La pa­re­ja muer­ta en O Son ha­bía pe­di­do ayu­da al Concello y vi­vía de una pen­sión

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

ella. De he­cho, ha­bían acu­di­do al Concello en bus­ca de ayu­da.

El al­cal­de de Por­to do Son, Luis Oujo, in­di­có que no co­no­cía a la pa­re­ja, pe­ro pu­do sa­ber por los téc­ni­cos mu­ni­ci­pa­les que ha­bían pa­sa­do por Ser­vi­zos So­ciais ha­ce un año y me­dio pa­ra so­li­ci­tar una ayu­da de emer­gen­cia so­cial. Sin em­bar­go, des­pués de eso no vol­vie­ron por allí. Los ve­ci­nos se­ña­la­ban que la mu­jer co­bra­ba una pen­sión y que al­gu­na vez re­cu­rría a pa­rien­tes en bus­ca de ayu­da. Su­gie­ren tam­bién, ve­la­da­men­te, que po­dría te­ner pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el con­su­mo de al­cohol u otras sus­tan­cias.

Re­la­ción nor­mal

Sin em­bar­go, el he­cho de que Rosa Re­go y Pe­dro P. ape­nas se re­la­cio­na­sen con su en­torno im­pi­de sa­ber de­ma­sia­dos de­ta­lles so­bre su si­tua­ción ni so­bre la re­la­ción que man­te­nían. Sus co­no­ci­dos ase­gu­ran que nun­ca ha­bían es­cu­cha­do gri­tos ni na­da ex­tra­ño en la vi­vien­da, ni les ha­bían vis­to dis­cu­tir. «Pa­re­cían un­ha pa­re­lla nor­mal. Can­do pa­sa­ban, sau­da­ban e non ti­ñan máis tra­to con nin­guén. Eu nun­ca os sen­tín be­rrar, pe­ro de por­tas pa­ra den­tro ca­da un sa­be o que ten na súa ca­sa», se­ña­la­ba una ve­ci­na.

ca fin la a so ce Ac

Un ma­tri­mo­nio que du­ran­te los dos úl­ti­mos años ha­bía com­par­ti­do cur­sos de in­for­má­ti­ca con los fa­lle­ci­dos des­cri­bía tam­bién como nor­mal la re­la­ción de la pa­re­ja. De Pe­dro P., a quien ape­nas co­no­cían en la pa­rro­quia de Xu­ño pe­se a lle­var ya años vi­vien­do allí, cuen­tan que le gus­ta­ban los or­de­na­do­res y que so­lía ayu­dar a sus com­pa­ñe­ros en las cla­ses, que te­nían pre­vis­to re­to­mar en mar­zo.

Lo que se co­men­ta de Rosa Re­go es que no ha­bía lo­gra­do su­pe­rar la muer­te de su úni­co hi­jo, que de­sa­pa­re­ció en aguas de la ría de Arou­sa y cu­yo ca­dá­ver nun­ca se lo­ca­li­zó. Tras es­te trá­gi­co su­ce­so, la úni­ca fa­mi­lia que le que­da­ba es un her­mano que vi­ve en León y que fue quien dio la voz de alar­ma al no lo­grar con­tac­tar con ella. Tras re­ci­bir su lla­ma­da, la Guar­dia Ci­vil acu­dió a la vi­vien­da y en­con­tró a la mu­jer en el ex­te­rior del in­mue­ble, en la par­te tra­se­ra, y al hom­bre en el in­te­rior, en una es­tan­cia de la plan­ta ba­ja de la ca­sa.

La in­ves­ti­ga­ción in­ten­ta es­cla­re­cer si Rosa Re­go se ca­yó, se ti­ró o si la arro­ja­ron por la ven­ta­na, y si Pe­dro P. in­gi­rió al­gún ti­po de me­di­ca­men­to con la in­ten­ción de aca­bar con su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.