De la pa­te­ra a la Bun­des­li­ga

Va­rios equi­pos ale­ma­nes pre­ten­den a Bakery Jat­ta, un re­fu­gia­do de Gam­bia

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo -

Bakery Jat­ta lle­gó a Ale­ma­nia en ju­lio del año pa­sa­do, tras cru­zar el de­sier­to del Sáha­ra y el mar Me­di­te­rrá­neo so­lo con una bol­sa de plás­ti­co. Ahí lle­va­ba to­das sus per­te­nen­cias, los úl­ti­mos re­cuer­dos de su tie­rra na­tal, Gam­bia, más co­no­ci­da como la son­ri­sa de Áfri­ca, el país más pe­que­ño del con­ti­nen­te y tam­bién uno de los más po­bres. Su tra­ve­sía du­ró ca­si un mes, cua­tro se­ma­nas de ca­la­mi­da­des que, sin em­bar­go, han me­re­ci­do la pe­na. No ya por­que el jo­ven de 17 años, al igual que mi­les de sus com­pa­trio­tas, ha­ya de­ja­do atrás un ré­gi­men re­pre­sor y un fu­tu­ro sin opor­tu­ni­da­des, sino so­bre to­do por­que en ape­nas unos me­ses ha pa­sa­do de ser un re­fu­gia­do más a con­ver­tir­se en el ob­je­to de de­seo de la Bun­des­li­ga.

Nun­ca ha ju­ga­do en un club, so­lo en el equi­po de la es­cue­la y en la ca­lle y, sin em­bar­go, es­tá a pun­to de fir­mar un con­tra­to pro­fe­sio­nal con una de las li­gas de fút­bol más im­por­tan­tes del mundo. «Un sue­ño»; así lo re­su­me el pro­pio Jat­ta, que lu­ce de­por­ti­vas de mar­ca, va­que­ros, su­da­de­ra con ca­pu­cha y pelo afro. Aunque el mu­cha­cho, de po­cas pa­la­bras, pre­fie­re no ha­blar de su odi­sea, la pren­sa ale­ma­na no ha tar­da­do en pu­bli­car los de­ta­lles.

To­do co­men­zó cuan­do el chi­co, alo­ja­do en un al­ber­gue de Bre­men, fue a pa­rar por ca­sua­li­dad a la Aca­de­mia de Lot­har Kan­nen­berg, un ex­bo­xea­dor que, tras una vi­da de ex­ce­sos con el al­cohol y las dro­gas, se ha des­in­to­xi­ca­do y fun­da­do cen- tros de­por­ti­vos pa­ra ayu­dar a jó­ve­nes de­sin­te­gra­dos. Pron­to, Jat­ta des­ta­có por su ta­len­to na­tu­ral con el ba­lón, y Kan­nen­berg le pu­so en con­tac­to con el ase­sor de­por­ti­vo Mah­mut Ak­tas, que le con­cer­tó ci­tas con va­rios equi­pos de pri­me­ra di­vi­sión. Uno de ellos, el Ham­bur­go, le in­vi­tó a un en­tre­na­mien­to de prue­ba, en el que Jat­ta de­jó a todos bo­quia­bier­tos al ha­cer un do­ble pa­se y co­lo­car el ba­lón al de­lan­te­ro Sven Schip­plock, que me­tió el pri­mer gol. «Nos ha im­pre­sio­na­do du­ran­te el en­tre­na­mien­to. Al­go in­creí­ble te­nien­do en cuen­ta por lo que ha pa­sa­do. Se­gui­re­mos ob­ser­ván­do­le», co­men­tó el di­rec­tor de­por­ti­vo del equi­po, Pe­ter Knä­bel, en una en­tre­vis­ta con el dia­rio Bild. Y eso que Jat­ta, que ja­más ha­bía vis­to la nie­ve, tu­vo que ju­gar ese día a -7 °C. «El chi­co sa­be ju­gar. Se no­ta en­se­gui­da», sen­ten­ció el en­tre­na­dor, Bruno Lab­ba­dia. Unos días des­pués, el Ham­bur­go le ofre­cía un con­tra­to. Pe­ro tam­bién el Wer­der Bre­men y el FC Schal­ke 04 han mos­tra­do su in­te­rés por el jo­ven ta­len­to gambiano, que con­fie­sa ado­rar al bra­si­le­ño Ney­mar y ha­ber se­gui­do la Bun­des­li­ga por te­le­vi­sión. «Me han aco­gi­do como a un her­mano», ex­pli­ca emo­cio­na­do Jat­ta, que ya es­tá apren­dien­do ale­mán.

Pe­ro un es­co­llo le­gal de úl­ti­ma ho­ra se ha in­ter­pues­to en su ca­mino. Por ser me­nor de edad y de fue­ra de la Unión Eu­ro­pea, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Fút­bol le ha prohi­bi­do fir­mar con­tra­tos así como par­ti­ci­par en en­tre­na­mien­tos ofi­cia­les has­ta que no cum­pla 18 años, el pró­xi­mo 6 de ju­nio. To­do apun­ta a que los clu­bes ale­ma­nes no quie­ren arries­gar­se a in­frin­gir la cláu­su­la de pro­tec­ción de me­no­res de la FIFA, y le ha­rán es­pe­rar. «Se­ría muy du­ro que por su es­ta­tus ju­rí­di­co no le die­ran una opor­tu­ni­dad», de­nun­cia Kan­nen­berg. No obs­tan­te, cuan­do los ham­bur­gue­ses via­ja­ron ha­ce po­co a Tur­quía pa­ra pre­pa­rar­se de ca­ra a un tor­neo, Jat­ta se que­dó en Bre­men, don­de se en­tre­na a la es­pe­ra de su sue­ño.

Jat­ta, que cum­pli­rá 18 años en ju­nio, ha de­ja­do bo­quia­bier­tos a los téc­ni­cos ale­ma­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.