Apuntes a la nue­va ley del sue­lo

Ángel Luis Mon­teo­li­va

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do en di­ciem­bre del 2002 se apro­bó la Louga (Ley de Or­de­na­ción Ur­ba­na y Pro­tec­ción del Me­dio Ru­ral de Ga­li­cia), na­die, ni en sus más pe­si­mis­tas cálcu­los, pen­sa­ba que el gra­do de cum­pli­mien­to de su dis­po­si­ción tran­si­to­ria 2.ª Adap­ta­ción del pla­nea­mien­to iba a ser tan es­ca­so. De los 314 mu­ni­ci­pios ga­lle­gos, hoy so­lo 83 cuen­tan con PGOM adap­ta­do, po­co más de un cuar­to del to­tal tie­ne hoy su pla­nea­mien­to adap­ta­do, lo que re­ve­la un po­bre re­sul­ta­do.

¿Qué quie­re de­cir es­to? Que el es­fuer­zo que su­po­ne la eje­cu­ción de un PGOM es muy gran­de, con una me­dia de re­dac­ción su­pe­rior a 7 años, en la que in­ter­vie­nen mu­chos or­ga­nis­mos y que re­quie­re del go­bierno mu­ni­ci­pal sen­tir la ne­ce­si­dad de te­ner­lo como la di­rec­triz pa­ra su desa­rro­llo en pla­zos su­pe­rio­res a 10 años, do­tan­do de se­gu­ri­dad jurídica al or­de­na­mien­to ur­ba­nís­ti­co en to­das las ac­tua­cio­nes que se pro­duz­can en su te­rri­to­rio.

Es, a es­te es­fuer­zo ti­tá­ni­co, que se agra­va en los mu­ni­ci­pios com­ple­jos por la im­pli­ca­ción de mu­chas Ad­mi­nis­tra­cio­nes sec­to­ria­les y, en los de me­nor en­ti­dad por fal­ta de ex­pe­rien­cia en la ges­tión del pla­nea­mien­to, al que se ha que­ri­do enfrentar la ley apro­ba­da el 9 de fe­bre­ro, plan­tean­do lí­neas de ac­tua­ción que pa­re­cen acer­ta­das.

Por un la­do, me­dian­te la crea­ción de una fi­gu­ra nue­va de pla­nea­mien­to, el Plan Bá­si­co Au­to­nó­mi­co, que ser­vi­rá de ba­se pa­ra desa­rro­llar los fu­tu­ros pla­nes bá­si­cos mu­ni­ci­pa­les. Na­cen con el ob­je­ti­vo de do­tar a los mu­ni­ci­pios de me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes de un pla­nea­mien­to adap­ta­do que pue­da re­dac­tar­se en un pla­zo me­nor. Pa­ra los de po­bla­ción su­pe­rior y ma­yor com­ple­ji­dad ur­ba­nís­ti­ca, la nue­va ley mo­di­fi­ca su tra­mi­ta­ción, re­du­cien­do pla­zos. Pa­ra ello ha­brá una in­ter­ven­ción di­rec­ta de la con­se­lle­ría com­pe­ten­te en dos mo­men­tos claves de la tra­mi­ta­ción del PGOM: sus ini­cios, re­ca­ban­do la abun­dan­te documentación ne­ce­sa­ria, y en el nú­cleo de su tra­mi­ta­ción, en­car­gán­do­se de re­co­pi­lar los in­for­mes sec­to­ria­les au­to­nó­mi­cos en un pla­zo má­xi­mo de tres me­ses (ac­tual­men­te lle­gan a de­mo­rar­se cer­ca de vein­te). Por otro la­do, los ayun­ta­mien­tos con más de 50.000 ha­bi­tan­tes ten­drán com­pe­ten­cia pa­ra apro­bar de­fi­ni­ti­va­men­te su plan ge­ne­ral.

Los cam­bios bá­si­cos que se in­tro­du­cen en la cla­si­fi­ca­ción del sue­lo bus- can sin­to­ni­zar con la le­gis­la­ción es­ta­tal, li­mar los de­fec­tos par­ti­cu­la­res de la le­gis­la­ción au­to­nó­mi­ca an­te­rior, des­cu­bier­tos du­ran­te su apli­ca­ción prác­ti­ca y evi­tar la so­bre­pro­tec­ción del te­rri­to­rio rús­ti­co, pa­ra cen­trar­se en pre­ser­var es­pa­cios ver­da­de­ra­men­te frá­gi­les, aten­dien­do en cier­ta for­ma al pen­sa­mien­to de B. Fran­klin: «Las le­yes de­ma­sia­do se­ve­ras, ra­ra vez son eje­cu­ta­das».

En cuan­to al fue­ra de or­de­na­ción, se in­tro­du­ce una nue­va de­fi­ni­ción en la que se ha­bla de la in­com­pa­ti­bi­li­dad con el pla­nea­mien­to. Es­to es, mu­chas de las edi­fi­ca­cio­nes que hoy se con­si­de­ran fue­ra de or­de­na­ción por in­frin­gir al­gún pa­rá­me­tro ur­ba­nís­ti­co se­gui­rán sin es­tar acor­des al pla­nea­mien­to, pe­ro no se con­si­de­ra­rán fue­ra de or­de­na­ción. Es­to ten­drá re­per­cu­sión en la apli­ca­ción de la le­gis­la­ción hi­po­te­ca­ria y en la va­lo­ra­ción de las pro­pias edi­fi­ca­cio­nes.

Se agra­de­ce el es­fuer­zo or­ga­ni­za­ti­vo y sim­pli­fi­ca­dor con­se­gui­do con la nue­va ley res­pec­to a la an­te­rior, mu­cho más re­gla­men­tis­ta y ex­ten­sa, que nos re­cuer­da el si­guien­te pen­sa­mien­to de Goet­he: «Se tien­de a po­ner pa­la­bras allí don­de fal­tan las ideas».

Te de­seo bue­na an­da­du­ra, pe­que­ña.

Vin­de a ver­me, por fa­vor. Non me dei­xe­des soa. Can­do te­ña­des un mo­men­to li­bre, pa­sa­de a fa­cer un­ha vi­si­ta. Pro­me­to abrir sem­pre a por­ta e os bra­zos pa­ra re­ci­bir­vos, e ta­mén ves­tir o me­llor dos meus so­rri­sos. Da­rei­vos un­ha aper­ta e a ca­lor do meu aga­ri­mo. Ta­mén mi­nu­tos de con­ver­sa. Vin­de, por fa­vor. Non me dei­xe­des. É máis. Ta­mén pro­me­to ser dis­cre­ta, ata lí­mi­tes in­sos­pei­ta­dos. Per­de­de coida­do po­lo meu si­len­cio. Que trae­des un se­gre­do in­con­fe­sa­ble pa­ra con­tar­me? Gar­da­reino co­ma se fo­se pro­pio. Que que­re­des fa­cer­me un­ha con­fi­den­cia? Ta­mén a man­te­rei no máis fon­do da mi­ña me­mo­ria. Que o que que­re­des con­fe­sar é un me­do? Aquí es­tou eu pa­ra axu­dar­vos. Que es­que­ce­des un ma­le­tín cun mi­llón de eu­ros na mi­ña ca­sa? Es­que­ce­rei­me del, co­ma se fo­se pro­du­to da peor das co­rrup­cións. Por­que eu po­de­rei es­que­cer que no meu faia­do hai un­ha ma­le­ta chea de bi­lle­tes se vós so­des ca­pa­ces de ex­tra­via­lo e non de­ca­tar­vos de on­de foi o úl­ti­mo lu­gar no que o pou­sas­tes. É máis. Se un elec­tri­cis­ta, por po­ñer por ca­so, vi­ñe­ra ama­ñar­me a ca­le­fac­ción da ca­sa, que es­tá no so­to, e pa­ra iso trae un ma­le­tín de pel, en lu­gar dun­ha cai­xa de fe­rra­men­tas... non pre­gun­ta­rei. Evi­ta­rei un in­te­rro­ga­to­rio in­có­mo­do, aín­da que o de­van­di­to co­fre que­de tres an­da­res máis arri­ba de on­de es­tá a cal­dei­ra. Por to­do iso, vin­de ver­me. Fa­cé­de­me un­ha vi­si­ta e traé­de­me al­go. Un­ha gar­ga­lla­da, un­ha bá­goa, un­has flo­res ou un mi­llón de eu­ros. Pro­me­to acep­ta­los con igual dis­cre­ción. Quen non ato­pa un­ha ver­da­dei­ra for­tu­na na ca­sa? Pois eu!!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.