«Una con­sul­ta pue­de evi­tar con­flic­tos»

En su rin­cón La abo­ga­da re­co­mien­da como nor­ma que se pi­da con­se­jo y ase­so­ra­mien­to an­tes de sus­cri­bir do­cu­men­tos que pue­dan com­pro­me­ter e hi­po­te­car fu­tu­ras ac­tua­cio­nes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - P. SEOANE

Pa­ra Án­ge­les Fe­rrei­ro Pazo em­pe­zó una nue­va vi­da en enero de 1980. Lle­gó en­ton­ces a Ou­ren­se. No fue una elec­ción per­so­nal, sino una de­ci­sión con­di­cio­na­da por las cir­cuns­tan­cias. Aquí se ha que­da­do, aquí han na­ci­do sus hi­jos y aquí tie­ne su vi­da. Po­día ha­ber vuel­to a su Vi­go na­tal, pe­ro de­ci­dió que no, que le gus­ta es­tar aquí. Y que es fe­liz. «La hos­pi­ta­li­dad que mi ma­ri­do y yo en­con­tra­mos en Ou­ren­se, cuan­do lle­ga­mos re­cién ca­sa­dos, nos ha ga­na­do», afir­ma abier­ta­men­te. Es una ou­ren­sa­na más, que con­fie­sa ha­ber­se vis­to des­bor­da­da por la ama­bi­li­dad de los pri­me­ros mo­men­tos, que siem­pre son los más de­li­ca­dos y los que, al fi­nal, aca­ban mar­can­do. «Gen­te que no te co­no­cía prác­ti­ca­men­te de na­da, te ofre­cía su ca­sa. En otros si­tios no ocu­rre».

Án­ge­les Fe­rrei­ra es abo­ga­da. Lle­gó a Ou­ren­se cuan­do Ra­món Ángel Fer­nán­dez So­brino se in­cor­po­ró al equi­po do­cen­te de la es­cue­la de Ma­gis­te­rio. Se li­cen­ció y se es­tre­nó como pa­san­te en el des­pa­cho que di­ri­gía el fa­lle­ci­do Emi­lio Atrio. «En­tré re­cién ter­mi­na­da la ca­rre­ra. En­ton­ces em­pe­za­bas a tra­ba­jar en el mundo real sin ha­ber te­ni­do un pro­ce­so pre­vio de apren­di­za­je prác­ti­co y eso se no­ta­ba. Pre­pa­rar una de­man­da te ha­cía su­dar. Vis­to con dis­tan­cia, va­lo­ras mu­cho el ro­da­je. En aquel des­pa­cho no so­lo apren­dí mu­cho de la pro­fe­sión, sino que me abrió mu­chas puer­tas en la ciu­dad».

De aque­lla pri­me­ra eta­pa, que la lle­vó a for­mar par­te de la jun­ta de go­bierno del co­le­gio pro­fe­sio­nal de abo­ga­dos, pri­me­ro con el pro­pio Atrio Abad y des­pués con Gon­zá­lez Tri­gás como de­ca­nos, dio el sal­to al des­pa­cho pro­pio, que en reali­dad lo fue com- par­ti­do, con Con­cha Gu­tié­rrez. «Fue sor­pren­den­te. No nos co­no­cía­mos ab­so­lu­ta­men­te de na­da y por eso es más lla­ma­ti­vo, si se quie­re. Su­pi­mos una de la otra y coin­ci­dió que bus­cá­ba­mos des­pa­cho e in­de­pen­den­cia. Du­ra­mos mu­chos años jun­tas, has­ta que Con­cha de­ci­dió aban­do­nar el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal de la abo­ga­cía. Era el año 2006, ha­bía lle­ga­do, en­ton­ces sí, el mo­men­to del des­pa­cho pro­pio y Án­ge­les, que pa­ra en­ton­ces no so­lo te­nía una ma­yor ex­pe­rien­cia sino que ha­bía am­plia­do co­no­ci­mien­tos, bus­có lo­cal y abrió des­pa­cho en unas ga­le­rías de la ca­lle Va­lle In­clán, con ac­ce­so des­de la ca­lle.

«Me cos­tó la de­ci­sión, pe­ro hoy so­lo le veo ven­ta­jas. Es un lu­gar có­mo­do, sin es­ca­le­ras, al que pue­de lle­gar cual­quier per­so­na, aunque se tra­te de al­guien ma­yor o con li­mi­ta­cio­nes de mo­vi­li­dad» re­sal­ta la abo­ga­da, que tam­bién es ad­mi­nis­tra­do­ra de fin­cas

Abo­ga­da. Án­ge­les Fe­rrei­ra na­ció en Vi­go. Lle­va en Ou­ren­se des­de 1980.

Has­ta ha­ce un año, su vi­da pro­fe­sio­nal gi­ra­ba en torno al pa­la­cio de Jus­ti­cia, en Con­cep­ción Are­nal. Aho­ra es­tá en el nue­vo edi­fi­cio ju­di­cial. Pen­só en el Mi­le­nio, pe­ro op­tó por la po­lé­mi­ca cons­truc­ción.

y que en el año 2010 re­ci­bió de ma­nos del en­ton­ces mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Francisco Caa­ma­ño, la me­da­lla co­le­gial por el cuar­to de si­glo de ejer­ci­cio. Siem­pre en Ou­ren­se. Ni va­lo­ra otra op­ción.

¿Es­pe­cia­li­dad? «Me gus­ta so­bre to­do la ju­ris­dic­ción ci­vil. Me en­can­ta tra­ba­jar y pen­sar asun­tos re­la­cio­na­dos con arren­da­mien­tos, por ejem­plo», di­ce Fe­rrei­ra Pazo, que es de las que es­cu­chan, pi­de al clien­te los pa­pe­les que con­si­de­ra ne­ce­sa­rio so­li­ci­tar­le, y cuan­do tie­ne to­do, si se tra­ta de un asun­to de ca­rác­ter fis­cal o la­bo­ral, lo des­vía a com­pa­ñe­ros a quie­nes con­ce­de que co­no­cen me­jor que ella esos cam­pos.

Ca­si to­das las te­clas

Des­con­ta­do la­bo­ral y fis­cal, na­da la asus­ta. Lo que sí con­fie­sa que le due­le es ver có­mo, en más oca­sio­nes de las desea­bles, se en­cuen­tra con que el clien­te cu­yos in­tere­ses va a de­fen­der, fir­mó lo que no de­bía con an­te­rio­ri­dad.

«No de­jo de re­pe­tir­lo. Se lo di­go a los clien­tes, a quie­nes pue­den ser­lo, o no lo se­rán nun­ca: an­tes de fir­mar al­gún do­cu­men­to, con­vie­ne leer y bus­car ase­so­ra­mien­to. Lo que lle­ga mal he­cho, no so­lo es más di­fí­cil de arre­glar, sino que va a te­ner un cos­te más ele­va­do. Una con­sul­ta pue­de evi­tar con­flic­tos». Lo cual no sig­ni­fi­ca que ella, se­gún ad­mi­te, lo lea to­do. Los pa­pe­les de los ban­cos, por ejem­plo: qué pe­re­za!

SANTI M. AMIL

Án­ge­les Fe­rrei­ra, en la en­tra­da al edi­fi­cio ju­di­cial de O Cou­to, un lu­gar de vi­si­ta ca­si dia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.