es­té en mar­cha, mo­ve­rá 160.000 pa­sa­je­ros al día; un AVE ca­da cin­co mi­nu­tos

VÍTOR ME­JU­TO

La cons­truc­to­ra ou­ren­sa­na se en­car­ga de mon­tar 239 ki­ló­me­tros de vía fé­rrea, de los que ha com­ple­ta­do ya 160.

Aunque tie­nen pa­sos pro­pios, es fá­cil en­con­trar­se jun­to a la vía a dro­me­da­rios de po­bla­cio­nes be­dui­nas que se cue­lan por el va­lla­do ex­te­rior en me­dio de un de­sier­to de pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.