In­ves­ti­du­ra: el gran fo­llón ta­pa un gran frau­de

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Es­tá cla­ro: o Sán­chez, Ri­ve­ra e Igle­sias des­co­no­cen la re­gla más ele­men­tal de la arit­mé­ti­ca (que uno y uno su­man dos) o tra­tan de en­ga­ñar­nos de un mo­do tan bur­do que re­sul­ta sen­ci­lla­men­te ig­no­mi­nio­so. PSOE y Ciu­da­da­nos lle­van días ne­go­cian­do sin que na­die ha­ya ex­pli­ca­do pa­ra qué. La pre­gun­ta es obli­ga­da, pues el con­jun­to de sus es­ca­ños (130) ni sir­ve pa­ra in­ves­tir pre­si­den­te ni sostener nin­gún go­bierno. La po­si­bi­li­dad, que Ri­ve­ra ma­ne­ja­ba al pa­re­cer, de que tal ob­je­ti­vo po­dría con­se­guir­se con la abs­ten­ción del PP re­sul­ta de­li­ran­te, sal­vo que pu­die­ra apor­tar­se un ar­gu­men­to con­vin­cen­te pa­ra jus­ti­fi­car que el ga­na­dor de los co­mi­cios es­tu­vie­se dis­pues­to a in­ves­tir pre­si­den­te al perdedor, quien ha pro­me­ti­do ade­más que lo pri­me­ro que ha­rá se­rá de­rruir bue­na par­te de su obra de go­bierno. To­do es tan ab­sur­do que so­lo ca­be una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal pa­ra esa ne­go­cia­ción en­tre los de Ri­ve­ra y los de Sán­chez: que, en­ga­ñan­do a los pri­me­ros como chi­nos, los se­gun­dos la ha­yan uti­li­za­do como pu­ro tea­tro pa­ra jus­ti­fi­car en su par­ti­do la ne­ce­si­dad de echar­se en bra­zos de Po­de­mos.

De he­cho, to­do apun­ta en esa di­rec­ción una vez que Sán­chez ha de­ci­di­do abrir una ne­go­cia­ción con Igle­sias, que, al ser in­com­pa­ti­ble con la desa­rro­lla­do con Ciu­da­da­nos has­ta aho­ra, de­ja a los Ri­ve­ra, tras que cor­nu­dos, apa­lea­dos. Pe­ro ese en­ga­ño a Ciu­da­da­nos, que Sán­chez ha­bría di­ri­gi­do a ple­na con­cien­cia, sa­be­dor de que lo ne­ce­si­ta­ba pa­ra en­ta­blar la ne­go­cia­ción que le in­tere­sa de ver­dad (la que aho­ra co­mien­za con Po­de­mos), so­lo es la pri­me­ra en­tre­ga del frau­de for­mi­da­ble que pa­re­ce pre­pa­rar­se. Pues, del mis­mo mo­do que Sán­chez y Ri­ve­ra no po­dían lle­gar a na­da sin la abs­ten­ción del Par­ti­do Po­pu­lar, tam­po­co el PSOE, Po­de­mos y las mi­no­rías que se han mos­tra­do dis­pues­tas a apo­yar­los po­drían ob­te­ner sus ob­je­ti­vos sin la abs­ten­ción o el vo­to del se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán. Y ese vo­to o abs­ten­ción, si lle­ga­ra a con­cre­tar­se, en nin­gún ca­so se­ría gra­tis. Su cos­te se­ría se­cre­to ini­cial­men­te, pe­ro, an­tes o des­pués, aca­ba­ría­mos por en­te­rar­nos del pre­cio que, trai­cio­nan­do a su par­ti­do y a la in­men­sa ma­yo­ría del país, Sán­chez ha­bría pa­ga­do pa­ra ser in­ves­ti­do pre­si­den­te de Es­pa­ña con el apo­yo ac­ti­vo o pa­si­vo de quie­nes tie­nen como pro­yec­to tro­cear­la. Por to­do lo apun­ta­do, es­te pro­ce­so de in­ves­ti­du­ra, que sus ges­to­res pro­me­tie­ron trans­pa­ren­te como nin­guno has­ta la fe­cha (hablaron in­clu­so, ¡me­nu­da ca­ra!, de trans­mi­tir­lo en di­rec­to y tiem­po real) pa­sa­rá a la his­to­ria, sea cual sea su fi­nal, como el más ma­rru­lle­ro, en­ga­ño­so y frau­du­len­to. So­lo así Sán­chez, si lo lo­gra fi­nal­men­te, po­dría al­can­zar su am­bi­ción, en­lo­que­ci­da vis­ta en pers­pec­ti­va, de go­ber­nar ¡con 90 es­ca­ños!, con el par­ti­do que as­pi­ra a des­truir a aquel en que él mi­li­ta y con la com­pli­ci­dad de los in­de­pen­den­tis­tas. Na­die po­drá ne­gar a Sán­chez su ha­bi­li­dad pa­ra men­tir. Pe­ro —he ci­ta­do los ver­sos de Lo­pe en otras oca­sio­nes— «no hay tan dies­tra men­ti­ra/que no se ven­ga a sa­ber». Y si no, al tiem­po.

VEN­TA­NA AL MUNDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.