Es­pa­ña em­pie­za a no­tar el pa­rón de la economía mun­dial

Se frenan las ven­tas de co­ches y de elec­tro­do­més­ti­cos y caen las in­ver­sio­nes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - ANA BALSEIRO

Los avi­sos de que la economía mun­dial se es­tá ra­len­ti­zan­do y de que su cre­ci­mien­to va a ser me­nor del que se es­pe­ra­ba no de­jan de su­ce­der­se. Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les —des­de el FMI a la Co­mi­sión Eu­ro­pea— han re­vi­sa­do a la ba­ja sus pre­vi­sio­nes y el jue­ves se les su­mó la OCDE en idén­ti­co sen­ti­do. El or­ga­nis­mo que pre­si­de Ángel Gu­rría jus­ti­fi­có su pe­si­mis­mo en la ra­len­ti­za­ción acu­sa­da de los paí­ses emer­gen­tes y en la mo­des­ta re­cu­pe­ra­ción de los avan­za­dos y re­cla­mó una «res­pues­ta co­lec­ti­va» que reac­ti­ve la de­man­da, con­ven­ci­do de que «las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias por sí so­las no fun­cio­na­rán».

Ese es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal con ries­gos cre­cien­tes —des­de Chi­na a la evo­lu­ción del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y, en es­pe­cial, del pe­tró­leo, pa­san­do por el vi­ra­je en la po­lí­ti­ca de ti­pos de EE.UU.— su­ma­do al pe­so de la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca na­cio­nal, han co­men­za­do a de­jar­se sen­tir en la economía es­pa­ño­la, que ha es­tre­na­do el año con los in­di­ca­do­res de con­fian­za en re­tro­ce­so y con el con­su­mo, aunque en po­si­ti­vo, cre­cien­do a me­nor rit­mo. En los des­pa­chos se es­tán en­cen­dien­do ya al­gu­nas aler­tas an­te el te­mor a la re­ce­sión.

LAS PRE­VI­SIO­NES

Avi­sos de Moody’s al BBVA. La guin­da de que la fies­ta pue­de es­tar a pun­to de de­jar de ser di­ver­ti­da pa­ra Es­pa­ña la pu­so en la no­che del vier­nes Moody’s. La agen­cia de ca­li­fi­ca­ción de ries­gos, aunque des­ta­ca que el ac­tual cre­ci­mien­to del país es­tá en­tre los más po­ten­tes de la eu­ro­zo­na (del 3,2 % en el 2015), cree que res­pon­de más a una cues­tión cí­cli­ca que es­truc­tu­ral, por lo que pe­se a man­te­ner en apro­ba­do me­dio la no­ta de la deu­da so­be­ra­na, ha re­ba­ja­do su pers­pec­ti­va de po­si­ti­va a es­ta­ble. El mo­ti­vo es que con­si­de­ra im­pro­ba­ble que se adop­ten nue­vas re­for­mas es­truc­tu­ra­les en el país en tres o cua­tro años, «sea cual sea la com­po­si­ción» del pró­xi­mo go­bierno, lo cual ten­drá im­pli­ca­cio­nes ne­ga­ti­vas pa­ra el cre­ci­mien­to y la hi­per­tró­fi­ca deu­da pú­bli­ca, de ca­si el 100 % del PIB.

Más ma­de­ra. El ser­vi­cio de es­tu­dios del BBVA en su úl­ti­mo in­for­me pro­nos­ti­ca un cre­ci­mien­to del 2,7 % del PIB, aunque da la voz de alar­ma so­bre que la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca co­mien­ce a afec­tar a las de­ci­sio­nes de em­pre­sas y ho­ga­res, pe­se a que el de­te­rio­ro ob­ser­va­do has­ta aho­ra en las va­ria­bles fi­nan­cie­ras ha si­do «mo­de­ra­do y so­lo re­la­ti­vo».

LA BOL­SA

Un des­plo­me del 18 %. «El mer­ca­do ha pre­di­cho nue­ve de las úl­ti­mas cin­co re­ce­sio­nes», de­cía el eco­no­mis­ta y pre­mio no­bel Paul Sa­muel­son, pa­ra in­di­car que los mer­ca­dos no siem­pre an­ti­ci­pan los ci­clos eco­nó­mi­cos. El arran­que del 2016 ha si­do ca­tas­tró­fi­co en las bol­sas. El Ibex ha lle­ga­do a per­der el 18 % de su va­lor des­de prin­ci­pios de año y la semana pa­sa­da fue la peor des­de el res­ca­te pa­ra el parqué es­pa­ñol, con el sec­tor fi­nan­cie­ro como prin­ci­pal dam­ni­fi­ca­do, de­bi­do a las du­das so­bre la sol­ven­cia de Deuts­che Bank y al mie­do ge­ne­ra­do por la si­tua­ción de la ban­ca ita­lia­na, que ejer­cie­ron un efec­to con­ta­gio. La pre­gun­ta es la de si el pá­ni­co in­ver­sor es­tá an­ti­ci­pan­do una nue­va re­ce­sión o es una sim­ple so­bre­rreac­ción. La ma­yo­ría de los ana­lis­tas se apun­tan, por el mo­men­to, a la se­gun­da ex­pli­ca­ción, pe­ro el in­cier­to es­ce­na­rio glo­bal y do­més­ti­co no ayu­da a con­ju­rar el mie­do.

LAS IN­VER­SIO­NES Los ex­tran­je­ros frenan sus ope

ra­cio­nes. Los in­ver­so­res ex­tran­je­ros no se han ido, pe­ro tie­nen con­ge­la­das sus de­ci­sio­nes. «Sal­dre­mos si co­bra fuer­za un Go­bierno con Po­de­mos», di­cen des­de un gran ban­co de in­ver­sión in­ter­na­cio­nal. Y ese sen­ti­mien­to afec­ta no so­lo a los mer­ca­dos de va­lo­res sino a in­ver­sio­nes de to­do ti­po. «Los ex­tran­je­ros to­da­vía mantienen po­si­cio­nes e in­clu­so las han to­ma­do en ac­ti­vos lí­qui­dos, como la deu­da pú­bli­ca, pe­ro don­de es­tán to­tal­men­te in­te- rrum­pi­das las las in­ver­sio­nes es en los ac­ti­vos ilí­qui­dos: com­pra de em­pre­sas, in­mo­bi­lia­rio, ca­pi­tal ries­go...», con­fir­ma otro ges­tor es­pa­ñol de fon­dos.

EL EM­PLEO

Un mer­ca­do por iner­cia. Es­pa­ña se en­fren­ta al re­to de un fre­na­zo mun­dial con más de cua­tro mi­llo­nes y me­dio de pa­ra­dos. Y eso no ha su­ce­di­do an­te nin­gu­na otra cri­sis, don­de ha­bía mu­cha más gra­sa, no so­lo en el mer­ca­do la­bo­ral, sino tam­bién en el con­jun­to de la economía. Enero es tra­di­cio­nal­men­te ne­ga­ti­vo pa­ra el em­pleo. La Se­gu­ri­dad So­cial per­dió una me­dia de 204.000 afi­lia­dos (-1,2 %) res­pec­to al mes an­te­rior, ci­fra ade­más más abul­ta­da que las re­gis­tra­das en enero del 2014 y 2015, cuan­do el sis­te­ma res­tó 199.902 y 184.031 co­ti­zan­tes res­pec­ti­va­men­te. En al- gu­nas em­pre­sas sos­tie­nen que la in­se­gu­ri­dad so­bre el fu­tu­ro marco le­gis­la­ti­vo —si cam­bia­rá o no la re­for­ma la­bo­ral— tam­bién es­tá echan­do atrás las con­tra­ta­cio­nes.

LA COM­PRA DE CO­CHES

Po­si­ti­va, pe­ro me­nos. La ad­qui­si­ción de vehícu­lo es un buen ter­mó­me­tro de con­su­mo. La patronal de los con­ce­sio­na­rios, Fa­co­nau­to, va­lo­ra­ba las ven­tas de enero se­ña­lan­do que no ha­bían cum­pli­do sus ex­pec­ta­ti­vas, pe­se a que se in­cre­men­ta­ron un 12 %, la ma­yor subida des­de el 2008. En Ga­li­cia, en cam­bio, el dato de ini­cio de año es ne­ga­ti­vo. «La ac­ti­vi­dad co­mer­cial de los con­ce­sio­na­rios se ha re­du­ci­do mu­cho en enero a la car­te­ra de pe­di­dos pro­ve­nien­tes de fi­nal del año pa­sa­do», sub­ra­yan los con­ce­sio­na­rios, al­go que co­nec­ta con la caí­da del in­di­ca­dor de con­fian­za de los con­su­mi­do­res, que el mes pa­sa­do su­frió «un sig­ni­fi­ca­ti­vo de­te­rio­ro en todos sus com­po­nen­tes, pe­ro en es­pe­cial en el de la ten­den­cia de la economía en ge­ne­ral», ex­pli­ca el ser­vi­cio de es­tu­dios de la CEOE.

LA DIS­TRI­BU­CIÓN

Me­nos elec­tro­do­més­ti­cos. En una re­la­ción cau­sa-efec­to, la caí­da de la con­fian­za en el fu­tu­ro de la economía ero­sio­na la in­ten­ción de com­pra de los con­su­mi­do­res. Se­gún da­tos de Anged, la patronal de las gran­des em­pre­sas de dis­tri­bu­ción, la venta de elec­tro­do­més­ti­cos de lí­nea blan­ca re­tro­ce­dió un 1,5 % en enero y el tex­til un 5,3 %, tras su­mar 16 me­ses de cre­ci­mien­to.

EL CE­MEN­TO

Un 1 % me­nos. Ter­mó­me­tro pa­ra la cons­truc­ción (que si­gue sien­do un sec­tor cla­ve, pe­ro co­gi­do con al­fi­le­res), el con­su­mo de ce­men­to ca­yó en enero el 1,1 %, fren­te a las pre­vi­sio­nes de la patronal Ofi­ce­men, que en cam­bio es­pe­ra­ba un cre­ci­mien­to del 2 %. El mie­do pe­sa.

Las bol­sas mun­dia­les han em­pe­za­do el año con un gran ner­vio­sis­mo, por la co­yun­tu­ra glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.