Ma­no­lo de Xa­ni­ño

Luís Pou­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Apam­pa­na­dos como estamos con to­do es­te re­bum­bio de in­ves­ti­du­ras y em­bes­ti­du­ras, se nos pasan de lar­go las cues­tio­nes tras­cen­den­ta­les. Por­que pron­to ten­dre­mos que in­cluir en el in­ven­ta­rio his­tó­ri­co de al­dra­xes que nos lle­gan de más allá de Pa­dor­ne­lo una nue­va y su­til for­ma de co­lo­ni­za­ción a la que no ha­bía­mos pres­ta­do aten­ción has­ta aho­ra. Una afren­ta que ha­ce que las in­va­sio­nes de es­pe­cies fo­rá­neas como la avis­pa asiá­ti­ca, el can­gre­jo ame­ri­cano, la hier­ba de la Pam­pa o el ve­ra­nean­te de San­xen­xo sean me­ras anéc­do­tas en los anua­rios de zoo­lo­gía y bo­tá­ni­ca.

La enési­ma ofen­sa a nues­tras se­ñas de iden­ti­dad la su­fri­mos du­ran­te una de las com­pa­re­cen­cias te­le­vi­si­vas de la nue­va superstar au­tóc­to­na de You­Tu­be, Ma­nuel Viéi­tez, más co­no­ci­do en su al­dea de Vi­la­ver­de como Ma­no­lo de Xa­ni­ño. Ma­no­lo ha sal­ta­do a la fa­ma por sa­lir de ma­dru­ga­da de un club de al­ter­ne de la N-550 pa­ra ate­rri­zar lue­go en un la­va­de­ro. No por ese pa­so, has­ta cier­to pun­to ló­gi­co —hay que la­var los pe­ca­dos, aunque sea en un pi­lón—, sino por­que la Po­li­cía Lo­cal de Or­des tu­vo que acu­dir al res­ca­te y ex­traer a Ma­no­lo de Xa­ni­ño del po­zo en el que ha­bía que­da­do atra­pa­do tras lle­var a la prác­ti­ca su le­ma exis­ten­cial:

—A vi­da son dous días e hai que vi­vi­la.

El ul­tra­je no es­ta­ba, cla­ro, en el re­la­to que el en­tra­ña­ble Ma­nuel Viéi­tez hi­zo an­te las cá­ma­ras y la pren­sa so­bre sus pe­ri­pe­cias noc­tur­nas. Pa­ra na­da. Hay que ad­mi­tir que Ma­no­lo asu­mió con de­por­ti­vi­dad y hu­mor el tro­pie­zo, e in­clu­so la in­có­mo­da fa­ma que siem­pre acom­pa­ña a los que asal­tan de pron­to el cie­lo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro, mien­tras asis­tía­mos a la crónica so­bre la sa­li­da del club y la en­tra­da en el la­va­de­ro, Ma­no­lo se ajus­ta­ba so­bre la cal­va una vi­se­ra ne­gra. Y en la pu­cha, blan­co so­bre ne­gro, bri­lla­ba el lo­go de la mul­ti­na­cio­nal de ori­gen sue­co Husq­var­na, lí­der en la fa­bri­ca­ción de des­bro­za­do­ras y otras he­rra­mien­tas fo­res­ta­les y agrí­co­las.

Y en­ton­ces, jus­to en­ton­ces, al des­cu­brir que la go­rra au­tóc­to­na de pien­sos Bio­na —has­ta ha­ce dos te­le­xor­nais uno de nues­tros más acen­dra­dos sím­bo­los na­cio­na­les— es una es­pe­cie en vías de ex­tin­ción, y que las cal­vas del país es­tán sien­do co­lo­ni­za­das por otra mar­ca sueca de nom­bre im­pro­nun­cia­ble, com­pren­dí los efec­tos de­vas­ta­do­res de la glo­ba­li­za­ción en Ga­li­cia. Em­pe­za­mos por de­jar su­cum­bir el sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­trio y aca­ba­mos vis­tien­do como un gran­je­ro de Häl­sin­gland. A es­te pa­so, el pró­xi­mo San Froilán lo ce­le­bra­re­mos con al­bón­di­gas de Ikea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.