Ca­ra y cruz de dos ro­mán­ti­cos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - AN­TÓN DE SAN­TIA­GO

De nue­vo Slo­bo­de­niouk al fren­te de la OSG en su dé­ci­mo pro­gra­ma de abono. Y traía con­si­go dos lla­mé­mos­les rarezas: la me­di­ta­ti­va Tran­quil Abi­ding, de Jo­nat­han Har­vey (1939-2012), y el Con­cier­to pa­ra vio­lín en re me­nor de Schu­mann (1810-1856). Har­vey, afín a la es­cue­la de Vie­na, a Brit­ten y a Pie­rre Bou­lez y su Ir­cam de mú­si­ca elec­tró­ni­ca, par­te de la in­quie­tud y de con­tro­la­da agi­ta­ción has­ta al­can­zar un so­sie­go de con­no­ta­cio­nes bu­dis­tas. Y lo ha­ce con in­ge­nio­sa com­bi­na­ción de tim­bres e ins­tru­men­tos «no­bles», co­lo­rea­dos por exó­ti­co gru­po de ins­tru­men­tos de per­cu­sión. Buen co­mien­zo.

La otra ra­re­za era el con­cier­to de Schu­mann pa­ra vio­lín, que le fue pe­di­do por el gran Joa­chim. Es­to ocu­rría en l853, tres años an­tes del óbi­to de Schu­mann a cau­sa de una de­men­cia. Hay exal­ta­ción y se­re­ni­dad, mues­tras de su es­ci­sión men­tal, que él su­po ca­na­li­zar a tra­vés de per­so­na­jes in­ven­ta­dos: Flo­res­tán, el arre­ba­to, y Eu­se­bius, so­sie­go. El im­pul­so, dis­per­so, es­tá en el pri­mer mo­vi­mien­to; por ello Joa­chim no la es­tre­nó y pro­pu­so es­con­der­la has­ta pa­sa­dos cien años. En el se­gun­do es­tá Eu­se­bius con le­ve­dad sub­yu­gan­te. El úl­ti­mo es ca­si un scher­zo de ali­vio. Pa­ra el so­lis­ta, es un tour de for­ce, que la vio­li­nis­ta mol­da­va P. Ko­pat­chins­ka­ja sol­ven­tó con au­to­ri­dad. Di­rec­tor y or­ques­ta es­tu­vie­ron a la al­tu­ra. Muy ova­cio­na­dos. Ella res­pon­dió con una ex­pre­si­va pie­za de G. Kur­tág.

En l883 Johan­nes Brahms (1833-1897), es­tá en la ple­ni­tud de sus fa­cul­ta­des sin­fó­ni­cas, cum­plién­do­se el va­ti­ci­nio de ge­nia­li­dad que hi­cie­ra Schu­mann, y con 50 años abor­da su ter­ce­ra sin­fo­nía. El ne­xo en­tre es­tos dos gi­gan­tes de la mú­si­ca y la li­ga­zón con Cla­ra, de la que por siem­pre Brahms que­dó pren­da­do, nos co­lo­ca en el co­ra­zón del romanticismo, tan pro­cli­ve a la exal­ta­ción de la na­tu­ra­le­za, con ne­ce­sa­ria re­fe­ren­cia a la pas­to­ral beet­ho­ve­nia­na. Tie­ne Brahms una vir­tud in­con­tes­ta­ble en su cons­truc­ción sin­fó­ni­ca, tan pen­sa­da, y es la so­li­dez, el im­pul­so, la emo­ción con­te­ni­da, el li­ris­mo y las gran­des ideas me­ló­di­cas en­mar­ca­das en ur­dim­bres ar­mó­ni­cas y tím­bri­cas de gran su­ges­tión. La Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia es ins­tru­men­to idó­neo pa­ra abor­dar ta­les obras y la mano del maes­tro Slo­bo­de­niouk mar­có con genio el ca­mino. Lás­ti­ma no ha­ber­la es­cu­cha­do en Sa­lo­mé.

To­do me fa­la de ti.

co, ca­rro, A va­ca, A ci­da­de co, As rúas do ven­to cei­be, Os so­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.