Eco y la te­le­vi­sión

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - Bea­triz Pallas

Hoy no sa­lir en te­le­vi­sión es signo de ele­gan­cia » . Es­ta era una de las afir­ma­cio­nes más pun­zan­tes de Umberto Eco so­bre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la de­ri­va que to­mó la pe­que­ña pan­ta­lla des­de aque­lla pro­gra­ma­ción en la que él em­pe­zó a tra­ba­jar, cuan­do por los es­pa­cios cul­tu­ra­les de la RAI pa­sa­ban in­vi­ta­dos que eran fi­gu­ras co­lo­sa­les del pen­sa­mien­to, el ar­te y la cul­tu­ra del si­glo XX. Eco bau­ti­zó a aque­llo como «pa­leo­te­le­vi­sión», re­li­quia del pa­sa­do re­em­pla­za­da por la «neo­te­le­vi­sión», esa que so­lo «ha­bla de sí mis­ma», en la que el en­tre­te­ni­mien­to im­preg­na todos los gé­ne­ros y que uti­li­za el en­fren­ta­mien­to como imán pa­ra que la hin­cha­da no cam­bie de ca­nal. Eco diag­nos­ti­có, con lu­ci­dez de­mos­tra­ble, que la te­le­vi­sión de ma­sas «ha pro­mo­vi­do al ton­to del pue­blo» al ni­vel de es­tre­lla pa­ra que el es­pec­ta­dor se sien­ta re­con­for­ta­do al creer­se su­pe­rior. Por el con­tra­rio, cri­ti­có, In­ter­net y las re­des so­cia­les han «pro­mo­vi­do al ton­to del pue­blo al ni­vel de por­ta­dor de la ver­dad».

Vo­ces como la su­ya in­co­mo­dan por­que pin­chan y azu­zan la ca­pa­ci­dad de dis­cer­nir en me­dio del caos. La om­ni­po­ten­cia de la vi­da di­gi­tal ha­ce pen­sar a al­gu­nos que el co­no­ci­mien­to ha per­di­do re­le­van­cia por­que se pue­de con­se­guir a gol­pe de clic, pe­ro una de las reivin­di­ca­cio­nes del pen­sa­dor fue que la ne­ce­si­dad de sa­ber y es­ta­ble­cer fil­tros re­sul­ta hoy más pe­ren­to­ria que nun­ca.

cia ce­ro,

Pa­dre Ca­sa­res, Ma­ta­lo­bos, Se­rra­mou­ra) y que, por pri­me­ra vez, se aden­tra en la te­má­ti­ca de los tras­plan­tes des­de la óp­ti­ca ga­lle­ga y con la pre­mi­sa de ofre­cer una fic­ción blan­ca, sin es­ce­nas des­agra­da­bles y ap­ta pa­ra hi­po­con­dría­cos. Una his­to­ria con fi­nal fe­liz.

Los in­con­di­cio­na­les de es­ta se­rie, que con cua­tro ca­pí­tu­los emi­ti­dos ya ha ro­ba­do el co­ra­zón de mi­les de ga­lle­gos y que es tren­ding to­pic na­cio­nal ca­da do­min­go, ya lo sa­ben. To­man­do como es­ce­na­rio de fic­ción la uni­dad de tras­plan­tes de un hospital, Ur­xen­cia ce­ro cuen­ta ca­da semana his­to­rias de amor pro­ta­go­ni­za­das por el pro­pio per­so­nal del Francisco Bal­mis. Las lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo lle­nas de ten­sión aca­ban por dar lu­gar a gran­des amis­ta­des, ren­ci­llas, des­con­fian­zas y, so­bre to­do, mu­cho amor.

Las tra­mas de ca­da ca­pí­tu­lo com­bi­nan la se­rie­dad de al­gu­nas his­to­rias con mo­men­tos de car­ca­ja­das y, so­bre to­do, mu­cha sen­si­bi­li­dad. La mis­ma que han pues­to so­bre la me­sa los res­pon­sa­bles de la se­rie al que­rer lan­zar un men­sa­je de so­li­da­ri­dad al es- pec­ta­dor ale­ja­do del sen­sa­cio­na­lis­mo. Ur­xen­cia ce­ro es una se­rie en la que los guan­tes de los ci­ru­ja­nos no se ti­ñen de san­gre en se­ñal de res­pe­to a aque­llos es­pec­ta­do­res que so­lo quie­ren sen­tar­se de for­ma re­la­ja­da a ver la te­le­vi- sión y que, des­pués de un ca­pí­tu­lo, se que­dan con ga­nas de que cual­quie­ra de es­tos doc­to­res sea su mé­di­co de ca­be­ce­ra.

El per­so­na­je que se si­túa como pun­to de par­ti­da es el doc­tor Da­niel Lo­sa­da, un as de la ci­ru­gía que tra­ba­ja sal­van­do vi­das en la uni­dad de tras­plan­tes del pres­ti­gio­so hospital Francisco Bal­mis, un lu­gar don­de los en­cuen­tros y des­en­cuen­tros son mo­ne­da co­ti­diano. La vi­da de Lo­sa­da pa­re­cía per­fec­ta con su pa­re­ja, una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo con la que se ve en se­cre­to a es­pal­das de los com­pa­ñe­ros. Pe­ro to­do cam­bia el día en que apa­re­ce su ex­no­via de ha­ce 19 años, con una hi­ja de la mis­ma edad. Ella es la doc­to­ra Muí­ños, pres­ti­gio­sa ci­ru­ja­na y fi­cha­je es­tre­lla del hospital.

To­das los acon­te­ci­mien­tos po­drán co­men­tar­se con otros es­pec­ta­do­res y con los pro­pios pro­ta­go­nis­tas a tra­vés de las re­des so­cia­les en www.fa­ce­book. com/Ur­xen­ciaCe­ro, la cuen­ta de Twit­ter @Ur­xen­ciaCe­ro y la web www.ur­xen­ciace­ro.com.

Cuan­do el doc­tor Lo­sa­da se con­vier­te en pa­cien­te, sus ad­jun­tos de la uni­dad de tras­plan­tes se mo­fan de él.

La com­pli­ci­dad en­tre Adolfo Serantes y Pi­li Ga­rri­do es pa­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.