Vo­da­fo­ne se alía con Pa­yPal pa­ra po­ten­ciar el mó­vil como bi­lle­te­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - Ola­lla Sán­chez

La era de la mo­vi­li­dad ame­na­za con ju­bi­lar las car­te­ras. Las te­le­cos y los gi­gan­tes de la Red lo tie­nen cla­ro: los ser­vi­rán pa­ra pa­gar to­do ti­po de pro­duc­tos y tam­bién pa­ra alo­jar las tar­je­tas de fi­de­li­za­ción. Vo­da­fo­ne, que ya tie­ne en Es­pa­ña más de 350.000 clien­tes de su bi­lle­te­ra vir­tual, Wa­llet (com­pa­ti­ble con 75 ti­pos de ter­mi­na­les An­droid), quie­re ir más allá y ha lle­ga­do a una alianza con Pa­yPal pa­ra in­te­grar el po­pu­lar ser­vi­cio de pa­gos en la apli­ca­ción. Es­pa­ña se­rá el pri­mer país en po­ner en mar­cha el acuer­do. Más de 4.000.000 cuen­tas po­drán ser usa­das pa­ra pa­gar en 710.000 ter­mi­na­les TPV. Sin nin­gún ti­po de co­mi­sio­nes. E in­clu­so aunque el mó­vil no ten­ga ba­te­ría. te. Creo que no ha­ce fal­ta que les di­ga cuál se veía mu­cho me­jor.

No fue la úni­ca com­pa­ra­ción con Ap­ple. Sam­sung quie­re re­cu­pe­rar te­rreno an­te sus com­pe­ti­do­res en el eco­sis­te­ma An­droid, pe­ro tam­bién quie­re rom­per ese mi­to de que los dis­po­si­ti­vos de la com­pa­ñía de la man­za­na son siem­pre me­jo­res. Por lo vis­to ayer no le fal­tan ar­gu­men­tos. Y tam­po­co alia­dos: pa­ra sor­pre­sa del pú­bli­co, Mark Zuc­ker­berg subió al es­ce­na­rio pa­ra pro­fe­ti­zar que el fu­tu­ro es­tá en la reali­dad vir­tual. Y que Sam­sung y Fa­ce­book tra­ba­ja­rán jun­tos pa­ra do­mi­nar ese mer­ca­do emer­gen­te. El fun­da­dor de la red so­cial más uti­li­za­da del pla­ne­ta ha­bía si­do pro­ta­go­nis­ta ho­ras an­tes al sa­lir a co­rrer des­de la Sa­gra­da Fa­mi­lia has­ta Mont­jüic. Hoy pro­ta­go­ni­za la con­fe­ren­cia más me­diá­ti­ca. Le gus­ta la ciu­dad. Es la ter­ce­ra vez que par­ti­ci­pa en la fe­ria que ca­da año con­vier­te a Es­pa­ña en ca­pi­tal mun­dial de la mo­vi­li­dad.

El cli­ma de in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca, pa­ra mu­chos una nue­va pri­ma de ries­go, tie­ne en la te­le­vi­sión al gran be­ne­fi­cia­do. Los de­ba­tes han sa­bi­do co­ger­le el pul­so a es­tos me­ses de im­pas­se, lo­gran­do que las ca­de­nas, so­bre to­do las más es­co­ra­das, fir­men nue­vos éxi­tos de au­dien­cia. Un dato in­vi­ta a la reflexión: El Cas­ca­bel, de 13TV, ha con­se­gui­do du­pli­car sus re­gis­tros.

An­te es­ta po­la­ri­za­ción, Cua­tro, que tie­ne en el ac­cess pri­me ti­me una asig­na­tu­ra pen­dien­te, li­ga des­de hoy su re­mon­ta­da a To­ma par­ti­do, un pro­gra­ma de ac­tua­li­dad que lle­ga en el mo­men­to jus­to (so­bre to­do, cuan­do Me­dia­set pa­re­cía ha­ber en­te­rra­do su apues­ta por li­de­rar la in­for­ma­ción po­lí­ti­ca), con un per­fil ati­na­do de con­fron­ta­ción ideo­ló­gi­ca (re­fle­ja el es­ta­do del país) y con lla­ma­das al pú­bli­co, tres acier­tos que, sin em­bar­go, po­drían no ser su­fi­cien­tes. En­fren­te cre­ce El In­ter­me­dio, un con­tra­po­der te­le­vi­si­vo y par­cial al que le ayu­dan tan­to sus lo­gros (sa­car pun­ta con aci­dez y hu­mor a la corrupción) como la des­qui­cia­da cam­pa­ña de cier­tos «enemi­gos». Es­pe­ran­za Agui­rre, al apo­dar a La Sex­ta como «La Sec­ta» no hi­zo sino au­men­tar el in­te­rés por ver la res­pues­ta del co­rro­si­vo Wyo­ming.

Cua­tro vin­cu­la es­te nue­vo in­ten­to po­lí­ti­co al es­ce­na­rio ac­tual. Sa­bia op­ción. Si no tie­ne éxi­to, no ne­ce­si­ta­rá más ex­cu­sa pa­ra anu­lar­lo en ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.