Pa­ra tra­ba­jar con me­no­res ha­brá que acre­di­tar que no se tie­nen an­te­ce­den­tes por de­li­tos se­xua­les

Los cer­ti­fi­ca­dos, ne­ce­sa­rios des­de el 1 de mar­zo, los ex­pe­di­rá un re­gis­tro es­pe­cí­fi­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - JUAN CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ

El pró­xi­mo día 1 de mar­zo en­tra en fun­cio­na­mien­to el Re­gis­tro Cen­tral de De­lin­cuen­tes Se­xua­les. A par­tir de esa fe­cha, todos los ciu­da­da­nos que op­ten a un em­pleo en el que de­ban te­ner con­tac­to fre­cuen­te con me­no­res de­be­rán apor­tar a la em­pre­sa o ins­ti­tu­ción que los con­tra­te un cer­ti­fi­ca­do ne­ga­ti­vo de ese re­gis­tro. Pa­ra los que ya tra­ba­jen en es­te ám­bi­to, el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia su­gie­re que se evi­ten ava­lan­chas de pe­ti­cio­nes y que se ac­tua­li­ce la cua­li­fi­ca­ción pro­gre­si­va­men­te.

Por­que el re­gis­tro na­ce con los da­tos de iden­ti­dad (in­clui­do el re­gis­tro de ADN) y pro­ce­sa­les de 43.745 per­so­nas con­de­na­das por es­te ti­po de de­li­tos, pe­ro de­be­rán ob­te­ner cer­ti­fi­ca­ción ne­ga­ti­va cien­tos de mi­les de edu­ca­do­res, pro­fe­sio­na­les de ser­vi­cios de pe­dia­tría, ca­te­quis­tas, can­gu­ros, mo­ni­to­res de tiem­po li­bre, téc­ni­cos de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, vo­lun­ta­rios de oe­ne­gés y pue­de que has­ta los em­plea­dos y em­plea­das de ho­gar. Una con­cre­ción ma­yor de los em­pleos afec­ta­dos por es­ta nor­ma —la ley 26/2015, del 28 de ju­lio, que mo­di­fi­ca el sis­te­ma de pro­tec­ción a la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia— se es­pe­ra pa­ra cuan­do se aprue­be y pu­bli­que su desa­rro­llo re­gla­men­ta­rio.

Aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des

De mo­men­to, en Jus­ti­cia se pre­pa­ran pa­ra agi­li­zar en lo po­si­ble la ob­ten­ción del cer­ti­fi­ca­do. Fuen­tes del mi­nis­te­rio se­ña­la­ron a La Voz que, pa­ra quie­nes lo ne­ce­si­ten con ur­gen­cia, «se pue­de so­li­ci­tar in­di­vi­dual­men­te el cer­ti­fi­ca­do usual de an­te­ce­den­tes pe­na­les o el otro, es­pe­cí­fi­co, del nue­vo re­gis­tro, pe­ro tam­bién hay otra ma­ne­ra pa­ra quie­nes va­yan a tra­ba­jar en la edu­ca­ción o la sa- ni­dad pú­bli­cas: la pla­ta­for­ma de me­dia­ción de da­tos, que per­mi­te co­mu­ni­car­se a las di­fe­ren­tes Ad­mi­nis­tra­cio­nes. Bien la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción, si ese es el ca­so, o bien la Xun­ta, pue­den te­ner ac­ce­so al Re­gis­tro Cen­tral de Pe­na­dos que ges­tio­na el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas. Así no ha­bría que pe­dir cer­ti­fi­ca­dos, sino sim­ple­men­te com­pro­bar que el interesado no es­tá in­clui­do mi­ran­do el re­gis­tro». El ciu­da­dano ten­dría que dar au­to­ri­za­ción al de­par­ta­men­to que co­rres­pon­da pa­ra que pue­da com­pro­bar los lis­ta­dos.

«Des­de agos­to —se­ña­la la mis­ma fuen­te del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia— ya exis­te la obli­ga­to­rie­dad de pre­sen­tar es­te cer­ti­fi­ca­do, con lo cual se ha ido ha­cien­do de for­ma pau­la­ti­na. Pe­ro sí pue­de que ha­ya al­gu­na ava­lan­cha a prin­ci­pios de mar­zo, por­que el cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes pe­na­les por de­li­tos se­xua­les va a ser gra­tui­to, mien­tras que el ac­tual cues­ta 3,70 eu­ros, de ma­ne­ra que pa­ra ins­ti­tu­cio­nes o em­pre­sas con mu­cho per­so­nal in­cur­so en la nor­ma va a ser un aho­rro im­por­tan­te».

La Ad­mi­nis­tra­ción ofre­ce un aba­ni­co am­plio de po­si­bi­li­da­des pa­ra con­se­guir es­tos do­cu­men­tos. Po­drá so­li­ci­tar­se pre­sen­cial­men­te en las ofi­ci­nas de las ge­ren­cias te­rri­to­ria­les de Jus­ti­cia, en las de­le­ga­cio­nes y sub­de­le­ga­cio­nes del Go­bierno, en cual- quier re­gis­tro de la Ad­mi­nis­tra­ción Ge­ne­ral del Es­ta­do, de la au­to­nó­mi­ca y de la lo­cal. Tam­bién se pue­de pe­dir de for­ma te­le­má­ti­ca, en la pá­gi­na web del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, y en el de­par­ta­men­to con­fían en que se use prio­ri­ta­ria­men­te es­ta fór­mu­la, que agi­li­za­rá las co­sas; tam­bién se pue­de so­li­ci­tar al Mi­nis­te­rio por co­rreo. Es­to pa­ra las pe­ti­cio­nes in­di­vi­dua­les. Pe­ro las Ad­mi­nis­tra­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes, em­pre­sas o aso­cia­cio­nes en las que se ejer­zan ac­ti­vi­da­des de las in­clui­das en es­ta nor­ma pue­den ob­te­ner cer­ti­fi­ca­cio­nes co­lec­ti­vas una vez ten­gan la au­to­ri­za­ción de los em­plea­dos, re­mi­tien­do al mi­nis­te­rio los da­tos de esas plan­ti­llas.

A la es­pe­ra de con­cre­ción

En la Xun­ta de Ga­li­cia, que de­be­rá ac­tua­li­zar las cer­ti­fi­ca­cio­nes de mi­les de em­plea­dos pú­bli­cos, es­pe­cial­men­te en Edu­ca­ción y en Sa­ni­da­de, es­tán a la es­pe­ra del re­gla­men­to que desa­rro­lle y con­cre­te las me­di­das in­clui­das en la nue­va ley.

De mo­men­to, en la Con­se­lle­ría de Cul­tu­ra e Edu­ca­ción, que es la pri­me­ra en la que se sue­le pen­sar en cuan­to al tra­ba­jo con la in­fan­cia, ya cuen­tan con la co­mu­ni­ca­ción te­le­má­ti­ca de la pla­ta­for­ma de me­dia­ción de da­tos «si hay una ne­ce­si­dad ur­gen­te de ca­li­fi­ca­ción pa­ra la con­tra­ta­ción de un sus­ti­tu­to, por ejem­plo», se­ña­lan fuen­tes de la con­se­lle­ría.

Pa­ra do­tar de cer­ti­fi­ca­cio­nes a las plan­ti­llas que ya se en­cuen­tran tra­ba­jan­do, Edu­ca­ción de­ci­di­rá en cuan­to dis­pon­ga de más da­tos. Con la pa­ra­do­ja, eso sí, de que la plan­ti­lla de los cen­tros pú­bli­cos de en­se­ñan­za es­tá com­pues­ta en más de dos ter­cios por mu­je­res, y los con­de­na­dos por de­li­tos se­xua­les en Es­pa­ña son hom­bres en un 97,3 %. Pe­ro la nor­ma no pue­de pa­rar­se en esos dis­tin­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.