Los fu­tu­ros emi­gran­tes, los más per­ju­di­ca­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

El bai­le de ci­fras ha co­men­za­do. So­lo dos días des­pués de que la UE ce­die­se al chan­ta­je de Da­vid Ca­me­ron, los paí­ses miem­bro echan cuen­tas. ¿Có­mo afec­ta­rán las con­ce­sio­nes a sus na­cio­na­les re­si­den­tes en la is­la? En el cómpu­to glo­bal, una me­dia de 84.000 fa­mi­lias eu­ro­peas se po­drían ver per­ju­di­ca­das. El cálcu­lo tie­ne en cuen­ta el nú­me­ro to­tal de fa­mi­lias que a lo lar­go del 2010 y 2014 so­li­ci­ta­ron ayu­das fis­ca­les a las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas.

El Go­bierno es­pa­ñol ase­gu­ra que, «como mu­cho», el nú­me­ro de ciu­da­da­nos es­pa­ño­les afec­ta­dos por al­gu­nas de las res­tric­cio­nes de de­re­chos que po­drá apli­car Lon­dres al­can­za­ría «el mi­llar». El cálcu­lo se ba­sa en pro­yec­cio­nes fu­tu­ras, pues­to que la ma­yor par­te de las res­tric­cio­nes se apli­ca­rían a los nue­vos tra­ba­ja­do­res y no a los cer­ca de 200.000 ciu­da­da­nos que ya re­si­den en te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. Pe­ro, ¿có­mo se ma­te­ria­li­za­ría esa pér­di­da de de­re­chos? Hay dos flan­cos de re­la­ti­va preo­cu­pa­ción.

Freno a los subsidios

Los es­pa­ño­les que ya es­tén tra­ba­jan­do en el Reino Uni­do no ten­drán que preo­cu­par­se pe­ro sí quie­nes ten­gan pen­sa­do la­brar­se un fu­tu­ro la­bo­ral en la is­la. Ca­me­ron po­drá ac­ti­var, con el per­mi­so del Con­se­jo Eu­ro­peo, el de­no­mi­na­do «freno de emer­gen­cia». Se tra­ta de la pa­lan­ca que blo­quea­rá el ac­ce­so de los tra­ba­ja­do­res con suel­dos más ba­jos a los com­ple­men­tos sa­la­ria­les. La me­di­da se pue­de ex­ten­der por cua­tro años. Lue­go se re­ti­ra­rá de for­ma pro­gre­si­va has­ta un má­xi­mo de sie­te.

Aunque los Tra­ta­dos ac­tua­les con­tem­plan la po­si­bi­li­dad de que un país de­nie­gue re­si­den­cia a un ciu­da­dano eu­ro­peo si es­te su­po­ne una car­ga inasu­mi­ble pa­ra el sis­te­ma so­cial, lo que es cues­tio­na­ble es el ca­rác­ter dis­cri­mi­na­to­rio de la me­di­da, pues­to que so­lo se de­ne­ga­rán los subsidios a los tra­ba­ja­do­res europeos des­pla­za­dos y no a los na­cio­na­les.

Ayu­das por ni­ño

El Reino Uni­do se aho­rra­rá 39 mi­llo­nes de eu­ros. El cos­te to­tal del des­plie­gue de ayu­das fa­mi­lia­res a los europeos que tra­ba­jan en la is­la y tie­nen hi­jos re­si­dien­do en otro país equi­va­le al pre­cio de venta de la ca­sa de la di­fun­ta Mar­ga­ret That­cher. Ir­lan­da y Po­lo­nia son los dos paí­ses que más se be­ne­fi­cian de las pres­ta­cio­nes fa­mi­lia­res. De aho­ra en ade­lan­te, quien se des­pla­ce a tra­ba­jar al Reino Uni­do y ten­ga hi­jos a car­go en otro país de la UE de­be­rá con­for­mar­se con una ayu­da equi­va­len­te a la que re­ci­bi­ría en su país de ori­gen.

¿Afec­ta­rá a Es­pa­ña? Las fa­mi­lias que ya es­tén re­ci­bien­do ayu­das por ni­ño so­lo se ve­rán afec­ta­das a par­tir del 1 de enero del 2020. Y no so­lo en el Reino Uni­do. No obs­tan­te, el per­fil del tra­ba­ja­dor emi­gran­te es­pa­ñol ma­yo­ri­ta­rio en el Reino Uni­do es jo­ven y sin ata­du­ras fa­mi­lia­res.

El acuer­do no se­rá ino­fen­si­vo. La UE pa­ga­rá un pre­cio muy al­to a cam­bio de con­ce­der a Lon­dres un «arre­glo» cos­mé­ti­co que no ge­ne­ra­rá gran­des aho­rros a su Ha­cien­da, so­lo per­ju­di­ca­rá a unos cuan­tos mi­lla­res de ciu­da­da­nos europeos. El da­ño po­lí­ti­co ases­ta­do a la UE es in­cal­cu­la­ble. Al­gu­nos de sus prin­ci­pios y va­lo­res se han re­tor­ci­do has­ta amol­dar­se a los de­seos de Ca­me­ron y crean­do un pre­ce­den­te muy pe­li­gro­so. La ciu­dad fran­ce­sa de Ver­dún ini­ció ayer las con­me­mo­ra­cio­nes de la ba­ta­lla ho­mó­ni­ma, cu­yo pri­mer ca­ño­na­zo re­tum­bó ha­ce exac­ta­men­te cien años. Ba­ta­lla que más que nin­gu­na otra sim­bo­li­za el in­fierno de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Unas 300 per­so­nas se reunie­ron ba­jo la llo­viz­na don­de to­do em­pe­zó, en el bos­que de Cau­res, a unos 15 ki­ló­me­tros de Ver­dún. Al al­ba, vo­lun­ta­rios fran­ce­ses y ale­ma­nes ves­ti­dos de épo­ca re­co­rrie­ron un ca­mino fan­go­so ilu­mi­na­do con ve­las, a la vez que leían do­cu­men­tos his­tó­ri­cos y evo­ca­ban la llu­via de obu­ses ale­ma­nes. «Ha­ce exac­ta­men­te 100 años em­pe­za­ba el bom­bar­deo. Es­te de­li­rio sin pre­ce­den­tes re­tum­bó has­ta en los Vos­gos, a 150 km (...) 1.400 ca­ño­nes y mor­te­ros vo­mi­ta­ron ca­si un mi­llón de obu­ses. Cer­ca de 400 ca­ño­nes se con­cen­tra­ron en el bos­que de Cau­res», re­cor­dó un fi­gu­ran­te.

Más de 300.000 muer­tos

Más de 300.000 sol­da­dos de am­bos la­dos per­die­ron la vi­da en una ba­ta­lla que du­ró 300 días y pa­só a la his­to­ria como si­nó­ni­mo de car­ni­ce­ría. Pa­ra los fran­ce­ses tam­bién es sím­bo­lo de re­sis­ten­cia y su­fri­mien­to. Al fi­nal de la ba­ta­lla, en di­ciem­bre de 1916, nin­gu­na de las dos lí­neas se ha­bía ape­nas mo­vi­do del pun­to de par­ti­da. Pe­ro no se tra­tó de un em­pa­te: los fran­ce­ses lo­gra­ron con­te­ner los asal­tos re­pe­ti­dos del enemi­go, que nun­ca lo­gró acer­car­se a me­nos de 5 ki­ló­me­tros de Ver­dún.

«Es im­por­tan­te es­tar aquí pa­ra hon­rar a quie­nes per­die­ron la vi­da. Pe­ro tam­bién pa­ra con­fir­mar la amistad fran­co-ale­ma­na en un mo­men­to en que los na­cio­na­lis­mos es­tán exa­cer­ba­dos», co­men­tó el se­cre­ta­rio de Es­ta­do fran­cés pa­ra los An­ti­guos Com­ba­tien­tes y la Me­mo­ria, Jean To­des­chi­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.