Los guías se reivin­di­can

Ce­le­bra­ron ayer el día mun­dial de la pro­fe­sión con una vi­si­ta noc­tur­na al cas­co an­ti­guo de la ca­pi­tal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - CÁN­DI­DA AN­DA­LUZ

Los ve­mos por las ca­lles, en el in­te­rior de mo­nu­men­tos im­por­tan­tes y siem­pre ro­dea­dos de gen­te. Son los guías tu­rís­ti­cos. Ayer ce­le­bra­ron su día in­ter­na­cio­nal ha­cien­do lo que me­jor sa­ben: mos­trar a los vi­si­tan­tes el pa­tri­mo­nio de la pro­vin­cia. Y apro­ve­cha­ron la jornada pa­ra reivin­di­car su pro­fe­sión fren­te al in­tru­sis­mo. Rosa Do­ra­do per­te­ne­ce a la Aso­cia­ción pro­fe­sio­nal de guías tu­rís­ti­cos de Ga­li­cia. «Es una de las pro­fe­sio­nes con más in­tru­sis­mo. No so­lo por los que lo ha­cen pa­ra ob­te­ner di­ne­ro a cam­bio, sino tam­bién por gen­te a la que, sim­ple­men­te, le pa­re­ce bo­ni­to ha­cer de guía», di­ce. Des­ta­ca, tam­bién, que al tra­tar­se de una pro­fe­sión que jue­ga con el ocio y el tiem­po li­bre hay per­so­nas que creen que no es se­ria y que no que re­quie­re una pre­pa­ra­ción y es­tu­dios es­pe­cí­fi­cos.

Pa­ra ser guía tu­rís­ti­co hay que con­tar con un cer­ti­fi­ca­do que otor­ga la Xun­ta. Se pue­de con­se­guir a tra­vés de un exa­men, que sue­le con­vo­car­se ca­da tres años, apro­xi­ma­da­men­te. Pe­ro, ade­más, des­de ha­ce po­cos me­ses, cual­quier ti­tu­la­do en Tu­ris- mo, en cual­quie­ra de sus mo­da­li­da­des (por FP o di­plo­ma­tu­ra) pue­de pe­dir di­rec­ta­men­te el car­né. Por eso, si en la pro­vin­cia de Ou­ren­se ha­ce un año no lle­ga­ba a la me­dia de­ce­na el nú­me­ro de guías, en la ac­tua­li­dad se­gu­ra­men­te hay mu­chos más. En lu­ga­res de es­pe­cial pro­tec­ción, por su va­lor ar­tís­ti­co y mo­nu­men­tal, se ha­cen ins­pec­cio­nes. «Los que te­ne­mos el car­né siem­pre de­be­mos co­lo­car­lo en un lu­gar vi­si­ble, ex­pues­to. Pa­ra que se se­pa que so­mos pro­fe­sio­na­les. Si al­gún ins­pec­tor de Tu­ris­mo o de Ha­cien­da te pi­de el cer­ti­fi­ca­do y no lo tie­nes, te cae una mul­ta», sub­ra­ya. Y cuen­ta el ca­so de una agen­cia ale­ma­na que todos los años or­ga­ni­za­ba un via­je a la ciu­dad que di­ri­gía su pro­pia gen­te y que tras una mul­ta im­por­tan­te, de­jó de ha­cer­lo.

Do­ra­do re­la­ta que has­ta ha­ce apro­xi­ma­da­men­te una dé­ca­da, la ima­gen que se te­nía tu­rís­ti­ca­men­te de Ou­ren­se era muy po­bre. Esa era la cau­sa por la que mu­chos de los vi­si­tan­tes que ve­nían a la ciu­dad, la des­cu­brían acom­pa­ña­dos por el guía que traían des­de su lu­gar de ori­gen. «Pen­sa­ban que con tres co­si­tas les bas­ta­ba». Si­gue su­ce­dien­do en la ac­tua­li­dad, pe­ro aho­ra por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas. «To­da­vía lo ve­mos. A las em­pre­sas les com­pen­sa, pa­ra un via­je en gru­po, con­tra­tar a per­so­nal que sir­va un po­co pa­ra to­do», di­ce. En es­te ca­so, si el guía es­tá cer­ti­fi­cad no tie­ne problema pe­ro, se­gún los pro­fe­sio­na­les, la aten­ción que se le da al tu­ris­ta y la ima­gen que se lle­va de la pro­vin­cia no es la mis­ma. Lo que no es obli­ga­to­rio es per­te­ne­cer a la aso­cia­ción ga­lle­ga, pe­ro mu­chos pro­fe­sio­na­les di­cen que es la me­jor ma­ne­ra de ava­lar el tra­ba­jo.

SANTI M. AMIL

Los guías de­fien­den su pro­fe­sión fren­te al in­tru­sis­mo.

SANTI M. AMIL

Des­cu­brien­do Ou­ren­se de no­che. Los ou­ren­sa­nos y los vi­si­tan­tes pu­die­ron dis­fru­tar ayer de una vis­ta muy es­pe­cial a la ciu­dad. Rosa Do­ra­do di­ri­gió la mar­cha noc­tur­na por los en­cla­ves del cas­co his­tó­ri­co más im­por­tan­tes. Al­guno des­cu­brió co­sas des­co­no­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.