El mi­nis­tro Mi­chael Go­ve trai­cio­na a su ami­go

Seis mi­nis­tros de­fen­de­rán la op­ción del no en el re­fe­ren­do fi­ja­do pa­ra el 23 de ju­nio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA

Da­vid Ca­me­ron ha lo­gra­do ca­si to­do lo que que­ría en Bru­se­las, pe­ro la ver­da­de­ra ba­ta­lla co­mien­za aho­ra. To­ca lu­char pa­ra que le com­pren el acuer­do en ca­sa. Sin to­mar­se ni una jornada de res­pi­ro tras las ma­ra­to­nia­nas jor­na­das del Con­se­jo Eu­ro­peo, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co ini­ció ayer la cam­pa­ña pa­ra evi­tar el bre­xit en el re­fe­ren­do que que­dó fi­ja­do pa­ra el 23 de ju­nio.

La vuel­ta de Ca­me­ron a Lon­dres co­men­zó con una reunión de dos ho­ras con su Ga­bi­ne­te. En ella qui­so es­cu­char la opi­nión de todos sus mi­nis­tros. Todos tie­nen li­ber­tad pa­ra es­co­ger su op­ción ya que que­da­ron exen­tos de se­guir la lí­nea del par­ti­do. Una reunión que ade­más mos­tró la ex­cep­cio­na­li­dad de la jornada, pues el Ga­bi­ne­te no se reunía un sá­ba­do des­de ha­cía 30 años, en ple­na gue­rra de las Mal­vi­nas.

«No amo Bru­se­las, amo al Reino Uni­do, y soy el pri­me­ro en de­cir que to­da­vía hay mu­chos mo­dos en los que Eu­ro­pa ne­ce­si­ta me­jo­rar y que la ta­rea de re­for­mar Eu­ro­pa no ter­mi­na con el acuer­do de ayer», di­jo un Ca­me­ron oje­ro­so en un bre­ve dis­cur­so en el nú­me­ro 10 de Dow­ning Street. Ca­li­fi­có el re­fe­ren­do como «una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes que ha­bre­mos de to­mar en nues­tras vi­das», lo cual unió a «un ries­go en un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre y un sal­to al va­cío».

Y co­men­zó el dis­cur­so del mie­do. La sa­li­da de la Unión Eu­ro­pa ame­na­za­rá la «se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca y na­cio­nal» del país y «se­ría un pa­so ha­cia la os­cu­ri­dad». Unas pa­la­bras con las que no con­si­guió me­ter­se en el bol­si­llo a to- dos sus mi­nis­tros. Al me­nos seis de ellos de­fien­den rom­per re­la­cio­nes con Bru­se­las. Es el ca­so del de Jus­ti­cia, Mi­chael Go­ve; el de Tra­ba­jo y Pen­sio­nes, Iain Dun­can Smith; la res­pon­sa­ble pa­ra Ir­lan­da del Nor­te, The­re­sa Vi­lliers; el de Cul­tu­ra, Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción y Deportes, John Wit­ting­da­le, el de Em­pleo, Pri­ti Pa­tel, y la lí­der de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, Ch­ris Gray­ling. De la que sí ten­drá el apo­yo in­con­di­cio­nal es de la mi­nis­tra de In­te- rior, The­re­sa May, uno de los pe­sos pe­sa­dos de su Go­bierno. Sin em­bar­go, que­da abier­to el in­te­rro­gan­te so­bre qué ha­rá el al­cal­de de Lon­dres, Bo­ris John­son, fa­vo­ri­to a su­ce­der a Ca­me­ron en el Par­ti­do Con­ser­va­dor.

El del 23 de ju­nio se­rá el se­gun­do re­fe­ren­do so­bre Eu­ro­pa que se ce­le­bre en el Reino Uni­do tras el de 1975, dan­do la opor­tu­ni­dad de vo­tar aho­ra a todos los bri­tá­ni­cos me­no­res de 59 años que no pu­die­ron ha­cer­lo en aque­lla oca­sión. Uno de los que sí lo hi­zo fue el lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn. En­ton­ces vo­tó en con­tra, aho­ra lo ha­rá a fa­vor. Pa­ra Corbyn, la ne­go­cia­ción de Ca­me­ron es «irre­le­van­te» pa­ra los pro­ble­mas de los bri­tá­ni­cos y de­fien­de a Bru­se­las como «un marco vi­tal pa­ra el co­mer­cio y la coope­ra­ción con Eu­ro­pa en el si­glo XXI».

«Pa­té­ti­co»

El que pro­me­te no de­jar per­der es­ta opor­tu­ni­dad es el lí­der del eu­ró­fo­bo UKIP, Ni­gel Fa­ra­ge, que ca­li­fi­có el acuer­do al­can­za­do por Ca­me­ron como «pa­té­ti­co» y pi­dió aban­do­nar la UE pa­ra «to­mar el con­trol de nues­tras fron­te­ras, go­ber­nar nues­tro pro­pio país y de­jar de en­tre­gar 55 mi­llo­nes de li­bras (72 mi­llo­nes de eu­ros) ca­da día a Bru­se­las».

De mo­men­to, las en­cues­tas mues­tran una so­cie­dad muy di­vi­di­da, en la que el 36 % es­tán a fa­vor de rom­per los víncu­los con la UE, mien­tras que el 34 % quie­ren se­guir for­man­do par­te de la Unión, pe­ro un 23 % si­gue aún in­de­ci­so. Se­rán de ellos de quie­nes fi­nal­men­te de­pen­de­rá el bre­xit. Así las co­sas y an­te el mie­do a per­der más apo­yos, Ca­me­ron anun­ció que el lu­nes co­men­za­rá la tra­mi­ta­ción del pro­ce­so le­gal del re­fe­ren­do en el Par­la­men­to. De­cep­cio­na­do. Así es­ta­ba ayer Ca­me­ron cuan­do fi­nal­men­te su ami­go per­so­nal y mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Mi­chael Go­ve, le re­co­no­ció que apo­ya­ría el bre­xit, pe­se a los ru­mo­res que apun­ta­ban a que fi­nal­men­te da­ría el vis­to bueno al acuer­do de Bru­se­las, como hi­zo fi­nal­men­te la ti­tu­lar de In­te­rior, The­re­sa May.

«Mi­chael es uno de mis más an­ti­guos y me­jo­res ami­gos, pe­ro ha que­ri­do sa­car al Reino Uni­do de la UE du­ran­te los úl­ti­mos 30 años», re­co­no­ció el pri­mer mi­nis­tro, mien­tras Go­ve ad­mi­tió que co­mu­ni­car­le su pos­tu­ra fue «la de­ci­sión más di­fí­cil» de su vi­da po­lí­ti­ca.

Pa­ra el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, es­ta opor­tu­ni­dad no se vol­ve­rá a pre­sen­tar en su vi­da y se man­ten­drá «fiel a sus prin­ci­pios» pa­ra aban­do­nar una Unión Eu­ro­pea que con­si­de­ra su­mi­da en el pa­sa­do. Lo con­tra­rio de lo que opi­na la mi­nis­tra The­re­sa May, pa­ra quien el acuer­do de Ca­me­ron in­clu­ye cam­bios «im­por­tan­tes» que im­pe­di­rán que se abu­se de la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos y «for­ta­le­ce­rán» su ca­pa­ci­dad pa­ra de­por­tar a cri­mi­na­les ex­tran­je­ros pe­li­gro­sos.

JUS­TIN TALLIS AFP

Ca­me­ron, an­te la pren­sa tras la reunión con su Ga­bi­ne­te.

The­re­sa May

Mi­chael Go­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.