Na­da como un bo ca­fé

Miguel San­de

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Sei que es­tán no ai­re os pac­tos pa­ra for­mar Go­berno; son cons­cien­te das cau­sas xu­di­ciais aber­tas e do de­te­rio­ro que iso su­pón pa­ra a no­sa cla­se po­lí­ti­ca. Sei das di­fi­cul­ta­des de tan­ta xen­te, tan­ta, pa­ra che­gar a fi­nal de mes; fin de mes que lles se­me­lla tan im­po­si­ble co­ma o cu­mio bran­co do Shis­ha Pang­ma. Seino. Pe­ro es­te tam­pou­co é un te­ma me­nor: o do ca­fé, fa­lo dun bo ca­fé e do di­fí­cil que re­sul­ta acer­tar cun lu­gar on­de des­fru­ta­lo. O ca­fé que nos man­tén en pe ca­da día. Ese ca­fé ca­se ar­te­sano. O arre­cen­do á ma­ñá. Pe­ro, por que é tan di­fí­cil? Pin­ga­do e con cor­po, ca­se que con al­ma ta­mén, co­ma o ca­fé por­tu­gués. Pe­ro, por que? O di­vino ca­fé tur­co, au­ga, zu­cre, dúas fer­ve­du­ras ape­nas e sen es­pu­ma: tres gro­los pa­ra o ceo do pa­dal. O pra­cer maiúscu­lo xa co xor­nal dian­te e a pin­ga sem­pre na fra­se des­ta­ca­da. Pe­ro por que esa de­sidia pa­ra nos fa­cer un pou­co máis fe­li­ces por 1,10 ou un 1,20; po­de que máis. Por­que hai ca­fés, de ver­da­de, que ca­se son de­lic­to.

El eco de Eco no es ins­tan­tá­neo como el de In­ter­net. No es vi­ral. No es de­li­cues­cen­te ni su­per­fi­cial. Per­du­ra­rá. Con Umberto mue­re una épo­ca. Un ti­po de hom­bre só­li­do, pre­pa­ra­do, una bi­blio­te­ca con pies que ca­si no exis­te. Es un dra­ma. Él lo de­nun­ció en sus es­cri­tos. So­lo so­mos cu­rio­sos (y mu­chas ve­ces im­per­ti­nen­tes). No sa­be­mos ser crí­ti­cos. Pa­ra sa­ber se ne­ce­si­ta tiem­po y es­fuer­zo. Y, si ade­más se tie­ne ta­len­to como Eco, pre­mio. Una ho­ra de con­ver­sa­ción con es­tos le­tra­dos se con­vier­te en una lec­ción. Se apren­de de ellos to­do, has­ta có­mo mi­ran y las pau­sas que ha­cen. Aho­ra que la po­lí­ti­ca es­tá al ni­vel de Sál­va­me, hie­re. El nom­bre de la rosa fue un sú­per­ven­tas, pe­ro es una gran no­ve­la que te obli­ga a pen­sar, que de­ja po­so. El Có­di­go da Vin­ci es una tien­da de cam­pa­ña al la­do de El nom­bre de la rosa, que es una ca­te­dral. El ce­men­te­rio de Pra­ga es otra ge­nia­li­dad. Apo­ca­líp­ti­co e in­te­gra­do, sa­bía de pa­pi­ros, pe­ro tam­bién de güis­qui. En la ba­ra­ja de su ca­be­za es­ta­ban los bea­tos me­die­va­les y el po­der de los me­dios de co­mu­nión. Te­nía una me­mo­ria pro­di­gio­sa (su ca­be­za era un bus­ca­dor tan po­de­ro­so como Goo­gle y mu­cho más se­lec­to, sin ne­ce­si­dad de te­clear na­da). Y le es­pan­ta­ba el co­no­ci­mien­to pre­fa­bri­ca­do. Era hi­jo de una uni­ver­si­dad y de una edu­ca­ción a las que les re­cor­ta­mos las alas. Umberto Eco era (es) la Eu­ro­pa que nos estamos car­gan­do. Un con­ti­nen­te con con­te­ni­do.

GA­LI­CIA AL VUE­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.