Diez sor­bos de una gran Co­pa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Lo tu­vo to­do. La fa­se fi­nal de la Co­pa del Rey que ayer se des­pi­dió en A Co­ru­ña con el triun­fo del Real Ma­drid se con­vir­tió en una com­pe­ti­ción en la que mi­rar­se al es­pe­jo. Des­de el pri­mer has­ta el úl­ti­mo se­gun­do no de­jó ni un ins­tan­te pa­ra el res­pi­ro. Emo­ción a raudales. Par­ti­dos de­ci­di­dos por un mi­lí­me­tro. Y un Co­li­seum lleno has­ta la ban­de­ra de 10.000 gar­gan­tas que no pa­ra­ron de ani­mar. Diez sor­bos de es­ta gran Co­pa de­fi­nen lo que su­pu­so su re­gre­so a Ga­li­cia.

LA COM­PE­TI­CIÓN Un mo­de­lo que fun­cio­na

El mo­de­lo fun­cio­na, in­clu­so en una ciu­dad que ca­re­ce de equi­po ACB. To­do lo que ya se sa­bía y lo que se in­tuía es cier­to. La fa­se fi­nal de la Co­pa es un es­pec­tácu­lo, con una or­ga­ni­za­ción mo­dé­li­ca, que sa­ber aña­dir es­pec­tácu­lo a la com­pe­ti­ción, pe­ro sin de­jar de cui­dar con mi­mo la par­te de­por­ti­va. Ade­más, la emo­ción y la in­ten­si­dad han pre­si­di­do ca­da uno de los par­ti­dos y las afi­cio­nes han da­do co­lo­ri­do a la ciu­dad y han con­vi­vi­do de for­ma pa­cí­fi­ca, en las ca­lles y en la gra­da.

LA SOR­PRE­SA La cla­si­fi­ca­ción de Bil­bao pa­ra se­mi­fi­na­les

Sin du­da, la que pro­ta­go­ni­zó el Bil­bao Do­mi­ni­on en la pri­me­ra jornada. El con­jun­to vasco apeó a un Bar­ce­lo­na que, como siem­pre lle­gó a la fa­se fi­nal, como uno de los cla­ros candidatos al tí­tu­lo. El ve­te­rano Mum­bru, cam­peón del mundo con Es­pa­ña en el 2006, se ga­nó un tro­ci­to del co­ra­zón de los afi­cio­na­dos que le pre­mia­ron con una ova­ción cuan­do, ya en se­mi­fi­na­les, se re­ti­ró de­fi­ni­ti­va­men­te al ban­co tras caer fren­te al Gran Ca­na­ria.

LA DE­CEP­CIÓN El Bar­ce­lo­na de un cues­tio­na­do Xavi Pas­cual

Xavi Pas­cual va a te­ner un du­ro fi­nal de tem­po­ra­da. Pa­ra un club de su en­ti­dad y po­de­río caer en cuar­tos de fi­nal se con­si­de­ra un fra­ca­so es­tre­pi­to­so. Su equi­po es­ta­ba en to­das las qui­nie­las como el fa­vo­ri­to a ga­nar la com­pe­ti­ción, tie­ne una plan­ti­lla re­ple­ta de re­cur­sos, pe­ro la ima­gen que ofre­ció el Bar­ce­lo­na en A Co­ru­ña es­tu­vo muy le­jos de la que se es­pe­ra­ba. Al­can­zar la Fi­nal Four de la Eu­ro­li­ga y pe­lear por la la Li­ga, la obli­ga­ción pa­ra un Xavi Pas­cual muy cues­tio­na­do en los me­dios ca­ta­la­nes. Al téc­ni­co le que­da una ar­dua ta­rea: re­cu­pe­rar la con­fian­za del Ba­rça

EL BA­LON­CES­TO La ba­tu­ta de un in­com­bus­ti­ble Aí­to

El maes­tro, el téc­ni­co pre­sen­te en los úl­ti­mos cua­ren­ta años de ba­lon­ces­to es­pa­ñol. A sus 69 años, im­par­te ma­gis­te­rio y con­ta­gia la mis­ma pa­sión de siem­pre por el ba­lon­ces­to. Al­can­zó su duo­dé­ci­ma fi­nal. Ha con­quis­ta­do cin­co tí­tu­los, cua­tro con el Bar­ce­lo­na y uno con el Jo­ven­tut, y si­gue en la pe­lea con la in­ten­si­dad y la re­bel­día de siem­pre. El após­tol del ba­lon­ces­to in­ten­so y ve­loz se man­tie­ne en la van­guar­dia.

EL AN­FI­TRIÓN No­ta­ble al­to pa­ra un irre­duc­ti­ble Obra­doi­ro

Por ter­ce­ra vez un equi­po ga­lle­go com­pe­tía en una fa­se fi­nal de la Co­pa del Rey. Al Obra­doi­ro le pre­ce­die­ron el Breo­gán y el Co­ren Ou­ren­se. No so­lo man­tu­vo el ti­po el equi­po de Mon­cho Fer­nán­dez fren­te a un Bas­ko­nia que no con­ce­de a sus ri­va­les ni el más mí­ni­mo un res­pi­ro. Se re­cu­pe­ró de un mal ini­cio, pu­so con­tra las cuer­das al cua­dro vi­to­riano y fir­mó una ac­tua­ción es­pec­ta­cu­lar. Se le es­ca­pó la vic­to­ria en el emo­ti­vo ca­ra o cruz fi­nal. La ma­ne­ra en la que sus se­gui­do­res can­ta­ron a ca­pe­la el Miu­di­ño se con­vir­tió en una de las imá­ge­nes de es­ta fa­se fi­nal de la Co­pa del Rey. Emo­cio­nó in­clu­so a las afi­cio­nes ri­va­les. Al­gu­nos no du­da­ron en su­mar­se a la fies­ta que se mon­tó el se­gun­do día.

LOS JÓ­VE­NES Po­cos mi­nu­tos pa­ra los me­nos ex­per­tos

La Co­pa es pa­ra mu­chos ju­ga­do­res emer­gen­tes el ter­mó­me­tro pa­ra me­dir su tem­ple. En es­ta edi­ción no tu­vie­ron de­ma­sia­das opor­tu­ni­da­des pa­ra lu­cir­se. So­lo al­gu­nas píl­do­ras, ya que Don­cic y Her­nan­gó­mez ape­nas dis- fru­ta­ron de mi­nu­tos. Al ale­ro del Obra­doi­ro Santi Yus­ta, a sus 18 años, no le tem­bló el pul­so en un par­ti­do tan in­ten­so y du­ro como el que ju­gó con­tra el Bas­ko­nia; tie­ne ca­rác­ter y no se es­con­de. A ju­ga­do­res como Wac­zins­ki o De­jan To­do­ro­vic les pu­do la an­sie­dad, no sa­ber ges­tio­nar las emo­cio­nes de los gran­des mo­men­tos.

LOS VE­TE­RA­NOS Nun­ca fa­llan an­te las gran­des oca­sio­nes

Como el vino, hay ju­ga­do­res que me­jo­ran con el tiem­po, in­clu­so una vez que lle­van ado­sa­do a su nom­bre la ca­li­fi­ca­ción de ve­te­rano. Oli­ver, Mum­brú, Fe­li­pe Re­yes, Her­ve­lle …, todos am­plia­men­te re­ba­sa­da la trein­te­na, tu­vie­ron un gran com­por­ta­mien­to. Men­ción es­pe­cial pa­ra el ba­se del Gran Ca­na­ria, la pro­lon­ga­ción de Aí­to en la pis­ta, y pa­ra un Mum­brú cu­yo ca­rác­ter con­ta­gia a to­do su equi­po.

EL ES­CE­NA­RIO Un Co­li­seum a re­ven­tar que bri­lló con luz pro­pia

El mon­ta­je que la or­ga­ni­za­ción dis­pu­so pa­ra el Co­li­seum hi­zo que es­ta ins­ta­la­ción se me­ta­mor­fo­sea­ra en una can­cha con aro­ma a NBA. Sal­vo pun­tua­les pro­ble­mas con el trá­fi­co an­tes de ac­ce­der al re­cin­to y con la se­ña­li­za­ción de los ba­ños, el res­to fun­cio­nó a la per­fec­ción.

MVP El pre­mio al tra­ba­jo pe­ren­ne de Ayón

Cuan­do Gus­ta­vo Ayón se acer­có a re­ci­bir el mvp, todos sus com­pa­ñe­ros se gi­ra­ron ha­cia a él pa­ra ova­cio­nar­lo. Era un aplau­so sin­ce­ro, del que sa­be lo mu­cho que ha he­cho el pí­vot por el equi­po du­ran­te es­tos días y en lo que va de tem­po­ra­da. Des­de que lle­gó al Real Ma­drid, con el car­tel de ex de la me­jor li­ga del mundo, no ha pa­ra­do de cre­cer. Es­te año los pro­ble­mas fí­si­cos de Re­yes le obli­ga­ron a asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad en el jue­go in­te­rior de los de La­so. Y no ha de­frau­da­do. Acu­mu­la tan­tos mi­nu­tos como pun­tos y re­bo­tes. Y ha he­cho una Co­pa pa­ra en­mar­car.

EL CAM­PEÓN Le tie­ne to­ma­da la me­di­da a la ciu­dad

En A Co­ru­ña jue­ga como en su ca­sa. Cua­tro ve­ces ha es­ta­do pre­sen­te la Co­pa en A Co­ru­ña y las cua­tro las ha con­quis­ta­do el el equi­po blan­co. La pri­me­ra en 1972, con Pe­dro Fe­rrán­diz en el ban­qui­llo y Emi­li­ano, Luyk o Bra­ban­der en el equi­po; la se­gun­da en 1988, con Dra­zen Pe­tro­vic, Fer­nan­do Mar­tín y Ro­may, y con Lo­lo Sainz como en­tre­na­dor; la ter­ce­ra, en 1993, con Luyk en el ban­qui­llo y Sa­bo­nis como es­tre­lla.

PA­CO RODRÍGUEZ

El Co­li­seum se lle­nó has­ta la ban­de­ra los tres días con cer­ca de diez mil gar­gan­tas.

CÉ­SAR QUIAN

Gus­ta­vo Ayón re­ci­bió el MVP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.