Estrellas de Ales­san­dria so­bre Ga­li­cia

Eco con­tem­pló en el pla­ne­ta­rio de la Ca­sa de las Cien­cias el cie­lo del día en que na­ció

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - X. FRA­GA

¿Cuán­tas opor­tu­ni­da­des tie­ne uno de ver —sien­do cons­cien­te de ello— el cie­lo del día de su na­ci­mien­to? Umberto Eco tu­vo el ra­ro pri­vi­le­gio de con­tem­plar la ali­nea­ción de los as­tros la no­che de Re­yes de 1932 tal y có­mo se di­vi­só des­de Ales­san­dria, su ciu­dad na­tal. Fue pre­ci­sa­men­te el día en que el se­mió­lo­go y es­cri­tor ita­liano cum­plió 60 años, un aniver­sa­rio que coin­ci­dió con una de sus vi­si­tas a Ga­li­cia. Pa­ra aga­sa­jar­lo, en la Ca­sa de las Cien­cias de A Co­ru­ña se le ha­bía pre­pa­ra­do una sor­pre­sa.

Eco aca­ba­ba de pu­bli­car El pén­du­lo de Fou­cault, un ins­tru­men­to que ocu­pa el hue­co cen­tral de las es­ca­le­ras del edi­fi­cio y que cau­ti­va la aten­ción de los vi­si­tan­tes del mu­seo; Eco no fue ex­cep­ción. Re­co­rrió las ins­ta­la­cio­nes como cual­quie­ra de los mu­chos es­co­la­res que lo fre­cuen­tan ma­ra­vi­lla­dos e in­clu­so pro­bó ar­ti­lu­gios como la bi­ci­cle­ta si­tua­da fren­te a un es­pe­jo. Pe­ro lo me­jor se ha­bía re­ser­va­do pa­ra el fi­nal.

El en­ton­ces di­rec­tor del cen­tro, Ra­món Nú­ñez Cen­te­lla, con­du­jo a su in­vi­ta­do has­ta el pla­ne­ta­rio, don­de, pre­ce­di­do de una me­lo­día de Ma­nuel de Fa­lla, se obró el fe­nó­meno as­tral. Fue ape­nas un cuar­to de ho­ra que le cau­só una hon­da im­pre­sión y que re­la­ta­ría dos años des­pués en su li­bro Seis pa­seos por los bos­ques na­rra­ti­vos, fas­ci­na­do to­da­vía por la ex­pe­rien­cia. «La vi­ví por vez pri­me­ra, pues­to que yo aque­lla no­che no la ha­bía vis­to. Aca­so no la vie­ra tam­po­co mi ma­dre, ago­ta­da por las fa­ti­gas del par­to, pe­ro qui­zá la vio mi pa­dre, sa­lien­do de pun­ti­llas al bal­cón, un po­co agi­ta­do e in­som­ne por el acon­te­ci­mien­to ma­ra­vi­llo­so (por lo me­nos pa­ra él) del que ha­bía si­do tes­ti­go y re­mo­ta con­cau­sa».

El vo­lu­men re­co­pi­la sus in­ter- ven­cio­nes en un ci­clo de con­fe­ren­cias en la Uni­ver­si­dad de Har­vard el año an­te­rior. La li­te­ra­tu­ra y la vi­da, con sus co­ne­xio­nes, eran el hi­lo que hil­va­na­ba los tex­tos. Dos ejes que han mo­vi­do la exis­ten­cia del es­cri­tor. «Ha­bría po­di­do mo­rir por­que ya ha­bía vi­vi­do la más her­mo­sa de las his­to­rias que hu­bie­ra leí­do ja­más en mi vi­da, ha­bía en­con­tra­do, qui­zá, la his­to­ria que todos bus­can en­tre pá­gi­nas y pá­gi­nas de cen­te­na­res de li­bros, o en las pan­ta­llas de mu­chas sa­las ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, y era un re­la­to cu­yos pro­ta­go­nis­tas eran las estrellas y yo. Era fic­ción, por­que la his­to­ria ha­bía si­do rein­ven­ta­da por el di­rec­tor del pla­ne­ta­rio, era His­to­ria, por­que con­ta­ba qué ha­bía su­ce­di­do en el cos­mos en un mo­men­to del pa­sa­do, era vi­da real por­que yo era ver­da­de­ro y no el per­so­na­je de una no­ve­la», re­fle­xio­na­ba el es­cri­tor acer­ca de esas re­la­cio­nes en­tre lo bio­grá­fi­co y lo fic­ti­cio.

Tor­men­ta en la Cos­ta da Mor­te

Sie­te años más tar­de, Eco re­gre­só a A Co­ru­ña pa­ra par­ti­ci­par en un con­gre­so de se­mió­ti­ca. La vís­pe­ra de su in­ter­ven­ción visitó Fis­te­rra, fu­man­do ci­ga­rri­llos en el asien­to tra­se­ro de un Mer­ce­des y per­se­gui­do por la es­te­la de una tor­men­ta que tu­vo el de­ta­lle de es­pe­rar a desatar­se a que el es­cri­tor con­clu­ye­se su co­mi­da en Ca­ma­ri­ñas. «No des­car­to in­cluir­la en mi pró­xi­ma no­ve­la», afir­mó en­ton­ces.

En aque­lla vi­si­ta coin­ci­dían dos cir­cuns­tan­cias: un Eco en el apo­geo de su ce­le­bri­dad y el ini­cio de la expansión de In­ter­net. «Mi sue­ño es de­jar de re­ci­bir men­sa­jes, por­que nin­guno me di­ce na­da nue­vo», le ex­pli­có a Bea­triz Pallas. Su crónica pa­ra La Voz re­co­gió tam­bién có­mo el se­mió­lo­go ita­liano ya se ha­bía in­cor­po­ra­do ple­na­men­te a la Red, en par­te por su ca­pa­ci­dad pa­ra do­si­fi­car la so­bre­abun­dan­cia de in­for­ma­ción que le lle­ga­ba: «Con In­ter­net y el co­rreo elec­tró­ni­co de­ci­do yo cuán­do quie­ro re­ci­bir men­sa­jes». De he­cho, Eco con­fe­sa­ba ha­ber pa­sa­do po­co an­tes tres no­ches en ve­la an­te el mo­ni­tor, en­gan­cha­do al bus­ca­dor Co­pér­ni­co. Goo­gle aún aca­ba­ba de su­pe­rar a su prin­ci­pal com­pe­ti­dor, Al­ta­vis­ta.

En aque­lla es­tan­cia se le re­qui­rió pa­ra que die­se su opi­nión so­bre te­mas acu­cian­tes an­te el año 2000. Por ejem­plo, la in­te­gra­ción de cul­tu­ras en una Eu­ro­pa mul­ti­rra­cial o el au­ge de lo vir­tual fren­te a la ex­pe­rien­cia di­rec­ta de la reali­dad. Te­mas acu­cian­tes to­da­vía hoy. Y Eco aun pu­do ha­blar de ese op­ti­mis­ta trá­gi­co que se con­si­de­ra­ba a sí mis­mo: «Creo al­go en ese idio­ta que es el ser hu­mano».

e in­te­gra­dos, Tra­ta­do de se­mió­ti­ca ge­ne­ral. ro fue su pri­me­ra no­ve­la, El nom­bre de la rosa, la que lo des­cu­brió a mi­llo­nes de lectores y lo transformó en una ce­le­bri­dad, es­pe­cial­men­te a par­tir de 1986 con la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Jean-Jac­ques An­naud en la que Sean Con­nery en­car­nó al tra­sun­to me­die­val de Sher­lock Hol­mes. La no­ve­la fue a la vez una ben­di­ción y una condena, ya que Eco se que­ja­ba de que se sen­tía atra­pa­do por la fa­ma y las ex­pec­ta­ti­vas fu­tu­ras acer­ca de su ca­rre­ra que ha­bían ge­ne­ra­do la no­ve­la: «La es­cri­bí por di­ver­sión. Y aho­ra me pre­gun­to si es­cri­bo un nue­vo li­bro por­que quie­ro o por­que es lo que se es­pe­ra de mí».

CÉ­SAR QUIAN

Eco, an­te el pén­du­lo de la Ca­sa de las Cien­cias, jun­to a Ra­món Nú­ñez, Francisco Vázquez e Isaac Díaz Par­do, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.