La cum­bre de la ver­güen­za

Er­nes­to S. Pom­bo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Hay que te­ner mu­cha mo­ral y más va­lor pa­ra se­guir de­fen­dien­do un cam­ba­la­che que, por mu­cho que uno quie­ra, no que­da más re­me­dio que to­már­se­lo de gua­sa. La Unión Eu­ro­pea de­ja es­te fin de semana de ser un pro­yec­to me­dia­na­men­te se­rio y to­do lo que ocu­rra a par­tir de aho­ra no de­be de pi­llar­nos por sor­pre­sa. La cum­bre ce­le­bra­da pa­ra evi­tar que el Reino Uni­do nos aban­do­ne y que, vis­to lo vis­to, es lo me­jor que nos po­día pa­sar, es una an­to­lo­gía de la mi­se­ria y la ren­di­ción de nues­tros di­ri­gen­tes. Nin­guno que­ría, pe­ro todos acep­ta­ron. Es lo que ocu­rre cuan­do se es in­ca­paz de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des; que se va con «ac­ti­tu­des cons­truc­ti­vas» como las que mos­tró Ra­joy en Bru­se­las y que nie­ga en Bar­ce­lo­na. Pre­sio­na­dos por el chan­ta­je, a Ca­me­ron se le en­tre­gó to­do lo que qui­so e in­clu­so más. A nues­tros lí­de­res no les im­por­tó re­co­no­cer que el Reino Uni­do no «es­tá com- pro­me­ti­do con una ma­yor in­te­gra­ción po­lí­ti­ca den­tro de la Unión», y que, en un fu­tu­ro cam­bio de los tra­ta­dos, se de­ja­rá cla­ro que el con­cep­to de una «Unión ca­da vez más es­tre­cha no se apli­ca­rá al Reino Uni­do». Pe­ro no so­lo eso, ha sal­ta­do por los ai­res uno de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les: Lon­dres po­drá dis­cri­mi­nar a los tra­ba­ja­do­res en fun­ción de su pa­sa­por­te pa­ra tra­tar de li­mi­tar la in­mi­gra­ción. Un prin­ci­pio bá­si­co de la uni­dad eu­ro­pea y uno de los leit­mo­tiv de su exis­ten­cia. Si tu­vie­ran un mí­ni­mo de de­co­ro y de­cen­cia no se atre­ve­rían a re­gre­sar a sus paí­ses y se­guir mar­can­do las nor­mas de con­vi­ven­cia a cien­tos de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Si tu­vie­ran un mí­ni­mo de or­gu­llo, de dig­ni­dad y de res­pon­sa­bi­li­dad pe­di­rían per­dón a quie­nes les fi­nan­cia­mos sus va­ca­cio­nes y sus ca­pri­chos. Y, sin em­bar­go, tras la cum­bre de la ver­güen­za, es­tán más sa­tis­fe­chos que pa­vos reales. En qué ma­nos estamos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.