«Re­cuer­do con au­tén­ti­co ho­rror la pa­te­ra de Gui­nea-Bi­sáu a Ca­na­rias»

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

Ya te­nía en­ton­ces un buen ni­vel cul­tu­ral, ha­bla­ba fran­cés, in­glés, es­pa­ñol y ocho dia­lec­tos afri­ca­nos, pe­ro ca­si todos los vi­sa­dos pa­ra Eu­ro­pa se de­ne­ga­ban en su país, así que el se­ne­ga­lés Dji­bril Fa­ye no tu­vo otra sa­li­da que me­ter­se en una pa­te­ra. Era el año 2007. «Ja­más lo vol­ve­ría a ha­cer», di­ce. Hoy tra­ba­ja como me­dia­dor pa­ra in­mi­gran­tes en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio.

—¿Có­mo lle­gó a Es­pa­ña?

—Me pe­dían una for­tu­na por el vi­sa­do, así que me me­tí en una pa­te­ra con 87 per­so­nas. Fue­ron 13 días, de Gui­nea-Bi­sáu a Gran Ca­na­ria. Lle­ga­mos cuan­do ca­si nos hun­día­mos, tu­vi­mos mu­cha suer­te. Re­cuer­do con au­tén­ti­co ho­rror la pa­te­ra, con gen­te que no ha­bía vis­to nun­ca el mar vo­mi­tan­do, ago­ta­dos por el ca­lor y sin una som­bra pa­ra gua­re­cer­se.

—Y aca­bó en Ga­li­cia.

—Sí, el pro­pio Cen­tro de In­ter­na­mien­to pa­ra Ex­tran­je­ros te man­da­ba a al­gún si­tio, in­ter­me­dian­do con una oe­ne­gé. Sin pa­pe­les ni na­da.

—In­gre­só en­ton­ces en las cla­ses de es­pa­ñol de Ecos do Sur.

—Sí, pa­ra per­fec­cio­nar el idio­ma. Ya sa­bía es­pa­ñol. Des­pués pa­sé a dar cla­ses a gen­te que lo ne­ce­si­ta por­que no tie­ne es­tu­dios. Aho­ra soy me­dia­dor pa­ra in­mi­gran­tes en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio.

—¿En qué con­sis­te su tra­ba­jo?

—Los con­tro­les bu­ro­crá­ti­cos en Sa­ni­dad son enor­mes y a ve­ces se ge­ne­ran pro­ble­mas im­por­tan­tes. Por los pa­pe­les que fir­mas al en­trar en Es­pa­ña te pue­den pa­sar la fac­tu­ra ca­da vez que vas a ur­gen­cias. Tra­ta­mos de que los in­mi­gran­tes no ten­gan que asu­mir­las, pe­ro he vis­to fac­tu­ras de 5.000 eu­ros por una he­pa­ti­tis.

—¿Por qué eli­gen Ga­li­cia mu­chos afri­ca­nos?

—So­bre to­do por­que es un si­tio ba­ra­to. Se in­for­man, sa­ben que un pi­so en Ma­drid cues­ta 700 eu­ros, y aquí, la mi­tad. Mu­chos quie­ren tra­ba­jar en el cam­po, pe­ro no pue­den for­mar una coope­ra­ti­va sin con­tra­to, y ne­ce­si­tan uno pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción. La pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la.

Dji­bril Fa­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.