La es­ca­sez de opor­tu­ni­da­des ex­pul­sa de Ga­li­cia a los in­mi­gran­tes

Vein­te mil ex­tran­je­ros se han ido a otros paí­ses o han re­gre­sa­do a los su­yos de ori­gen en los úl­ti­mos dos años

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - ALFONSO AN­DRA­DE

La cri­sis de­mo­grá­fi­ca de Ga­li­cia ha abier­to un nue­vo ca­pí­tu­lo en los dos úl­ti­mos años, con el des­plo­me de la po­bla­ción de ex­tran­je­ros por pri­me­ra vez en el si­glo XXI, una reali­dad que se su­ma a otros pro­ble­mas de­mo­grá­fi­cos, como el en­ve­je­ci­mien­to o la in­ce­san­te sa­li­da de jó­ve­nes ga­lle­gos ha­cia otros paí­ses, y que se da tam­bién en el res­to de Es­pa­ña.

Des­pués de un as­cen­so cons­tan­te des­de el año 2000, la po­bla­ción in­mi­gran­te to­có te­cho en Ga­li­cia en el 2012, cuan­do las ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) re­gis­tra­ban 112.183 ex­tran­je­ros. Es­te dato ya ba­jó un po­co en el 2013, aunque se man­tu­vo en ca­si 110.000 per­so­nas. A par­tir de ahí se pro­du­jo el ver­da­de­ro ba­ta­ca­zo: en el 2014 eran 98.245, y en el 2015, 90.641, se­gún la ci­fra que aca­ba de pu­bli­car el INE en enero. La caí­da acu­mu­la­da en los dos úl­ti­mos años es de 19.321 per­so­nas (17,6 %).

¿Qué hay de­trás de es­te des­plo­me? Los ex­per­tos en demografía se­ña­lan va­rios fac­to­res. Ru­bén Lois, ca­te­drá­ti­co de Aná­li­se Xeo­grá­fi­ca Re­xio­nal en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, ha­bla «dun re­torno pu­ro e du­ro aos paí­ses de ori­xe por fal­ta de opor­tu­ni­da­des», pe­ro tam­bién de un pro­ce­so de «re­emi­gra­ción, pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción que te­ñen o cer­ti­fi­ca­do de re­si­den­cia da UE e ter­mi­nan por mar­char­se a Fran­cia ou Ale­ma­ña».

Hay que con­si­de­rar tam­bién a los que lo­gran na­cio­na­li­zar­se y de­jan de con­tar como ex­tran­je­ros, «un pro­ce­so len­to pe­ro que hai ca­da ano». En el 2014 (úl­ti­mo dato pu­bli­ca­do) fue­ron 2.600. Pe­ro la ci­fra es si­mi­lar a la del 2012 (2.800) y, sin em­bar­go, ese año hu­bo re­pun­te de in­mi­gran­tes, y aho­ra no. Es­te fac­tor es una cons­tan­te que no ex­pli­ca el des­plo­me. Lois in­tro­du­ce otro, «o en­du­re­ce­men­to da po­lí­ti­ca in­te­rior», que ha he­cho que «moi­tos es­tran­xei­ros pu­lu­len po­las ci­da­des sen re­xis­trar­se e non se atre­van a em­pa­droar­se por se os co­llen».

Aun sin ci­fras ofi­cia­les de sim­pa­pe­les, las oe­ne­gés ha­cen es­ti­ma­cio­nes bas­tan­te pre­ci­sas. En los úl­ti­mos cin­co años, Ecos do Sur anotó a 3.622 nue­vos usua­rios. De ellos, el 16,4 % no te­nían per­mi­so de tra­ba­jo ni de re­si­den­cia al re­gis­trar­se. Si ex­tra­po­la­mos ese por­cen­ta­je a las ci­fras del INE, el nú­me­ro de ex­tran­je­ros es­ta­ría por en­ci­ma de 105.000.

Ma­bel Pé­rez, se­cre­ta­ria de Mu­ller, Igual­da­de e Coope­ra­ción en Co­mi­sio­nes Obre­ras, des­ta­ca la enor­me caí­da de in­mi­gran­tes sud­ame­ri­ca­nos. Su pre­sen­cia en Ga­li­cia se ha re­du­ci­do ca­si a la mi­tad des­de el 2010, pa­san­do de 42.420 a los 25.629 ac­tua­les. «Hai un pe­so im­por­tan­te —di­ce— dos que re­tor­na­ron nos úl­ti­mos tem­pos a Ecua­dor, Co­lom­bia ou Bra­sil», paí­ses que tu­vie­ron re­pun­tes eco­nó­mi­cos. Pe­ro pa­ra ella, la cla­ve si­gue es­tan­do en la fal­ta de tra­ba­jo, «po­la que mar­chan ata os ga­le­gos», y en gran­des «di­fi­cul­ta­des pa­ra re­no­var a re­si­den­cia». Ad­vier­te ade­más de que «moi­tos dos su­r­ame­ri­ca­nos que mar­cha­ron re­cen­te­men­te ti­ñan en­tre 20 e 40 anos», con el las­tre que su pér­di­da su­po­ne «pa­ra un­ha po­boa­ción con pro­ble­mas de­mo­grá­fi­cos tre­men­dos».

La caí­da de la­ti­noa­me­ri­ca­nos ele­va la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de la co­lo­nia ru­ma­na, ape­nas afec­ta­da por el des­plo­me y que es hoy la pri­me­ra de Es­pa­ña. En Ga­li­cia hay ca­si 9.000, pe­ro aquí son su­pe­ra­dos por 17.000 por­tu­gue­ses —el 70 %, en Ou­ren­se y Pon­te­ve- dra—. Los lu­sos re­le­gan a los ru­ma­nos al se­gun­do pues­to, ex­cep­to en Lu­go, don­de son pri­me­ros.

En cuan­to a la ten­den­cia pa­ra los pró­xi­mos años, los ex­per­tos mantienen la pre­vi­sión a la ba­ja. Car­los Vi­llar, con­sul­tor ju­rí­di­co es­pe­cia­li­za­do en ex­tran­je­ría, cons­ta­ta que la con­ce­sión de tar­je­tas de re­si­den­cia pa­ra Es­pa­ña, que se so­li­ci­tan en los paí­ses de ori­gen, es «ca­si inexis­ten­te». Ade­más, «las tra­bas» pa­ra con­se­guir la na­cio­na­li­dad pasan aho­ra por un exa­men de co­no­ci­mien­tos «muy com­pli­ca­do» pa­ra gen­te que en mu­chos ca­sos es anal­fa­be­ta, y por las es­ca­sas fa­ci­li­da­des pa­ra rea­li­zar un exa­men que so­lo se pue­de ha­cer en San­tia­go y en exi­guas con­vo­ca­to­rias. Por no ha­blar de las ta­sas que hay que pa­gar pa­ra ha­cer el exa­men y por los do­cu­men­tos que se exi­gen pa­ra na­cio­na­li­zar­se. La su­ma, en al­gún ca­so, «se acer­ca a 700 eu­ros».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.