En Es­pa­ña, pa­re­ce, no hay pro­ble­mas

Xo­sé L. Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do te­ne­mos un hi­jo en pa­ro se lo con­ta­mos a todos, y no te­ne­mos men­te pa­ra otras co­sas. Y lo mis­mo po­dría su­ce­der con la gue­rra de Si­ria, los re­fu­gia­dos, el Daesh, el bre­xit, el te­rro­ris­mo glo­bal, las des­truc­ción de Li­bia e Irak, la cri­sis de Amé­ri­ca del sur, la mis­te­rio­sa economía chi­na y la po­si­bi­li­dad de que los ame­ri­ca­nos vuel­van a ser go­ber­na­dos por una ideo­lo­gía ul­tra, be­li­cis­ta y xe­nó­fo­ba. Pe­ro de ese ti­po de agen­das an­gus­tio­sas es­tá li­bre Es­pa­ña, que, en me­dio del caos que he­mos mon­ta­do, dis­fru­ta de su bue­na suer­te. Pa­ra com­pro­bar­lo he se­gui­do con aten­ción ocho pe­rió­di­cos —2 de Ga­li­cia y Ca­ta­lu­ña, 3 de Ma­drid y 1 de Se­vi­lla—, y he sa­ca­do las si­guien­tes con­clu­sio­nes. En Ga­li­cia fue vi­ral la no­ti­cia so­bre el es­co­te de una alum­na y la ma­la edu­ca­ción de un pro­fe­sor, como si en la USC no tu­vié­se­mos otra co­sa que ha­cer. Tam­bién arra­só la pre­vi­si­ble de­cla­ra­ción de Ra­joy como per­so­na non gra­ta en su ciu­dad adop­ti­va de Pon- te­ve­dra, sin que na­die re­pa­re en que, si tal co­sa tu­vie­se la­gu­na im­por­tan­cia, se­ría ile­gal, y si no la tie­ne es una chu­mi­na­da. Am­bas no­ti­cias, por su in­te­rés, fue­ron las úni­cas que tras­cen­die­ron a los te­le­dia­rios de Es­pa­ña y Eu­ro­pa. Tam­bién fue no­ti­cia que En Ma­rea se ol­vi­dó de po­ner con­di­cio­nes de pac­to a Sán­chez, y que es­tá a pun­to de ser el úni­co suspenso en una con­vo­ca­to­ria con apro­ba­do ge­ne­ral. Pe­ro de es­to se ha­bló me­nos, por­que, como de­cía Pío Ca­ba­ni­llas, «tam­po­co es co­sa de com­pro­me­ter­se». En Ara­gón fue vi­ral un bo­te de go­mi­na de 15 eu­ros, que es­tá en el ba­ño ofi­cial del al­cal­de sin que él lo ha­ya pa­ga­do.

Cla­ro que la im­por­tan­cia de la no­ti­cia no es­tá en la can­ti­dad, sino en de­mos­trar que los ERE, la Gür­tel, Pu­jol y Gra­na­dos no es­tán so­los, y que la corrupción ya es trans­ver­sal en­tre iz­quier­da y de­re­cha y en­tre la cas­ta y la gen­te. Y en Ma­drid lo más im­por­tan­te son las tran­ga­lla­das de Car­me­na y el es­cra­che al de­le­ga­do de la po­li­cía lo­cal, que, en pa­la­bras de al­gu­nos es­ta­dis­tas de me­dio pelo, «aca­bó to­man­do su pro­pia me­di­ci­na». Y en la Es­pa­ña plu­ri­na­cio­nal y es­men­dre­lla­ble —¡Dios nos li­bre!— lo más vi­ral es la ma­te­má­ti­ca ri­ve­ria­na, que ope­ran­do so­bre un es­pa­cio trans­for­ma­do por on­das gra­vi­ta­cio­na­les —Rie­mann, Euclides y Lo­ba­chevs­ki eran unos afi­cio­na­dos— quie­re li­de­rar a los pi­pio­los del PP y del PSOE pa­ra que pac­ten en con­tra de la ló­gi­ca, y en­se­ñar­les có­mo se re­for­ma un sis­te­ma sin te­ner acuer­dos bá­si­cos, ni vo­tos, ni li­bro gor­do de Pe­te­te.

Sus mé­ri­tos pa­ra li­de­rar Es­pa­ña son gua­pu­ra, ju­ven­tud, pa­gar­se la go­mi­na de su bol­si­llo, te­ner vo­ca­ción de in­qui­si­dor y ex­hi­bir un caos men­tal ine­na­rra­ble. Y por eso con­si­guió enamo­rar a todos los ter­tu­lia­nos que di­cen « in vi­gi­lan­do» pa­ra mar­car dis­tan­cias con el vul­go. Y de los po­bres, la sa­ni­dad, la edu­ca­ción, el pa­ro y la cues­tión ca­ta­la­na ¿qué se di­ce? Na­da, por­que «ara no to­ca». ¡Y todos fe­li­ces!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.