Sán­chez, for pre­si­dent

Jo­sé Luis Meilán Gil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En la lu­cha de­mo­crá­ti­ca por el po­der se en­la­za la as­pi­ra­ción de in­fluir en la con­for­ma­ción de la con­vi­ven­cia de la so­cie­dad, con­cre­ta­da en un pro­gra­ma, con el in­te­rés per­so­nal. Pue­de su­ce­der que lo úl­ti­mo con­di­cio­ne más allá de lo que es exi­gi­ble a la cohe­ren­cia que el can­di­da­to ha de te­ner con el par­ti­do po­lí­ti­co al que re­pre­sen­ta. Pe­dro Sán­chez cons­ti­tu­ye un test. De­jan­do de la­do la pre­ten­sión, en la que se ha vuel­to a in­sis­tir, de una in­ves­ti­du­ra con el apo­yo de Ciu­da­da­nos y la abs­ten­ción del PP, so­lo ca­be un acuer­do con Po­de­mos. Su di­fi­cul­tad real se en­cuen­tra en la exi­gen­cia de un go­bierno de coa­li­ción, agra­va­da con re­cla­ma­cio­nes de pues­tos y com­pe­ten­cias di­fí­ci­les de asu­mir. Si am­bos ca­mi­nos ha­cia una in­ves­ti­du­ra pa­re­cen abo­ca­dos a un fra­ca­so, por qué el lí­der socialista se ha en­tre­ga­do con tan­to em­pe­ño a esa em­pre­sa. No es un em­pe­ci­na­mien­to al­truis­ta ni alo­ca­do por­que, en cual­quier hi­pó­te­sis, ob­tie­ne ga­nan­cia. Des­de la pro­pues­ta pa­ra in- ten­tar la in­ves­ti­du­ra Sán­chez ha ve­ni­do rea­li­zan­do una au­tén­ti­ca cam­pa­ña por la pre­si­den­cia. Se ha com­por­ta­do en oca­sio­nes como un pre­si­den­te bis. Ha apro­ve­cha­do las cir­cuns­tan­cias del pro­ta­go­nis­mo que le dio la no siem­pre bien com­pren­di­da de­cli­na­ción de Ra­joy. No han si­do obs­tácu­lo sus ma­gros re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, ni la re­sis­ten­cia den­tro del par­ti­do, hoy dis­mi­nui­da. Cual­quie­ra que se sea el fi­nal del ac­tual re­co­rri­do ha­brá me­jo­ra­do el pun­to de par­ti­da. Si, como es im­pro­ba­ble, acep­ta­se el en­vi­te de Po­de­mos, con in­de­pen­den­cia del da­ño que cau­sa­ría al país y al PSOE, pa­sa­ría pron­to a la con­di­ción de ex­pre­si­den­te, con la no des­pre­cia­ble ca­non­jía de con­se­je­ro per­ma­nen­te de Es­ta­do. Si, como es ra­zo­na­ble y desea­ble, no se lle­ga al acuer­do con Po­de­mos, Sán­chez se re­con­ci­lia­ría con sus crí­ti­cos en el PSOE, que de mo­men­to no tie­nen una al­ter­na­ti­va dis­po­ni­ble. De un la­do, ma­ni­fes­ta­ría cohe­ren­cia con las si­glas que re­pre­sen­ta y de otra les ha­bría de­mos­tra­do va­len­tía en el in­ten­to de ser una al­ter­na­ti­va al PP, el ad­ver­sa­rio tra­di­cio­nal, fren­te a cu­yo lí­der al­zó un mu­ro des­de la en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. Se le va­lo­ra­ría la ga­llar­día de pre­sen­tar­se a la con­fron­ta­ción par­la­men­ta­ria de la in­ves­ti­du­ra. To­do ello, a lo que ha­brían de aña­dir­se los es­fuer­zos por pac­tar con Ciu­da­da­nos, le per­mi­ti­rían as­pi­rar con fun­da­men­to a ser el can­di­da­to del PSOE en las pre­vi­si­bles nue­vas elec­cio­nes; al­go que an­tes no es­ta­ba cla­ro.

SOLEIRA

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.