«Se es­tán em­pe­zan­do a ver fe­nó­me­nos como el ade­lan­to de las flo­ra­cio­nes»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El 2015 pul­ve­ri­zó ré­cords de tem­pe­ra­tu­ras má­xi­mas en no­viem­bre y di­ciem­bre y en enero de es­te año se ba­tie­ron mar­cas his­tó­ri­cas en se­ten­ta años —has­ta 23,8 gra­dos—. El pa­sa­do jue­ves San­tia­go anotó una mí­ni­ma de -1,9 gra­dos, la más ba­ja de to­do el año pa­sa­do y lo que va del 2016. ¿El tiem­po se ha vuel­to lo­co? Ma­ría Luz Ma­cho Eiras, li­cen­cia­da en Quí­mi­ca, sub­di­rec­to­ra xe­ral de Me­teo­ro­lo­xía e Cam­bio Cli­má­ti­co de la Xun­ta y di­rec­to­ra de Me­teoGa­li­cia, de­ja cla­ro que es­te ti­po de in­vier­nos «de con­tras­tes» son y se­rán ca­da vez más fre­cuen­tes.

—Los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co son in­du­da­bles a ni­vel glo­bal, pe­ro ¿se de­tec­tan ya a ni­vel re­gio­nal?

—Cuan­do ha­bla­mos de cam­bio cli­má­ti­co, ha­bla­mos de se­ries de da­tos de mu­chas dé­ca­das. En Ga­li­cia, las evi­den­cias que te­ne­mos es que se ob­ser­va un as­cen­so de la tem­pe­ra­tu­ra en los úl­ti­mos años. No es muy ele­va­do, pe­ro sí ha ido su­bien­do. Sin em­bar­go, en pre­ci­pi­ta­cio­nes, real­men­te no se ob­ser­va na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo. No hay nin­gún fac­tor que di­ga que la tó­ni­ca de pre­ci­pi- ta­cio­nes ha­ya cam­bia­do en los úl­ti­mos años. Hay os­ci­la­cio­nes, subidas y ba­ja­das, pe­ro que son se­me­jan­tes a las que ha ha­bi­do a lo lar­go de to­da la his­to­ria.

—Sin em­bar­go, pa­sa­mos de me­ses de se­quía a que en una semana cai­gan las pre­ci­pi­ta­cio­nes de un mes.

—Se ob­ser­van fe­nó­me­nos ex­tre­mos o más in­ten­sos con ma­yor fre­cuen­cia que en años an­te­rio­res. Los epi­so­dios de al­tas tem­pe­ra­tu­ras sí han au­men­ta­do, aunque la tem­pe­ra­tu­ra me­dia se ha­ya ele­va­do en me­nor me­di­da.

—El tiem­po es­te in­vierno es­tá sien­do real­men­te anó­ma­lo. ¿Se pue­de acha­car al cam­bio cli­má­ti­co?

—Es­ta­ble­cer una cau­sa-efec­to es muy com­pli­ca­do. Siem­pre ha ha­bi­do va­ria­bi­li­da­des a lo lar­go del tiem­po. Sí que es ver­dad, y es un con­sen­so cien­tí­fi­co re­co­no­ci­do, que pro­ba­ble­men­te esos cam­bios sean más rá­pi­dos en es­tos mo­men­tos y se ob­ser­va ma­yor fre­cuen­cia de esos fe­nó­me­nos atí­pi­cos. Y eso sí tie­ne que ver con el cam­bio cli­má­ti­co.

—Hay que pre­pa­rar­se pa­ra años ca­da vez más cá­li­dos.

—La tem­pe­ra­tu­ra glo­bal pa­re­ce que se­gui­rá au­men­tan­do. Que va­ya a ha­ber pe­río­dos de tem­pe­ra­tu­ras más ele­va­das, pa­re­ce que sí. De to­das for­mas, lo que estamos in­ten­tan­do con­se­guir, ha­cien­do mo­de­los re­gio­na­les, es ver un po­co si en Ga­li­cia pue­den ocu­rrir es­te ti­po de fe­nó­me­nos que pa­re­ce que a ni­vel glo­bal se es­tán po­nien­do de ma­ni­fies­to con mo­de­los de pre­dic­ción.

—¿Có­mo se es­tá tra­ba­jan­do des- de la Xun­ta an­te los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co?

—Fun­da­men­tal­men­te vi­gi­lan­do las se­ries de da­tos que nos per­mi­tan de­tec­tar cual­quier ten­den­cia que ten­ga que ser pues­ta de ma­ni­fies­to. Se ha­ce una re­vi­sión per­ma­nen­te de es­tas va­ria­bles y un análisis de ten­den­cias. Otra co­sa es que a ni­vel de lo que pue­da ocu­rrir, to­da la par­te de po­si­bles efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co se ba­sa en pre­dic­cio­nes de mo­de­los globales. Estamos in­ten­ta­do lle­var es­tos mo­de­los al ni­vel re­gio­nal. Aque­llo que a ni­vel glo­bal pue­de dar un ti­po de pre­dic­ción lle­va­do a las con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de la geo­gra­fía ga­lle­ga pue­de te­ner con­clu­sio­nes li­ge­ra­men­te di­fe­ren­tes.

—No son cam­bios de un día pa­ra otro...

—Evi­den­te­men­te no. Las se­ries de da­tos in­di­can que no hay un cam­bio ra­di­cal, que de re­pen­te su­be la tem­pe­ra­tu­ra mu­chí­si­mo. Lo que tam­bién ha­ce­mos es man­te­ner vigilancia, no so­lo de va­ria­bles cli­má­ti­cas, sino tam­bién en va­ria­bles de otros eco­sis­te­mas. El cam­bio cli­má­ti­co pue­de pro­du­cir va­ria­cio­nes en el cli­ma, pe­ro lue­go vie­ne la se­gun­da par­te, có­mo pue­de afec­tar ese cam­bio a los dis­tin­tos eco­sis­te­mas. Lo im­por­tan­te es la re­per­cu­sión que pue- da te­ner, por ejem­plo si hay más llu­vias, las inun­da­cio­nes que se ori­gi­nan...

—El as­cen­so tér­mi­co y la fal­ta de llu­vias tam­bién per­ju­di­ca a sec­to­res como el agra­rio.

—Se es­tán em­pe­zan­do a ob­ser­var al­gu­nos fe­nó­me­nos como el ade­lan­to de las flo­ra­cio­nes. Es­te año sí ha ocu­rri­do pe­ro es que he­mos te­ni­do uno de los di­ciem­bres más cá­li­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das. Las plan­tas eso lo no­tan. Es­tán en­ga­ña­das con res­pec­to a la si­tua­ción ac­tual. No quie­re de­cir que el año que vie­ne ocu­rra lo mis­mo. No en todos los lu­ga­res se mo­di­fi­can de la mis­ma ma­ne­ra. Por eso di­go que te­ner en cuen­ta la reali­dad es­pe­cí­fi­ca de Ga­li­cia es muy im­por­tan­te.

—¿Es­te ti­po de epi­so­dios ex­tre­mos com­pli­ca más ha­cer pre­dic­cio­nes fia­bles?

—La pre­dic­ción de­pen­de más de lo que ocu­rra en las ho­ras cer­ca­nas. Las más com­pli­ca­das pue­den ser cuan­do hay fe­nó­me­nos muy in­ten­sos, que com­pi­ten el uno con el otro, y que cual­quier mo­di­fi­ca­ción pe­que­ña en la la­ti­tud en que ocu­rra, pue­de que cam­bie el ti­po de pre­dic­ción en Ga­li­cia. Tam­bién hay ca­sos que lla­man la aten­ción como por ejem­plo es­te año, es­ta­dís­ti­ca­men­te, con el fe­nó­meno de El Ni­ño, el oto­ño de­be­ría ha­ber si­do llu­vio­so. Sin em­bar­go, ha si­do muy se­co, y en los pri­me­ros días del año ha llo­vi­do un 25 % de lo que llo­vió to­do el 2015. No creo que sea tan­to por­que lo di­fi­cul­te sino por los fe­nó­me­nos con­cre­tos que se es­tán pro­du­cien­do en las 48 ho­ras an­te­rio­res a la pre­dic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.