Va­ria­cio­nes Gold­berg

Luis Fe­rrer i Bal­se­bre

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Es­cu­cho las va­ria­cio­nes Gold­berg de Bach mien­tras me dis­pon­go a es­cri­bir es­te to­nel. En to­da la reali­dad que nos crean las no­ti­cias de ac­tua­li­dad no en­cuen­tro nin­gún rin­cón ape­te­ci­ble so­bre el que re­fle­xio­nar. Se me amon­to­nan las ideas y las emo­cio­nes re­cor­dan­do es­ce­nas como la de la de­nun­cia de una alum­na es­co­ta­da a su pro­fe­sor por de­cir­le que no es ade­cua­do asis­tir a una cla­se uni­ver­si­ta­ria como si fue­ra a un pho­to­call. O las pa­la­bras de la con­ce­ja­la de Ma­drid fren­te a la acu­sa­ción por ha­cer un to­ples en la ca­pi­lla de la Com­plu­ten­se al gri­to de «el Pa­pa no nos de­ja co­mer­nos las al­me­jas» o «me­nos ro­sa­rios y más bo­las chi­nas», que no con­si­de­ró de­li­to por­que en­ten­día que eran «co­sas de ju­ven­tud». O la ver­sión del pa­dre­nues­tro blas­fe­mo premiado por Ada Co­lau, que ha­ce fal­ta te­ner mu­cha fe pa­ra aguan­tar tan­ta pro­vo­ca­ción gra­tui­ta. Y to­do es­to no lo ha­cen ado­les­cen­tes, sino adul­tos que pa­re­cen ne­ce­si­tar ex­plo­rar los lí­mi­tes pa­ra sa­ber has­ta dón­de pue­de lle­gar la om­ni­po­ten­cia de su de­seo. Al­gu­nos lle­va­mos tiem­po aler­tan­do que vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de el de­rrum­be de to­das las fi­gu­ras de au­to­ri­dad ha pro­vo­ca­do la adul­ti­za­ción de los ni­ños y la in­fan­ti­li­za­ción de los adul­tos. Pa­re­ce que esos ni­ños adul­ti­za­dos que pro­fe­ti­za­mos ya se han con­ver­ti­do en adul­tos y quie­ren ejer­cer la au­to­ri­dad que tan­to de­nos­ta­ron y des­co­no­cen. No es de ex­tra­ñar que za­ran­deen al con­ce­jal de Ma­drid y es­te se pre­gun­te per­ple­jo si no ha­brá al­gún de­li­to en las con­duc­tas que has­ta aho­ra alen­tó y quie­ra que ac­túe «la au­to­ri­dad» so­bre ellas. Pre­fie­ro es­cu­char las Gold­berg bus­can­do al­go en la ac­tua­li­dad que no dé tan mal ro­llo a se­guir re­mo­vién­do­me con es­tos asun­tos. Al fi­nal lo en­con­tré. Estamos en tiem­po de co­ci­do. An­tro­pó­lo­gos de la ta­lla de Clau­de Levy-Strauss o Faus­tino Cor­dón ex­pli­ca­ron su im­por­tan­cia pa­ra la hu­ma­ni­dad. Am­bos si­túan lo cru­do y lo co­ci­do, así como el ac­to de co­ci­nar y com­par­tir la co­mi­da, como fac­tor de­ter­mi­nan­te en nues­tra evo­lu- ción. Tu­vi­mos que ca­zar al ma­mut, apren­der a cul­ti­var, des­cu­brir el fue­go, y desa­rro­llar la al­fa­re­ría an­tes de con­se­guir la al­qui­mia del co­ci­do. La ado­ra­ción ca­si to­té­mi­ca que se tie­ne en Ga­li­cia por es­te pla­to an­ces­tral en­cuen­tra ex­pli­ca­ción en el he­cho de que el ga­lle­go es un maes­tro co­ce­dor y dis­po­ne de la me­jor ma­te­ria pri­ma pa­ra co­brar ven­ta­ja so­bre el res­to de las va­rie­da­des que dis­fru­ta­mos en nues­tro país. El co­ci­do en Ga­li­cia es un vi­cio in­sa­cia­ble, un ac­to lo­gra­do. Aquí se jun­ta la gen­te pa­ra co­mer co­ci­do como el que va al no­ta­rio. Na­da como es­tas Gold­berg y un buen co­ci­do pa­ra sa­cu­dir­se el mal gus­to de to­da es­ta co­pro­la­lia ju­ve­nil. Lo de re­no­var­se o mo­rir es­tá por ver. Al me­nos en po­lí­ti­ca. Y por es­tos la­res. Cues­ta. Se prue­ba aque­llo de dar­le la vuel­ta a la tor­ti­lla sin cam­biar los in­gre­dien­tes. Des­pués las ur­nas ten­drán la sar­tén por el man­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.