¿Qué es­tá en jue­go en la gue­rra si­ria?

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Es una gue­rra ci­vil, pe­ro son las po­ten­cias re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les las que lu­chan y de­ci­den en Si­ria. A pun­to de en­trar en su sex­to año de con­flic­to, los ac­to­res im­pli­ca­dos ya no di­si­mu­lan e in­ter­vie­nen abier­ta­men­te en un con­flic­to con­ver­ti­do en una mi­ni gue­rra mun­dial con más in­tere­ses en jue­go que el fu­tu­ro de un país. Pe­ro ¿quién com­ba­te y con­tra quién en es­te con­flic­to?

LOS ASA­DIS­TAS

El pre­si­den­te Ba­char Al Asad, a quien die­ron por de­rro­ta­do el pri­mer año de con­flic­to, no hu­bie­ra po­di­do man­te­ner­se sin el re­for­za­do apo­yo de Irán y Ru­sia.

Irán:

Es­te his­tó­ri­co alia­do uti­li­za el te­rri­to­rio si­rio pa­ra ex­ten­der sus la­zos en Orien­te Me­dio y con­te­ner la su­pre­ma­cía de su ri­val, Ara­bia Sau­dí. Lo ha­ce a tra­vés de ase­so­res mi­li­ta­res y el su­mi­nis­tro de ar­mas, y en el cam­po de ba­ta­lla con el gru­po li­ba­nés de Hez­bo­lá y mi­li­cia­nos chiíes de Irak e Irán. 7.000 com­ba­tien­tes lle­ga­ron a Da­mas­co en el 2015 pa­ra unir­se a las fuer­zas lea­les.

Ru­sia:

Mos­cú de­fien­de la úni­ca ba­se na­val que tie­ne en el Me­di­te­rrá­neo, Tar­tús, y el fa­vor de un ré­gi­men que le re­afir­ma en la re­gión fren­te a Es­ta­dos Uni­dos. Des­de sep­tiem­bre, ba­jo el ar­gu­men­to de com­ba­tir al Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), li­de­ra una ofen­si­va aérea que le ha per­mi­ti­do re­cu­pe­rar te­rri­to­rio a Da­mas­co y cam­biar el rum­bo de la gue­rra. Su ofen­si­va so­bre Ale­po di­na­mi­tó el pro­ce­so de Ginebra, cuan­do la opo­si­ción de­man­da­ba el fin de los ata­ques pa­ra sen­tar­se a ne­go­ciar. Exi­gen­cia que man- te­nía ayer pa­ra de­cla­ra un al­to el fue­go en tres se­ma­nas.

LA OPO­SI­CIÓN

Es di­fí­cil de­fi­nir a la opo­si­ción cuan­do en­tre el caos bé­li­co han emer­gi­do gru­pos ra­di­ca­les como el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) o el Fren­te al Nus­ra, fi­lial de Al Qai­da, con­fun­di­dos con los gru­pos ar­ma­dos que van des­de su ver­sión mo­de­ra­da, como el Ejér­ci­to Li­bre Si­rio (ELS), ca­da día más mi­no­ri­ta­ria, o las ra­mas sa­la­fis­tas apo­ya­das por los sau­díes.

Tur­quía:

Im­pli­ca­da des­de el mis­mo ori­gen del con­flic­to como bes­tia ne­gra de Al Asad y va­le­dor de los re­bel­des is­la­mis­tas, sus in­tere­ses han pro­vo­ca­do una gra­ve es­ca­la­da de ten­sio­nes con Ru­sia, des­de el de­rri­bo del ca­za ru­so. Su prin­ci­pal in­te­rés aho­ra es fre­nar el avan­ce de los kur­dos. Miem­bro de la OTAN, su ofen­si­va con­tra las Uni­da­des de Pro­tec­ción del Pue­blo (YPG), le en­fren­ta a EE.UU. que tie­ne en los kur­dos su ma­yor alia­do con­tra el ca­li­fa­to tan­to en Si­ria como en Irak.

Ara­bia Sau­dí:

El reino waha­bí pa­tro­ci­nó la con­fe­ren­cia de di­ciem­bre que for­mó un he­te­ro­gé­neo gru­po pa­ra re­pre­sen­tar a la opo­si­ción si­ria en Ginebra. En­tre ellos Ah­rar al Sham (El Mo­vi­mien­to Is­lá­mi­co de los Li­bres del Sham) y Jaish al Is­lam (El Ejér­ci­to del Is­lam), que Ru­sia re­cha­za por «te­rro­ris­tas». Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es ha­cer fren­te a Irán, de­rro­can­do a Al Asad. Como Tur­quía, es­tá dis­pues­to a lan­zar una ope­ra­ción te­rres­tre, ha en­via­do avio­nes a ba­ses tur­cas y pre­ten­de ar­mar a los re­bel­des con mi­si­les tie­rra-ai­re, ne­ce­sa­rios pa­ra afron­tar el avan­ce de Da­mas­co con el apo­yo ru­so.

Es­ta­dos Uni­dos:

Tras di­va­gar en su es­tra­te­gia pa­ra de­rro­car a Al Asad me­dian­te el en­tre­na­mien­to de mi­li­cias pro­de­mo­crá­ti­cas, aho­ra cen­tra sus es­fuer­zos en la lu­cha con­tra el EI. Tras los aten­ta­dos de Pa­rís, Fran­cia tam­bién se cen­tra aho­ra en el EI, re­ba­jan­do el tono bé­li­co con­tra Al Asad. El ata­que de Es­ta­dos Uni­dos con­tra una ba­se del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Li­bia que de­jó más de 40 muer­tos el vier­nes se co­bró las vi­das de dos em­plea­dos de la em­ba­ja­da ser­bia que es­ta­ban se­cues­tra­dos por los yiha­dis­tas.

El pri­mer mi­nis­tro ser­bio, Alek­san­dar Vu­cic, con­fir­mó la muer­te de la en­car­ga­da de co­mu­ni­ca­ción Slad­ja­na Stan­ko­vic y el con­duc­tor Jo­vi­ca Ste­pic y ex­cu­só a EE.UU., por­que «no sa­bía que en la re­gión bom­bar­dea­da tam­bién ha­bía ex­tran­je­ros». Los rehe­nes ha­bían si­do se­cues­tra­dos el 8 no­viem­bre del pa­sa­do año, en una em­bos­ca­da ten­di­da con­tra un con­voy en el que via­ja­ba el em­ba­ja­dor ser­bio en Li­bia, Oli­ver Po­te­zi­ca, que lo­gró es­ca­par in­dem­ne. Vu­cic pre­ci­só que los se­cues­tra­do­res no per­te­ne­cían al EI, aunque man­te­nían con ellos víncu­los es­tre­chos, y lle­ga­ron a pe­dir un res­ca­te de has­ta 60 mi­llo­nes de eu­ros.

La muer­te de los dos ciu­da­da­nos ser­bios se pro­du­jo du­ran­te el ata­que de EE.UU. a un cam­pa­men­to del EI si­tua­do cer­ca de Sa­brat­ha, una ciu­dad si­tua­da a unos 40 ki­ló­me­tros al oes­te de Trí­po­li, que cau­só la muer­te de al me­nos 40 per­so­nas y que iba di­ri­gi­do con­tra Nour­di­ne Chou­cha­ne, un di­ri­gen­te del EI de ori­gen tu­ne­cino, con­si­de­ra­do au­tor in­te­lec­tual de los dos aten­ta­dos per­pe­tra­dos el año pa­sa­do en Tú­nez, en el bal­nea­rio de Su­sa y en el Mu­seo del Bar­do, que de­ja­ron en to­tal 60 muer­tos. El Pen­tá­gono cree que Chou­cha­ne mu­rió en el ata­que aé­reo del vier­nes.

Condena de To­bruk

El Go­bierno pa­ra­le­lo de To­bruk, re­co­no­ci­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, con­de­nó ayer el bom­bar­deo aé­reo es­ta­dou­ni­den­se por rea­li­zar­se sin coor­di­na­ción con las au­to­ri­da­des lo­ca­les, lo que cons­ti­tu­yen «una vio­la­ción de la so­be­ra­nía del Es­ta­do li­bio», pre­ci­sa un co­mu­ni­ca­do.

AFP

Sol­da­dos del Ejér­ci­to si­rio to­man po­si­cio­nes en la pro­vin­cia de Ra­qa, cu­ya ca­pi­tal con­tro­la el Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.