La es­ca­sez li­be­ra en Ve­ne­zue­la el fan­tas­ma de un es­ta­lli­do so­cial

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Las re­des pú­bli­cas ve­ne­zo­la­nas de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos Pd­val y Mercal co­men­za­ron, es­ta semana, a ven­der so­lo dos pro­duc­tos por per­so­na. Es to­do lo que ob­ten­drán cen­te­na­res de ciu­da­da­nos des­pués de ha­cer a las puer­tas de los es­ta­ble­ci­mien­tos co­las des­de an­tes del amanecer y has­ta las 3 o 4 de la tar­de.

«No­so­tros no so­mos Pd­val, pe­ro ven­de­mos un so­lo pan por per­so­na», ad­vier­te Ra­quel Mo­reno, de­pen­dien­ta de una pa­na­de­ría del cen­tro de Ca­ra­cas. «Yo es­toy preo­cu­pa­da por que en cual­quier mo­men­to ce­rre­mos. No hay ha­ri­na ni es­pe­ran­za de ob­te­ner­la».

El fan­tas­ma del ham­bre azo­ta Ve­ne­zue­la y con an­da suel­to el de un es­ta­lli­do so­cial, del que ya se ha­bla abier­ta­men­te en el país sud­ame­ri­cano, y se co­men­ta que pue­de su­ce­der en po­cos días.

En Ciu­dad Piar, al sur del país, una tur­ba sa­queó el jue­ves un cen­tro de al­ma­ce­na­je es­ta­tal, he­chos por los que fue de­te­ni­da una con­ce­jal opo­si­to­ra a la que la po­li­cía po­lí­ti­ca acu­só de «ins­ti­gar» los des­ór­de­nes; al­gu­nos tes­ti­gos afir­man, sin em­bar­go, que fue la al­cal­de­sa quien desató la fu­ria de la gen­te al de­cir­le que «eso ahí aden­tro es­tá lleno de co­mi­da, pe­ro no se las vamos a ven­der, por­que us­te­des vo­ta­ron por la MUD». En Upa­ta, un pue­blo cer­cano, se pro­du­jo un co­na­to de sa­queo. En Mé­ri­da, al otro ex­tre­mo del país, fue tam­bién va­cia­da una em­pa­que­ta­do­ra de azú­car el vier­nes.

En Ca­ra­cas, Mig­da­lia Cár­de­nas, re­si­den­te de un edi­fi­cio cer­cano a un su­per­mer­ca­do de la red pú­bli­ca Bi­cen­te­na­rio, afir- ma­ba ha­ber sen­ti­do mie­do ayer, cuan­do se ar­mó un tu­mul­to a la en­tra­da del lo­cal por la fal­ta de co­mi­da. De es­tos es­ta­ble­ci­mien­to, an­ta­ño los hi­per­mer­ca­dos Éxi­to, es­ta­ta­li­za­dos por Hu­go Chá­vez, la gen­te so­lo lo­gra­ba ob­te­ner ayer un po­llo y un pa­que­te de arroz por per­so­na.

To­da la red pú­bli­ca de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos es­tá hoy cus­to­dia­da por agen­tes de la mi­li­ta­ri­za­da Guar­dia Na­cio­nal. Has­ta 51 ge­ren­tes de es­tos lo­ca­les fue­ron de­te­ni­dos, a lo lar­go de la se- ma­na, por la po­li­cía po­lí­ti­ca, acu­sa­dos de des­viar ali­men­tos a co­mer­cios pri­va­dos don­de su cos­to se in­cre­men­ta, en mu­chos ca­sos, has­ta por 20.

La in­fla­ción des­bor­da­da ha he­cho que el bi­lle­te de ma­yor de­no­mi­na­ción so­lo val­ga 10 cén­ti­mos de dó­lar y un sa­la­rio, al cam­bio no con­tro­la­do, va­le me­nos de 20 eu­ros, por lo que los bi­lle­tes han co­men­za­do a es­ca­sear. Ob­te­ner efec­ti­vo se ha con­ver­ti­do en otra ar­dua ta­rea pa­ra los ve­ne­zo­la­nos, que guar­dan co­las in­ter­mi­na­bles de­lan­te de los ca­je­ros pa­ra ob­te­ner las exi­guas can­ti­da­des a las que es­tán li­mi­ta­dos.

Hen­ri­que Capriles em­pe­zó a re­co­rrer el país, ayer el in­te­rior an­dino, pa­ra re­co­ger fir­mas pa­ra pe­dir un re­fe­ren­do pa­ra re­vo­car el man­da­to de Ni­co­lás Ma­du­ro. Se re­quie­ren exac­ta­men­te 3.899.273 fir­mas de elec­to­res pa­ra so­li­ci­tar la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio. «Les pi­do que va­yan ha­cien­do la ta­rea. Hay que sa­lir a bus­car las fir­mas», pi­dió Capriles a sus se­gui­do­res.

MIGUEL GU­TIÉ­RREZ EFE

Los ve­ne­zo­la­nos ha­cen lar­gas co­las an­te los ca­je­ros de Ca­ra­cas pa­ra ob­te­ner efec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.