La ley per­mi­te san­cio­nar con mul­tas de has­ta un mi­llón de eu­ros

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

La Lei de Vi­ven­da de Ga­li­cia, apro­ba­da en el año 2008, re­co­ge, en­tre otras co­sas, las obli­ga­cio­nes de pro­pie­ta­rios y Ad­mi­nis­tra­ción en re­la­ción con la con­ser­va­ción de las edi­fi­ca­cio­nes.

LOS PRO­PIE­TA­RIOS Obli­ga­cio­nes.

Los pro­pie­ta­rios de las vi­vien­das tie­nen la obli­ga­ción de con­ser­var­las en con­di­cio­nes nor­ma­les de fun­cio­na­li­dad, se­gu­ri­dad, sa­lu­bri­dad, or­na­to pú­bli­co y habitabilidad. Ade­más, de­ben lle­var a ca­bo las obras de reha­bi­li­ta­ción ne­ce­sa­rias so­bre los ele­men­tos co­mu­nes o pri­va­ti­vos de los edi­fi­cios o de sus vi­vien­das cuan­do no adop­tar me­di­das su­pon­ga un de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes nor­ma­les de uso y con­ser­va­ción.

LA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN Com­pe­ten­cia mu­ni­ci­pal.

Cuan­do los pro­pie­ta­rios de una vi­vien­da son des­co­no­ci­dos es la Ad­mi­nis­tra­ción com­pe­ten­te en ma­te­ria de vi­vien­da la que de­be rea­li­zar las obras ne­ce­sa­rias. Se­gún la Lei de Vi­ven­da son los con­ce­llos los que de­ben ve­lar por que esos de­be­res de con­ser­var y reha­bi­li­tar se cum­plan. En ca­so de que es­tos no ac­túen, la le­gis­la­ción fa­cul­ta a la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca a ha­cer­lo en su lu­gar.

EX­PRO­PIA­CIÓN En ca­so de de­te­rio­ro gra­ve.

La Ad­mi­nis­tra­ción pue­de lle­gar a de­ci­dir la ex­pro­pia­ción for­zo­sa de un in­mue­ble en ma­las con­di­cio­nes cuan­do exis­ta una cau­sa de in­te­rés so­cial. Se con­si­de­ra, efec­ti­va­men­te, que es­ta exis­te cuan­do la edi­fi­ca­ción en cues­tión es­té va­cía y su­fra un de­te­rio­ro gra­ve y siem­pre que, una vez dic­ta­da la or­den de eje­cu­ción de obras, es­ta sea des­aten­di­da por los pro­pie­ta­rios. Aho­ra bien, ¿cuán­do se en­tien­de que exis­te de­te­rio­ro gra­ve? La ley tam­bién da res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta: «En­tén­de­se que exis­te de­te­rio­ro gra­ve dos re­qui­si­tos bá­si­cos de fun­cio­na­li­da­de, se­gu­ran­za e ha­bi­ta­bi­li­da­de can­do o cus­to das obras ne­ce­sa­rias ex­ce­da a cuarta par­te do cus­to de re­po­si­ción do edi­fi­cio ou vi­ven­da de no­va cons­tru­ción con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res, excluído o va­lor do so­lo».

SUS­PEN­SIÓN Un pla­zo de un mes.

Pa­ra que la ex­pro­pia­ción for­zo­sa sea efec­ti­va es ne­ce­sa­rio que exis­ta una de­cla­ra­ción de in­ha­bi­ta­bi­li­dad del in­mue­ble en cues­tión, el in­cum­pli­mien­to de la or­den de eje­cu­ción y la no­ti­fi­ca­ción de que esa ex­pro­pia­ción for­zo­sa se va a eje­cu­tar. Ese pro­ce­di­mien­to ex­pro­pia­to­rio se sus­pen­de­rá en ca­so de que el pro­pie­ta­rio, den­tro del mes si­guien­te a la no­ti­fi­ca­ción, pre­sen­te ga­ran­tías de que rea­li­za­rá las obras ne­ce­sa­rias, pro­ce­da a ocu­par­la ha­bi­tual­men­te o se com­pro­me­ta a po­ner­la en al­qui­ler una vez que reúna los re­qui­si­tos de habitabilidad.

LOS USOS Pri­mar el al­qui­ler.

Las vi­vien­das ex­pro­pia­das se de­di­ca­rán a usos re­si­den­cia­les, pre­fe­ren­te­men­te en ré­gi­men de al­qui­ler pa­ra «sec­to­res des­fa­vo­re­ci­dos».

OCU­PA­CIÓN TEM­PO­RAL La Ad­mi­nis­tra­ción pue­de rea­li­zar las obras.

La ley fa­cul­ta a la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra que ocu­pe de for­ma tem­po­ral una vi­vien­da y reali­ce por su cuen­ta las obras ne­ce­sa­rias pa­ra reha­bi­li­tar­la en el ca­so de que el pro­pie­ta­rio no las reali­ce.

PO­LÍ­TI­CAS Fo­men­tar la reha­bi­li­ta­ción.

Pa­ra que esas me­di­das de con­ser­va­ción y reha­bi­li­ta­ción sean po­si­bles, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas de­ben, se­gún la ley, pro­mo­ver ac­tua­cio­nes en­ca­mi­na­das a re­no­var y res­tau­rar el par­que de vi­vien­das. Esas po­lí­ti­cas pú­bli­cas ten­drán como ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios los in­mue­bles con va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co, que se­rán re­cu­pe­ra­dos pre­fe­ren­te­men­te como vi­vien­das de al­qui­ler. Tam­bién los nú­cleos tra­di­cio­na­les de cos­ta e in­te­rior, con el fin no so­lo de reha­bi­li­tar el pa­tri­mo­nio, sino tam­bién de fi­jar po­bla­ción en esos nú­cleos y re­vi­ta­li­zar­los. Otro de los fo­cos de ac­tua­ción se­rán los cas­cos his- tó­ri­cos, y tam­bién las áreas ur­ba­nas de­gra­da­das. Por úl­ti­mo, la nor­ma mar­ca tam­bién como prio­ri­dad la me­jo­ra de la ac­ce­si­bi­li­dad de las vi­vien­das.

RÉ­GI­MEN SAN­CIO­NA­DOR Mul­tas des­de 300 eu­ros.

La ley re­co­ge in­frac­cio­nes muy gra­ves, gra­ves y le­ves. En ma­te­ria de con­ser­va­ción con­si­de­ra muy gra­ves los in­cum­pli­mien­tos que pon­gan en ries­go la se­gu­ri­dad o la habitabilidad del edi­fi­cio, que pue­den ser mul­ta­dos con en­tre 60.001 y un mi­llón de eu­ros. Exis­te in­frac­ción gra­ve cuan­do se in­cum­plen los de­be­res de con­ser­va­ción o reha­bi­li­ta­ción sin po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad ni la habitabilidad. En es­te ca­so la san­ción pue­de os­ci­lar en­tre los 6.001 y los 60.000 eu­ros. Las in­frac­cio­nes le­ves se re­fie­ren al in­cum­pli­mien­to de los de­be­res de uso y man­te­ni­mien­to del in­mue­ble, cuan­do no ha­ya pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad ni pa­ra la habitabilidad. La mul­ta pue­de ir des­de los 300 has­ta los 6.000 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.