Los re­tos del otro AVE ga­lle­go: sin tú­ne­les, con ca­me­llos en la vía, a 50 gra­dos y en sue­lo ve­ta­do

El tren Me­di­na-La Me­ca afron­ta su fa­se fi­nal in­ten­tan­do sal­var la com­ple­ji­dad téc­ni­ca y la bu­ro­cra­cia re­li­gio­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía -

ca en las es­ta­cio­nes... co­rres­pon­dió a un con­sor­cio es­pa­ñol en el que par­ti­ci­pan todos los gi­gan­tes: des­de ACS a OHL, Tal­go, Ren­fe... Y una cons­truc­to­ra me­dia­na de Ga­li­cia, Co­pa­sa, con ex­pe­rien­cia en al­ta ve­lo­ci­dad y pa­ra la que el AVE Me­di­na-La Me­ca es un es­ca­pa­ra­te fa­bu­lo­so a ni­vel mun­dial. De he­cho, ya ne­go­cia otras obras en la re­gión.

La ou­ren­sa­na se ha lle­va­do a Ara­bia, ade­más, a sub­con­tra­tas ga­lle­gas, des­de el cá­te­ri­ng pa­ra el cam­pa­men­to de ex­pa­tria­dos has­ta es­pe­cia­lis­tas en obras fe­rro­via­rias. De ahí que al­gu­nos en el cam­pa­men­to no du­den en ha­blar de otro AVE ga­lle­go.

Aho­ra bien, lo que se en­cuen­tran en ese pun­to del glo­bo po­co tie­ne que ver con lo que ven en las obras ga­lle­gas. Por ejem­plo, los dro­me­da­rios con los que se to­pan a pie de vía. Ani­ma­les que las po­bla­cio­nes de be­dui­nos que hay por el ca­mino de­jan suel­tos y que se cue­lan por ro­tu­ras del va­lla­do. Ya ha ha­bi­do al­gún ac­ci­den­te con ellos al pa­so de las má­qui­nas. La ley sau­dí —co­sas de ese país— mar­ca que la cul­pa es del due­ño del dro­me­da­rio si es de no­che; y de la em­pre­sa, si es de día.

Par­tien­do una mon­ta­ña

El re­co­rri­do, apa­ren­te­men­te, es sen­ci­llo. Me­dio mi­llar de ki­ló­me­tros por el me­dio de un pe­dre­gal. Pe­ro, aten­ción, sin un so­lo tú­nel pa­ra sal­var las mon­ta­ñas (que las hay) del re­co­rri­do. Por al­gún mo­ti­vo, vin­cu­la­do a la tra­di­ción, el país prohí­be es­te ti­po de so­lu­cio­nes. Al­go in­con­ce­bi­ble en Oc­ci­den­te. Así que, pri­mer problema no re­suel­to: se es­tá par­tien­do una enor­me mo­le de pie­dra en la zo­na más cer­ca­na a La Me­ca. Es­ta par­te de la obra es la que eje­cu­ta el gru­po chino-sau­dí (aho­ra so­lo sau­dí, por­que los asiá­ti­cos se han ido). Y has­ta que es­tos no aca­ben, el tra­ba­jo de Co­pa­sa (vías, tra­vie­sas...) no po­drá se­guir. De ahí que dar pla­zos de con­clu­sión (la obra en sí po­dría es­tar es­te año), ex­pli­can los in­ge­nie­ros, sea arries­ga­do.

Sí se ha sal­va­do el re­to de las tor­men­tas de are­na, en las zo­nas en que hay (por­que la ma­yo­ría del re­co­rri­do pa­sa por un in­men­so pe­dre­gal). Se ha op­ta­do por sus­ti­tuir la pie­dra de la ba­se por pu­ro hor­mi­gón, y un sis­te­ma que evi­ta que se con­cen­tre are­na en las vías. Re­to re­suel­to por la téc­ni­ca.

In­fie­les, no

Tra­ba­ja­do­res de la ga­lle­ga Ma­qui­sa­ba, con­tra­ta­da a su vez por Co­pa­sa, rea­li­zan­do una sol­da­du­ra de vía en el tra­mo más cer­cano a Me­di­na, ya prác­ti­ca­men­te aca­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.