De­cla­ran tes­ti­go pro­te­gi­do al sicario arre­pen­ti­do que de­nun­ció a una ou­ren­sa­na

El tes­ti­go prin­ci­pal del ca­so So­nia Coe­llo so­li­ci­tó de­cla­rar por vi­deo­con­fe­ren­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada -

El in­mi­gran­te ecua­to­riano con­tra­ta­do por la ou­ren­sa­na So­nia Coe­llo pa­ra co­me­ter un cri­men —in­clu­so dos, por lo que la re­tri­bu­ción pac­ta­da no es­ta­ba ce­rra­da y po­día ser de 3.000 o 6.000 eu­ros— no ten­drá que mi­rar­la a la ca­ra. Vi­ve en Pa­len­cia. Con­tra­ta­do por co­rreo elec­tró­ni­co, cuan­do se per­ca­tó del al­can­ce del asun­to en el que se es­ta­ban me­tien­do, acu­dió a la po­li­cía. Su clien­ta re­sul­tó ser una per­so­na que ya ha­bía si­do con­de­na­da por un de­li­to de pro­po­si­ción al ase­si­na­to. So­lo la vio el día 23 de ju­nio del 2014, fe­cha en la que se tras­la­dó a Ou­ren­se si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de la mu­jer, que lo re­ci­bió en la es­ta­ción Em­pal­me sin ser cons­cien­te de que la po­li­cía con­tro­la­ba todos sus mo­vi­mien­tos. El fa­lli­do sicario, que en In­ter­net se ha­bía ofre­ci­do a rea­li­zar tra­ba­jos y se asus­tó al com­pro­bar que lo es­ta­ban con­tra­tan­do pa­ra co­me­ter un cri­men, vol­vió a su ca­sa. Con­clui­da la fa­se de ins­truc­ción del ca­so, ya so­lo que­da ce­le­brar el jui­cio. El tes­ti­go ha pe­di­do no te­ner que asis­tir, en­tre otros mo­ti­vos por­que sus me­dios eco­nó­mi­cos son es­ca­sos. Quie­re de­cla­rar por vi­deo­con­fe­ren­cia. La Au­dien­cia ha or­de­na­do que se adop­ten «las me­di­das fí­si­cas ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar el con­tac­to vi­sual di­rec­to en­tre el mis­mo y la acu­sa­da».

So­nia Coe­llo, de 37 años fue con­de­na­da en di­ciem­bre del 2013 a tres años de pri­sión por un pro­ce­der si­mi­lar, aunque en aque­lla oca­sión no ha­bía avan­za­do tan­to en la con­tra­ta­ción del ase­si- no a suel­do. En la que aho­ra se juz­ga, su ob­je­ti­vo era una mu­jer de quien sos­pe­cha­ba que man­te­nía una re­la­ción con su ex pa­re­ja. Las ins­truc­cio­nes que apa­re­cen en los co­rreos elec­tró­ni­cos que se cru­za­ron clien­ta y sicario ha­cían re­fe­ren­cia a una o dos in­ter­ven­cio­nes, que se de­ci­di­rían so­bre la mar­cha, por lo cual co­bra­ría 3.000 o 6.000 eu­ros. Como an­ti­ci­po le ha­bía da­do 150 eu­ros.

El mi­nis­te­rio fis­cal so­li­ci­ta pa­ra la acu­sa­da do­ce años de pri­sión y la prohi­bi­ción ex­pre­sa de que se acer­que a la mu­jer a la que pre­ten­día que ma­ta­ran, du­ran­te un pe­río­do de quin­ce años y con un pe­rí­me­tro de se­gu­ri­dad de tres­cien­tos me­tros de su do­mi­ci­lio o de su cen­tro de tra­ba­jo. La per­ju­di­ca­da, que en sep­tiem­bre del 2013 ha­bía de­nun­cia­do a la acu­sa­da por­que la se­guía y la lla­ma­ba por te­lé­fono de for­ma reite­ra­da, se per­so­nó pa­ra ejer­cer la acu­sa­ción. Pi­de tre­ce años y me­dio de pri­sión, y ele­va a vein­te años la so­li­ci­tud del pe­río­do de ale­ja­mien­to, con una dis­tan­cia de qui­nien­tos me­tros.

La de­fen­sa de So­nia Coe­llo, por su par­te, pi­de su li­bre ab­so­lu­ción. Y re­cla­ma la de­cla­ra­ción como pe­ri­tos de dos es­pe­cia­lis­ta de la uni­dad de psi­co­lo­gía fo­ren­se de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, au­to­res de un es­tu­dio psi­co­ló­gi­co

de la acu­sa­da que obra so­bre las ca­pa­ci­da­des vo­li­ti­vas cog­ni­ti­vas de la im­pli­ca­da en el ca­so «y que ob­via de­li­be­ra­da­men­te el mi­nis­te­rio fis­cal a pe­sar de so­li­ci­tar una pe­na de do­ce años de pri­sión pa­ra la impu­tada».

So­nia Coe­llo, se­gún la sen­ten­cia del 2013 que la con­de­nó por pro­po­si­ción al ho­mi­ci­dio, es­tá afec­ta­da por un tras­torno adap­ta­ti­vo con sín­to­mas de­pre­si­vos y an­sio­sos pa­ra el que re­ci­bía tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co y psi­co­ló­gi­co cuan­do ocu­rrie­ron los he­chos, que ni dis­mi­nuía ni anu­la­ba su con­cien­cia y vo­lun­tad, como re­sal­ta el fis­cal en el es­cri­to de acu­sa­ción por es­tos he­chos.

AN­TO­NIO COR­TÉS

En pri­sión. So­nia Coe­llo, en pri­sión des­de su de­ten­ción en ju­nio del 2014, en la ima­gen cuan­do pa­só a dis­po­si­ción ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.