Oso de Oro ba­jo sos­pe­cha pa­ra la tra­ge­dia de Lam­pe­du­sa en «Fuoc­coa­ma­re»

Han­sen-Lo­ve, me­jor di­rec­to­ra por «L’ave­nir», y Tá­no­vic, pre­mio del ju­ra­do en Ber­lín

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

El día que las ca­sas de apues­tas de­ci­dan pa­gar a los acertantes del Oso de Oro de la Ber­li­na­le que­bra­rá el ne­go­cio del jue­go on-li­ne. La ley de hie­rro que di­ce que es­te fes­ti­val lo ga­na siem­pre la pe­lí­cu­la que sue­ne —o jue­gue— me­jor con el com­pro­mi­so so­cial, el gui­ño o el ojo cie­go po­lí­ti­co, se cum­plió de nue­vo con el pre­mio gran­de de la 66.ª Ber­li­na­le pa­ra Fuoc­coa­ma­re, el do­cu­men­tal de Gian­fran­co Ro­si que se cen­tra en la tra­ge­dia de los aho­ga­dos en las pla­yas de Lam­pe­du­sa. Pa­ra ga­nar es­te pre­mio, Ro­si no ha du­da­do en po­ner en­ci­ma de la me­sa las imá­ge­nes fil­ma­das por su cá­ma­ra de los cuer­pos iner­tes de los afri­ca­nos. No le ha­brá cos­ta­do la de­ci­sión; es un do­cu­men­ta­lis­ta es­pe­cia­li­za­do en abor­dar ca­tás­tro­fes hu­ma­ni­ta­rias, que hi­zo un fil­me so­bre los boat­men de Va­ra­na­si en In­dia, otro so­bre la narcoviolencia en Mé­xi­co, uno más acer­ca de los mi­se­ra­bles que mal­vi­ven sin te­cho ni ley en el de­sier­to de Ca­li­for­nia.

Es Fuoc­coa­ma­re pe­lí­cu­la que des­pier­ta es­pe­cial re­ce­lo éti­co por­que no so­lo mues­tra de mo­do ex­plí­ci­to los ca­dá­ve­res, sino que en­tre­ve­ra el ma­les­tar que es­tas imá­ge­nes ge­ne­ran con una his­to­ria pa­ra­le­la, la de un ni­ño de do­ce años de Lam­pe­du­sa, un crío to­tal­men­te so­bre­ac­tua­do, a quien si lo pi­lla An­to­nio del Amo lo con­vier­te en el rui­se­ñor de las cum­bres; y cu­yo gra­ce­jo en las vi­si­tas al mé­di­co lo­cal, por cul­pa de un ojo va­go, con­si­gue que el pú­bli­co se arran­que en car­ca­ja­das, mi­nu­tos an­tes de que re­tor­nen los muer­tos a la pan­ta­lla, al­go que a es­te cro­nis­ta le re­sul­ta es­ca­lo­frian­te. Y mo­ral­men­te por­no­grá­fi­co.

Que es­te Oso de Oro que­ría más a Fuoc­coa­ma­re que la osa zoó­fi­la a Leo Di Ca­prio lo sa­bía aquí has­ta un ton­to a las tres. So­lo hay que en­ten­der el am­bien­te que vi­ve Ale­ma­nia —se­gu­ra­men­te, aún más, la ciu­dad li­bre que es Ber­lín—, en com­pro­mi­so in­ten­so y non-stop con la cues­tión de los re­fu­gia­dos, has­ta el pun­to de que se apa­re­ció por aquí Geor­ge Cloo­ney con una co­me­dia de ro­ma­nos de car­tón pie­dra y ca­si lo lin­chan en la con- fe­ren­cia de pren­sa por atre­ver­se a ve­nir con un te­ma de ri­sa y no traer­se un dra­ma etío­pe. Y tu­vo que ir­se Cloo­ney a ver a Mer­kel pa­ra di­si­mu­lar. Hay que ano­tar que Gian­fran­co Ro­si su­ma es­te Oso de Oro al León de Oro que le re­ga­ló en Venecia en el 2014 por Sa­cro Gra un ju­ra­do pre­si­di­do por Ber­to­luc­ci.

Pa­ra tra­tar de equi­li­brar lo in­jus­ti­fi­ca­ble, la úni­ca gran pe­lí­cu­la de las 19 a con­cur­so de es­ta Ber­li­na­le, L’ave­nir, fue re­com­pen­sa­da con el Oso de Pla­ta a la me­jor di­rec­ción pa­ra Mia Han­sen-Lo­ve. E Isa­be­lle Hup­pert, su pro­ta­go­nis­ta, quien re­par­te el jue­go ter­so del su­til con­cier­to so­bre las pla­cas tec­tó­ni­cas del do­lor, tan sa­bia­men­te pau­ta­do, en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res vio como le le­van­ta­ba el pre­mio a me­jor ac­triz la da­ne­sa Try­ne Dyr­holm, por el dra­món la­men­ta­ble y sin más ma­ti­ces de la tra­ge­dia fal­sa, «tru­cha», que di­ri­ge Tho­mas Vin­te­berg con­vir­tien­do una co­mu­na de amor li­bre en un fo­lle­tín de in­fi­de­li­da­des re­tor­ci­das y lu­te­ra­nas más es­tric­to que los pa­dres de Ing­mar Berg­man. Al­gu­na vez ha­brá que ha­blar del ex­tra­ño in­flu­jo que ge­ne­ran es­tas ac­tri­ces nór­di­cas de fil­mes llo­ro­nes en los ju­ra­dos —el otro ca­so es Pa­pri­ka Steen— y re­de­fi­nir la fa­mo­sa pa­ra­fi­lia de los se­cues­tra­dos como síndrome de Co­pen­ha­gue.

re­ci­bió lo que se su­po­nía. El Pre­mio Al­fred Bauer es lo que siem­pre dan aquí los ju­ra­dos a las pe­lí­cu­las que no en­tien­den, que ven ra­ras, pe­ro se cu­ran en sa­lud sol­tan­do es­ta pe­drea. Lo han ga­na­do gran­des obras como Ta­bú, di­rec­to­res emi­nen­tes como un tes­ta­men­ta­rio Alain Res­nais, Denis Cô­té o Tsai-Ming-Liang. Y, a ve­ces, cae de re­bo­te en ma­nos de pi­llos como es­te fi­li­pino gu­rú del Gu­ru­gú.

Del res­to del pal­ma­rés es un des­pro­pó­si­to que el ter­cer re­co­no­ci­mien­to en im­por­tan­cia, el Gran Pre­mio del Ju­ra­do, va­ya a Mort à Sa­ra­je­vo, el ho­tel de los líos inin­ten­cio­na­da­men­te ber­lan­guiano que le sa­le a Da­nis Ta­no­vic. El guion pa­ra la acep­ta­ble Uni­ted Sta­tes of Lo­ve, de To­masz Wa­si­lews­ki, se lo ha­brá ga­na­do a pul­so la di­rec­to­ra po­la­ca del ju­ra­do.

Y sa­le re­for­za­da del pal­ma­rés de la peor Ber­li­na­le del si­glo He­di, la fran­qui­cia tu­ne­ci­na de los her­ma­nos Dar­den­ne, con el pre­mio a la me­jor ópe­ra pri­ma y el de me­jor ac­tor pa­ra Majd Mas­tou­ra, por su rol de via­jan­te ven­de­dor de au­tos en la cri­sis del tu­ris­mo. Como la pe­lí­cu­la, Mas­tou­ra no es­tá ni bien ni mal. Pe­ro mu­cho me­jor que pre­mien su in­ter­pre­ta­ción y que no ha­ya sa­li­do Meryl Streep, a so­li­ci­tar su cuo­ta par­te an­glo­sa­jo­na, pi­dien­do una me­da­lla pa­ra el Ju­de Law de Genius por su en­lo­que­ci­da re­crea­ción del es­cri­tor Tho­mas Wol­fe, un re­gis­tro que más que a ge­ne­ra­ción per­di­da so­na­ba a co­lo­cón des­ca­rria­do.

FABRIZIO BENSCH REUTERS

El di­rec­tor Gian­fran­co Ro­si y la ac­triz Tri­ne Dyr­holm, con sus res­pec­ti­vos pre­mios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.